El autor es pereirano y nació en 1998. Es Licenciado en Español y Literatura de la Universidad Tecnológica de Pereira y ha sido merecedor de la beca Jorge Roa Martínez. Ganador de los concursos de Cuento corto FELIPE y el XV concurso de cuento de la UCP. Además, obtuvo el segundo lugar en el certamen de novela Jóvenes Talentos de la Editorial Planeta y la Librería Nacional.

 

 

Por: Mateo Quintero Segura

El niño es un animal. Un ser sin moral en proceso de aprender el lenguaje, fuente de su culpa y de la conciencia moralizadora con la que el mundo y, especialmente, los padres, intentan subordinarlo.

***

La indefinición es la esencia de todas las cosas. Lo que se define muere.

***

Decir y deleitar son dos caminos distintos en la literatura. Hay quienes se enfocan en decir: poetas intelectuales. Hay quienes se enfocan en deleitar: poetas líricos. Hay quienes deleitan y dicen: poetas inmortales. Y hay quienes ni deleitan ni dicen, pero intentan, con palabras edulcoradas, lograr recorrer el camino de los poetas líricos: poetas de Café.

***

De los lugares comunes, el que más detesto es el sucesivo a cualquier deceso: Debes aprovechar el momento con los seres queridos. ¿Y qué es aprovechar el momento, según aquellos consejeros fúnebres? No pelear, no alzar la voz, mostrar siempre una sonrisa. En definitiva: reducir la experiencia humana con el otro a una máscara, a un pastiche imbécil exento de todo rasgo de verdadera comunión. Aprovecha el momento: degrada tus experiencias interpersonales a la mera caricatura, a cursi telenovela.

***

La naturaleza, rebelada, engulle todo en su ser. Quien apela a la defensa de la naturaleza concibiéndola como idilio, ignora su esencia. El principio básico de nuestra imposibilidad de emularla –único argumento que persevera de la existencia de Dios– indica que todas sus reacciones son, en sí, naturales; ergo, quien ama a la Naturaleza ama su destrucción intrínseca, la extinción de las especies, sus terremotos, la enfermedad y la Muerte.

***

La nostalgia por las civilizaciones antiguas carece de fundamento. Todo invento humano ha sido mediocre y no debe provocar en sí mismo la envidia ni el anhelo.

***

La literatura centrada en la acción congenia con el Determinismo. Me interesa la literatura que explora los caminos que toma la conciencia del hombre para tomar cierta acción: el gran invento de Dostoievski.

***

La única Gran Utopía es la anarquía. Los que abogan por la utopía comunista continúan con el craso error de querer que alguien mande. El hombre ingobernable es la Edad de Oro. ¿Que en cierto tiempo, en palabras de Borges, mereceremos no tener gobiernos? Mentira. La historia demuestra que no mereceremos ese estado jamás. Y, ciertamente, no lo alcanzaremos. En ello obrará la Justicia.

***

Sí, Nietzsche supo reír y Cioran, el continuador de su legado, no asomó una sonrisa. Sin embargo, el primero creó otro ídolo de barro –el Superhombre– y eso que fue el gran Iconoclasta. El segundo, por lo menos, no incurrió en el error de dar ninguna esperanza, ningún porvenir, ninguna solución.

***

Samarra: símbolo de la fatalidad ineludible. Colombia: desazón ontológica suprema.

***

Celebrar el 10 de mayo es hacerle apología al delito.

***

Detesto la concepción de la poesía como un refugio, como un lugar tranquilo al que se accede para buscar tranquilidad, paz. La poesía debe ser un puñetazo en la cara: un desconcierto.

***

La risa es un factor crucial para no sucumbir ante el vértigo de la vida.

***

Los mártires, destino antiguo que, contra toda razón, aun perdura. Qué vano es hacerse matar por algo tan frágil como una idea.

***

Para trascender se debe, en primer lugar, apartarse del Estado y del infame nacionalismo: esa insulsez de considerar al propio país como cumbre de lo óptimo. Posteriormente, desechar una a una las enseñanzas de la familia: sus prejuicios, sus sesgos, todo lo irreflexivo que se adopta en el hogar por simple herencia. Luego, dominar, con Nietzsche, las pasiones, para poder expresarlas con libertad cuando más se desee. De esta manera, se logrará un estado mental que se podrá denominar como propio – en la medida en que lo permite el lenguaje, ese otro virus – abstraído de los instintos animales y de los constructos malignos: de todo lo que ha creado el hombre.

***

Ante la maldad, puedo sentir un desprecio profundo, abominable, Pero ante la estupidez, no me decanto a sentir compasión, piedad o el mismo desprecio. ¿Hay maldad sin estupidez? ¿Ser estúpido exonera los actos malévolos?

***

Rosa Pereda expone que el enamoramiento no tiene nada que ver con la maternidad, que son incompatibles. Yo amplío esto: todo lo agradable de la vida, todo lo apacible y confortable, todo lo que hace vivible la existencia, es incompatible con la maternidad.

***

No necesitan dos hombres más que un par de cosas: que ambos amen para sentirse como hermanos.

***

La familia es un simple azar. Nadie puede determinar en dónde ni con quién nacer. Las relaciones amorosas, más que amor real, están determinadas por el impulso sexual. Mientras la amistad, aunque tenga su origen en el temor a la soledad, tiene mucha más libertad que las demás relaciones sociales. Por eso, entre ellas, es la más sublime, la más importante y la imprescindible. La madre no podrá dejar de ser madre. El amigo podrá dejar de ser amigo: en la libertad, el bien más preciado por El Quijote, radica la belleza de la amistad.

***

El Hombre no ha hecho nada bien. Sus actos benignos son correcciones de la nefanda historia que lo antecede. ¿Que abolió la esclavitud? ¿Y quién la inventó? ¿Qué proporcionó derechos a las mujeres? ¿Y quién se los quitó? ¿Que dio libertad de expresión, libertad de culto, libertad política? ¿Y quién la había prohibido? ¿Qué ahora se encarga de preservar la vida de los animales? ¿Y quién la perjudicó? ¿Que la humanidad logró la soberanía de los países? ¿Y quién la restringió? ¿Qué creó los derechos Universales? ¿Y quién había impedido su creación? El Hombre: remendador ineficaz de su historia.

***

La fidelidad, ese invento contrario a la naturaleza de los seres vivos, es cercana al fascismo: un intento de prohibir y cohibir la libertad humana. El escéptico aboga por otro camino.

***

Einstein: Dios no juega a los dados. Hawking: Dios juega a los dados. Heisenberg: principio de Incertidumbre. Dios, ¿un jugador gigantesco o un niño aterrorizado que no sabe qué hacer con su propio poder?

***

El asesinato es baladí: la muerte nos llegará, tarde o temprano, a todos. Lo verdaderamente infame es la reproducción: esa imposición de la vida que nadie nunca deseó.

Ramón y Cajal: hay que ingresar y actuar en un partido político para desintoxicar en lo posible a los dirigentes. Nietzsche: Quien con monstruos lucha cuide de convertirse a su vez en monstruo. Cuando miras largo tiempo a un abismo, el abismo también mira dentro de ti. Ingresar o mantenerse en la periferia. He ahí el gran dilema de la lucha política.

***

En un país atiborrado de tantas trampas burocráticas, evadirlas no es criminalidad sino virtud.