El libro álbum es una modalidad del libro ilustrado que rompe con la tradición de que la ilustración es una fiel representación de lo que el texto dice.

 

Por Jefferson Martínez-Santa

El concepto de alfabetización a lo largo de su historia ha evolucionado, al mismo tiempo que el concepto de texto crece en sus acepciones, a tal punto que hoy el texto es una construcción multimodal, en la que el libro álbum ha logrado incursionar con sus fusiones entre palabras e imágenes.

 

Tentativa de diálogo

Desde el surgimiento del humanismo como movimiento artístico, cultural e intelectual, nuestra comprensión sobre el ser humano, su condición y misión en el mundo se ha hecho cada vez mayor. Esto ha permitido que las pedagogías contemporáneas (activas y críticas) centren su mirada en el estudiante como sujeto que es agente en sus procesos de aprendizaje y en su potencial como transformador de este mundo. De allí que construir las realidades desde múltiples aristas cobre relevancia en la actualidad, en la medida en que como animales simbólicos tenemos la capacidad de enunciar al mundo a partir de un sinnúmero de signos que cargan de significados y sentidos a nuestras experiencias y escenarios.

La construcción de las realidades implica poder enunciar lo que se despliega a partir de ellas, por lo cual los textos permiten a los sujetos generar maneras de representar los sentidos que emergen a partir de esas múltiples realidades en las que nos hallamos inmersos. En este sentido, la estimulación de la lectura en los niños y jóvenes en las escuelas deviene en una necesidad en cuanto ella permite escudriñar en las diversas formas de representación de los sentidos de su entorno y lo humano, que en algunas ocasiones abocan por una transformación de estos.

Partir de la base de que el texto es el resultado de un proceso semiolingüístico, es decir, que trasciende los límites de la palabra para integrar una multiplicidad de signos que contribuyen a su propia significación, es reconocer que la escritura hace posible los cruces con otras expresiones artísticas. Es así como el libro álbum logra configurarse en un dispositivo que fomenta la lectura a través de la fusión de imágenes y palabras para codificar mensajes e intenciones. En los escenarios educativos el libro álbum es siempre una provocación para leer, dialogar y reflexionar con respecto a las temáticas propuestas por los autores.

El viaje del árbol de fuego, libro álbum con los textos de Carolina Benítez e ilustraciones de Carolina Zambrano.

Hacia una definición 

En los ámbitos de la literatura infantil y juvenil, el libro álbum se configura en una propuesta posmoderna que brinda mayor libertad de expresión lúdica y creativa en armonía con un modelo de lector crítico y activo, según Ana Lartitegui. Para la misma autora, estas propuestas artísticas y literarias le dan a la imagen un valor discursivo autónomo, que contribuye en la narración de lo que las palabras no dicen. Por lo tanto, “la obra así concebida supone un producto de significados en polifonía y despierta la complicidad del lector para extraer comparaciones y deducciones.”.

El libro álbum es una modalidad del libro ilustrado que rompe con la tradición de que la ilustración es una fiel representación de lo que el texto dice. Por el contrario, esta fusión es un tejido de significados entre ‘texto’ e imagen, donde cada unidad es autónoma, pero tiene su propia fuerza narrativa. Valga aclarar que texto aquí se refiere a las unidades lingüísticas (palabras) como lo reconocen los autores. No obstante, el libro álbum se circunscribe en una concepción del texto semiolingüístico, que no lo reduce únicamente a la presencia de la palabra, sino que es un conglomerado de signos y expresiones que aportan a su construcción.

La escritora colombiana Carolina Sanín, en una de sus reflexiones cuando se le concede el premio Nobel de Literatura a Bob Dylan, hace un llamado a los lectores y escritores a pensar en cuántas expresiones con las que nos encontramos a diario son literatura. Sanín asevera que cuando la literatura no se encuentra con la música, lo hace con las artes plásticas; entonces, son estos cruces con las expresiones visuales los que nos permiten hoy concebir al libro álbum como una expresión literaria más.

Fotografía / Fundacion Tactus

Trasversalidad del currículo

            Uno de los problemas a los que nos enfrentamos en la escuela, especialmente en Colombia es que, a pesar de los intentos por un currículo más flexible y transversal, las asignaturas siguen concibiéndose como territorios delimitados, que no permiten los cruces interdisciplinares. Se ha creído, entonces, que la estimulación de la lectura y el acercamiento a literatura es una tarea que le compete sólo a los maestros de lengua y literatura. No obstante, las habilidades lectoras son transversales a todas las áreas, si consideramos que cada ciencia y disciplina tiene sus propias formas de enunciar sus saberes. Por lo tanto, el fortalecimiento de la lectura en los niños y jóvenes es responsabilidad de todos los maestros.

En mi experiencia como lector de libro álbum encuentro en estas propuestas artísticas una posibilidad de diálogos interdisciplinares, que no atañen sólo a las clases de lengua castellana. Los textos son siempre pretextos que dan apertura al diálogo y a la reflexión respecto de las temáticas que evocan. En ese sentido, me he encontrado con libros álbum que abarcan temas que van desde la reproducción humana y los ecosistemas hasta el acoso escolar y la diversidad sexual y de género. Por lo tanto, la presencia de la literatura en el aula permite los despliegues didácticos que aporten miradas activas y críticas a los saberes que se construyen en la escuela.

 

A modo de cierre

            El libro álbum, más que una propuesta artística, aglomera una plétora de expresiones sociales, culturales, políticas y científicas que desde las estéticas buscan atrapar a los lectores para suscitar ideas.

El valor educativo de este tipo de literatura es inconmensurable en la medida en que permite una transversalidad curricular y logra hacer una ruptura del texto lingüístico introduciendo un modelo de texto semiolingüístico, apoyándose en las artes plásticas y las tecnologías de diseño para llevar a cabo estas iniciativas.

Por otro lado, el libro álbum es una provocación para que los lectores potencien sus habilidades de diálogo y cuestionamiento con el texto, las intenciones del autor y las interpretaciones de otros lectores.