¿CÓMO FUNCIONAN LAS COMPAÑÍAS DE DOMICILIO COMO RAPPI?

 

El modelo laboral con el que trabajan los repartidores de Rappi, según la empresa, es mediante la figura de trabajadores independientes vinculados a la plataforma.

 

Por / Andrea Barraza y José David Chalarca – Ilustración / Stella Maris

 

A partir de la nueva revolución digital, el aumento del tráfico de capitales y el paradigma de la conveniencia, la creación de aplicaciones móviles creció. En un momento que las compañías apuestan por el servicio a domicilio, plataformas como Rappi tienen un papel muy importante en el desarrollo económico local e internacional. El éxito de este tipo de comercio se debe al desarrollo de plataformas y facturas electrónicas que han cambiado los patrones de consumo de la población.

Con base en los términos y condiciones establecidos por la aplicación, las ganancias de Rappi no provienen de la interacción entre usuarios y rappitenderos a través de una plataforma, sino por la comisión cobrada a sus aliados comerciales, entre ellos restaurantes, supermercados y farmacias.

Según BBC, América Latina cuenta con cerca de 1.500 colaboradores y 25.000 repartidores en Colombia, México, Uruguay, Argentina, Brasil, Ecuador, Chile, Costa Rica y Perú.

Para los restaurantes, la aparición de plataformas virtuales de mediación como Rappi han cambiado la manera de acercarse al cliente. En el 2018, Brandstrat y Netquest, empresas de investigación de mercados, realizaron un estudio en 3.806 personas en donde se mostró que el 22% de los encuestados utiliza apps de domicilios. La lista está encabezada por Domicilios.com y seguida por Rappi.

Juan Pablo García, Magíster en finanzas de la Universidad de Antioquia, aseguró que la plataforma ha sido muy importante para los negocios locales, “en los restaurantes se ha vuelto una política de mercadeo, en donde uno ya no tiene que buscar página por página, sino aparecer en muchas de estas plataformas. Es mayor publicidad”.

Relación con los restaurantes

En la app móvil se manejan dos tipos de contratos con los restaurantes: el Market Place y Full Service. En el primero, los restaurantes realizan sus propios domicilios y no necesitan repartidores de Rappi. Además, los pagos en efectivo son cobrados por ellos mismos. En cambio, la otra modalidad de servicio consiste en utilizar a los rappitenderos para transportar los productos y recaudar el capital. Por lo general, los restaurantes utilizan la segunda opción.

En el año 2019, la compañía de pedidos fue el negocio que más generó ingresos, alcanzando $201 mil millones, de acuerdo con la Superintendencia de Sociedades.

Según La República, la comisión para dichos tipos de contrato son confidenciales, por lo tanto, la compañía de entregas no las especifica. No obstante, el medio económico también aseguró que este tipo de plataformas virtuales pueden cobrar aproximadamente entre el 8% y 27% sobre cada venta.

Otro aspecto fundamental es que la comisión cobrada por la aplicación, en cualquiera de las dos categorías, puede variar teniendo en cuenta las ventas del restaurante y su exclusividad con Rappi. Si el negocio utiliza de manera exclusiva la plataforma, la comisión puede ser menor.

La compañía de entregas se convirtió en el segundo “Unicornio” de Colombia, al ser denominada por Silicon Valley como un emprendimiento tecnológico con un valor de por lo menos $1000 millones de dólares.

En Colombia, uno de los países pioneros en introducir el cobro a plataformas, las compañías digitales como Rappi, Netflix y Spotify, deben pagar impuestos como el IVA, tras entrar en vigencia su cobro desde el 2018 por el Ministerio de Hacienda. De acuerdo con el informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), publicado en el año 2019, es el cuarto país con más generación de ingresos por tributación de plataformas.

“Los avances en América Latina en materia de tributación de la economía digital son, hasta la fecha, moderados. Al día de hoy solo 3 de los 16 países analizados aplican IVA a los servicios digitales (Argentina, Colombia y Uruguay) y otros tres están en vías de hacerlo (Chile, Costa Rica y Paraguay)”, aseguró la comisión.

La figura laboral del rappitendero en Colombia

El modelo laboral con el que trabajan los repartidores de Rappi, según la empresa, es mediante la figura de trabajadores independientes vinculados a la plataforma. Esto quiere decir que son personas que voluntariamente se vinculan como colaboradores y no tienen ningún tipo de obligación con la compañía. Pueden suspender labores cuando quieran, pueden trabajar las horas que quieran y sus ganancias serán en proporción a ese tiempo.

La plataforma se diseñó inicialmente para personas que quisieran tener un ingreso extra, sin embargo muchas personas por las condiciones laborales del país, la migración, entre otros factores, han tomado dicha actividad como un trabajo de tiempo completo, lo cual los empuja a pedir garantías laborales, prestaciones sociales y seguridad social que la empresa alega no poder brindar.

Infografía: Luisa Fernanda Martínez Arenas.
Datos: Rappi.com.co y testimonio de exrappi Andrés Barbosa.

El abogado laboralista Marco Vega explicó qué implica la figura laboral de “trabajador independiente”, quién es y qué responsabilidades tendría con respecto a la empresa a la que le preste el servicio.

“Hay aquellos que son voluntarios, que van muy ligados a la actividad comercial sin constituirse en una sociedad o una empresa unipersonal, es decir, aquellas personas que trabajan en un contrato de prestación de servicios profesionales; los que brindan un servicio sin que exista subordinación o aquellas personas que adelantan una actividad comercial de forma informal”, dijo Vega.

Para el caso de los Rappitenderos, la empresa dice que ellos encajan en la descripción de aquellos que brindan un servicio sin subordinación, que no existe ningún contrato y por ende la empresa no tiene obligaciones laborales con el empleado.

José, un estudiante de la Universidad del Atlántico, quien se dedicó a ser domiciliario de Rappi por dos años, expresó sobre esta forma de trabajo que “ellos dicen ser solo una aplicación que conecta personas y con eso se libran de cualquier responsabilidad social. No te obligan, pero te manipulan con algo que se llama tasa de aceptación, es decir, entre más pedidos rechaces tu tasa va bajando y la probabilidad de obtener pedidos también directamente”.

Adicionalmente, son frecuentes las quejas entre los domiciliarios por la forma en la que opera la plataforma, ya que no hay un precio establecido de cuánto van a ganar por entrega. “Ellos cobran a las personas domicilios caros pero al domiciliario solo le dan un porcentaje muy mínimo. En algunas ocasiones clientes me manifestaron que habían pagado 7 mil u 8 mil por el domicilio y a uno Rappi solo le daba $2.500”, expresó el domiciliario.

A nivel jurídico, para que existan obligaciones propias de un contrato laboral, así este no se haya establecido, lo que se llama principio de realidad frente a la formalidad, es necesario que se cumpla con tres requisitos: trabajo directo, remuneración y subordinación. Con la existencia de dichos elementos, se puede exigir el cumplimiento de las obligaciones sociales de una empresa con un empleado, es decir primas, seguridad social, vacaciones, salario, entre otras.

El debate entre los domiciliarios vinculados a la plataforma Rappi y la compañía, radica en las líneas desdibujadas sobre los puntos mencionados, aunque hay quienes afirman que efectivamente se cumplen y otros que aseguran todo lo contrario.

Infografía: Luisa Fernanda Martínez Arenas.
Datos: testimonio del exrappi Andrés Barbosa.

Avances en la discusión legislativa

Bajo la modalidad de Full Service que ofrece la compañía Rappi a los comercios que requieran de domiciliarios, donde solicitan uno o unos domiciliarios a través de la plataforma para prestar sus servicios, ya está marcado un precedente. Al consultorio jurídico de la Universidad del Rosario llegó el caso de un Rappitendero que le pidió a un juez de la república que reconociera la figura de un contrato laboral entre la plataforma Rappi, esta persona y el supermercado al cual le hacía los domicilios en virtud de la plataforma. El juez reconoció la existencia de un contrato laboral, ya que el trabajo realizado por el solicitante era directo, remunerado y existía subordinación respecto al supermercado, no a la aplicación de Rappi.

Lo que se entiende hoy en día es que las personas que prestan su servicio a la plataforma Rappi no tienen aún relación establecida o reconocida a nivel judicial con la misma, sino con estos supermercados, restaurantes, talleres, oficinas, personas, entidades en general, que acceden a la plataforma para que esta les provea de personas para hacer domicilios para la prestación de sus bienes y servicios.

En ese sentido, ¿cuál sería el papel de la empresa Rappi como plataforma? El abogado civil Alvaro Padilla Racines dijo que el papel de esta empresa, tal cual como es concebida en la actualidad, es de intermediación y que todavía no se podía establecer ningún tipo de vinculación laboral entre los rappitenderos, los domicilios de Rappi y la plataforma como tal, frente a la inexistencia de una razón contractual establecida para ello.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Por su parte, el exsenador Álvaro Uribe y el senador Jorge Robledo presentaron un proyecto de ley para normativizar esta nueva modalidad de trabajo y propusieron el contrato laboral por horas. Esto sería un beneficio para las personas que trabajan en este tipo de plataformas, pues muchas veces tienen que trabajar una cantidad significativa de tiempo para poder lograr una cantidad conveniente de dinero. José, el domiciliario, manifestó que para poder recaudar 30 mil pesos, debía trabajar al menos 10 horas, y esto en un fin de semana. En el resto de días, el recaudo podía ser menor aun trabajando la misma cantidad de horas.

A pesar de lo conveniente que sería recibir un salario por hora para este tipo de trabajadores, como se logró aprobar en el estado de California, en Estados Unidos, esta propuesta fue rechazada debido a los inconvenientes que podría traer dicha modalidad de trabajo en Colombia.

Por su parte, Padilla agregó que “las brechas salariales hacen inconveniente el contrato laboral por hora. Además que si se legisla el contrato por hora como una forma de relación laboral entre las plataformas tecnológicas que proveen servicios, como Rappi y las personas que acceden a la misma, esto nada más pagarían un salario por horas trabajadas, horas que estos acrediten que trabajaron, más no pagarían prestaciones sociales”, por lo cual, no se resolvería en totalidad el problema que alegan los repartidores.

 

El espacio de opinión La Pulla, de El Espectador, publicó el 21 de enero el siguiente video sobre la situación laboral de los rappitenderos.

@JoseDavidChala1

Cuando Rappi es una buena opción

De la mula a la moto, una historia de entregas y progreso