“Ninguno tiene la razón”: Taita Segundo Tombé

…si los pueblos indígenas desarrollamos la política de enfrentarnos con todo el mundo, no estaríamos lejos de esas posiciones guerreristas de la derecha o la ultraderecha y la ultraizquierda: Taita Segundo Tombé.

Por: John Harold Giraldo Herrera

Fotografías: Rodrigo Grajales

El conflicto en el Cauca es tan complejo que cuando se habla del movimiento indígena, este no es unificado, y aunque tienen líneas comunes, cuentan con métodos y formas organizativas distintas. En el Cauca, por lo menos, existen cinco pueblos originarios: Los Yanakunas, Los Nasa, Los Misak, Los Coconuco, Los Totoroes, y también presencia de Emberas, Ingas y Eperaara Siapidara. El CRIC no es la única asociación, si bien en ella se aglutinaron al principio todos en la década del 70, hoy hay más de seis organizaciones, incluso una promovida por el gobierno de Uribe, a la cual los indígenas en su mayoría desconocen.

Los Misak ocupan la tercera fuerza, viven más en el municipio de Silvia, donde ejercen su autodeterminación, han sido pacíficos, no tienen guardia indígena, pero viven en medio del conflicto. El taita Segundo Tombé Morales fue alcalde de Silvia y es uno de las autoridades del pueblo Misak, desde su casa en la cabecera del municipio, conversó sobre la situación tan drástica que viven en el Cauca.

John Harold Giraldo Herrera: Taita, ¿Por qué ninguno tiene la razón en medio de todo lo que está ocurriendo en el Cauca?

Segundo Tombé Morales: Nosotros decimos que ninguno tiene la razón por la lucha que nosotros emprendimos, los criterios, los principios que se desarrollaron para el movimiento indígena fue muy importante, muy interesante. Hoy, después de 35, 40 años, el movimiento indígena, como uno entiende a nivel general, queda por el piso, queda como si fuera enemigo del pueblo colombiano, del campesinado, incluso cualquier persona hoy ve un indígena en la calle y ya es motivo de rechazo, de desprecio. A nivel del país ya ha habido llamadas en Medellín, Bogotá, Cali, Santander, en Popayán, está estigmatizado el movimiento porque los criterios que se desarrollaron, por ejemplo con el tema de la autonomía que por la televisión lo han estado pasando. Acá cuando se planteó la autonomía, la autodeterminación de los pueblos indígenas, el problema de la soberanía de la autoridad, la autonomía se planteó básicamente en términos políticos frente al Estado. Algún día, en la medida en que en este país haya un movimiento, o sea un Estado o un gobierno realmente democrático que reconozcan los derechos de indígenas, va a reconocer el problema de la autonomía.

Hoy en dia los movimientos se han distorsionado, el autonomismo, cada pueblo es autónomo incluso frente a los demás pueblos, frente a sí mismos, frente a los mismos cabildos, hoy la autonomía es para manejar los recursos de transferencias y no más.

Cuando se dice que ninguno tiene la razón en medio de todo lo que está ocurriendo en el Cauca, se refiere principalmente a los diferentes medios de comunicación, en especial a Caracol y RCN televisión, por lo que maniobraron y tuvieron el poder absoluto, para hacer aparecer a los nasas y al movimiento indígena como lo peor de este país, colocando a grandes sectores de la sociedad mayoritaria en contra de los pueblos indígenas, haciendo una comparación, que el Gigante Goliat esta vez había perdido la batalla frente a un supuesto monstruo que serían los hermanos nasas, el victimario quedando de víctima.

JHGH: Taita, ¿cómo se recuperaría esa autonomía indígena, ese derecho a la autodeterminación y el derecho de tener un pensamiento y una cultura propia?, ¿cómo  hacer para que el pueblo indígena recupere ese legado?

STM: Para que recupere ese legado tiene que replantearse el movimiento indígena, retomar cosas que hemos desarrollado, clarificar esos aspectos a nivel general. En este país el movimiento indígena solo no estaría en capacidad de transformar a una sociedad y a un país democrático. El movimiento campesino solo tampoco estaría en condiciones y en capacidades de hacerlo, y sabemos que en este país los indígenas somos la minoría pero que estaríamos en capacidad de aportar un granito de arena para que algún día este país cambie, se transforme y que mejoren las condiciones de la vida de los pueblos. En la medida en que se desarrolle un movimiento realmente democrático y que reconozca los derechos de los pueblos indígenas, porque hoy la derecha nunca ha reconocido y nunca la derecha va a reconocer los derechos de los pueblos indígenas y máxime cuando los pueblos indígenas también tomamos esa posición de derecha de pelearse contra todo el mundo y estamos discutiendo esa demostración que hicieron por la televisión,  “pobrecito el Ejército que quedó humillado”.

En lo que se refiere a la posición guerrerista, en este país se viene desarrollando desde el mismo Estado y desde algunos partidos políticos, una posición guerrerista y si los pueblos indígenas desarrollamos la política de enfrentarnos con todo el mundo, no estaríamos lejos de esas posiciones guerreristas de la derecha o la ultraderecha y la ultraizquierda; por consiguiente existe la necesidad de retomar los criterios y principios que tuvo el movimiento indígena en los últimos 30 a 40 años, replanteando con la perspectiva de que el movimiento indígena no es ajeno a la problemática nacional a pesar de que somos minoría nacional, todos los sectores marginados y las organizaciones sociales tienen y tenemos deberes y derechos, por lo cual debemos luchar, en principio por la unidad, para mejorar las condiciones de vida de los campesinos, los obreros, de los pueblos indígenas y de más sectores del territorio nacional.

JHGH: ¿Usted qué le diría a las Farc, a los movimientos insurgentes hoy en día?

STM: Los movimientos insurgentes tampoco han reconocido realmente el derecho de los pueblos indígenas. La Marcha Patriótica es la recuperación del antiguo movimiento Unión Patriótica, entonces con esa política es llevar a la población al abismo y a que los acaben. Nosotros pensamos que va a haber otras masacres grandísimas porque en últimas aquí la derecha y la ultra derecha no se ha acabado, antes tiene mucha fuerza, y van a haber muchos dirigentes en este país desesperados, como todo el mundo, preocupados de la situación que estamos viviendo en este país y hay mucha gente preocupada en conseguir, en mejorar las condiciones de vida y van a participar en una serie de movimientos y están llevando a otra masacre en contra de la población civil de este país. Lo que está ocurriendo hoy en el Cauca, por ejemplo, ese enfrentamiento que hubo hace tres semanas en Cajibío entre los indígenas y los campesinos, esa posición guerrerista orientada hacia los indígenas, desde las organizaciones sociales, orientada a través de una organización campesina de Cajibío, en ultimas es de las Farc, se enfrentan y hay 30 heridos. Enfrentando a los campesinos contra los indígenas, y los indígenas con esa posición, cuando históricamente han estado unidos y existe la necesidad de unirse. En últimas, las Farc están haciendo que se enfrenten.

Acá las Farc se han armado con Cartón Colombia, por ejemplo, para ir en contra de los campesinos, en contra de los indígenas. La Paila, hace años, dio una lucha muy importante por recuperar un pedacito de territorio y ahí las Farc se aliaron con Cartón Colombia.

JHGH: Taita, entonces, ¿qué va a unir al pueblo colombiano?

STM: Los colombianos tenemos que buscar algo que nos una. A los pueblos indígenas nos va a unir el derecho al territorio, el derecho a la defensa del territorio, el derecho a la autonomía, a la autoridad política como pueblo y para los campesinos tiene que haber una  reforma agraria real, que permita que los campesinos puedan avanzar, puedan mejorar las condiciones de vida. Nos tienen que unir en este país las desigualdades que hay para todos, una educación pública que a todo el mundo nos permita entrar a las universidades y que este país se prepare para mejorar las condiciones de vida y de desarrollo, porque el desarrollo de la ciencia y la tecnología está en el conocimiento masivo.

La ciencia y la tecnología ya está desarrollada, el problema es que no es masiva, no es permitida a que nosotros adquiramos esos conocimientos para que transformemos este país. Eso es lo que nos tiene que unir a los colombianos, a los campesinos, a los obreros, a los indígenas, luchando por el reconocimiento de todos los derechos que han adquirido hasta ahora. Eso es más o menos, en términos generales, lo que estamos viendo algunos taitas, que tampoco es masivo, pero que estamos masificando ese conocimiento.