El comentarista Gilberto Tobón Sanín cuenta su percepción acerca de la política colombiana y los efectos que tienen en las elecciones regionales 2019. “La politiquería es la forma bastarda de la política… Esto es lo que se acostumbra mucho en Colombia, desde que se fundó como ‘Republiqueta’ hace 200 años, las elecciones se ganan en la Registraduría”.

 

Por Sara Isabel Sánchez Balvin

Gilberto Tobón Sanín es un abogado, filósofo, politólogo y profesor universitario colombiano, egresado de la Universidad de Antioquia. A lo largo de su carrera profesional se ha vuelto experto en temas de Estado y actualmente hace parte como analista del programa “Nos cogió la noche”, en el canal Cosmovisión.

Como politólogo ha realizado investigaciones sobre la corrupción del país, lo que ha generado mucha polémica en sus redes sociales. Con su respetabilidad y reconocimiento ha pensado en realizar el trámite para tener su propio canal en YouTube porque en un video subido ha tenido más de 40 mil reproducciones, expresó Tobón.

Mañana 27 de octubre se llevarán a cabo las elecciones regionales en las que se elegirán alcaldes, gobernadores, diputados de asambleas departamentales, concejales y miembros de Juntas Administradoras Locales. A tan solo unos días de conocer el porvenir de Colombia, aún no se sabe cuál podría ser el resultado.

Frente a las encuestas el politólogo expresó que son muy amañadas en Colombia, porque las considera como un negocio para impulsar a un determinado candidato. Fotografía / Cortesía

¿Cuál es la diferencia entre política y politiquería?

“La politiquería es la forma bastarda de la política, es hacer política por intereses y no por ideas, es la inmoralidad en la política, sacar votos a cambio de tamales o pagando por ellos. Esto es lo que se acostumbra mucho en Colombia, desde que se fundó como ‘Republiqueta’ hace 200 años, las elecciones se ganan en la Registraduría”.

Frente a las encuestas el politólogo expresó que son muy amañadas en Colombia, porque las considera como un negocio para impulsar a un determinado candidato. Quien paga, gana la encuesta; esa es la única realidad, en el país hay mucha inmoralidad. Bogotá si tiene una gran característica y es que hay mucho voto de opinión, no es un voto amarrado por eso las elecciones son más libres.

 

Ciudadanía

No sobra resaltar que el contexto histórico en Colombia ha sido una constante lucha de poder y control. La historia es el sello que tiene el pueblo, por eso, es importante reconocer el entorno en el cual cada uno ha crecido y vivido.

“Ser un buen ciudadano no es solamente ir a misa y a pasear con los niños los domingos, no. Ser un buen ciudadano es tener criterios, no dejarse manipular y votar con conciencia Porque una persona que va a misa y pasea con los niños el domingo en el fondo puede ser un asesino, eso no significa que sea buen ciudadano. Vivimos de las apariencias, un buen ciudadano es el que vota con conciencia”, dijo Gilberto Tobón.

Para Tobón, la forma de contrapeso a la “banda de politiqueros” es mediante de los movimientos sociales como el feminista nacional, ambientalista y el movimiento social de pensionados. Fotografía / Revista Semana

¿Hoy es la política más importante que antes para la vida de los ciudadanos?

No, la política nunca ha sido importante para los colombianos, la abstención en los votos es del 50%, el pueblo nuestro no está concientizado; sin embargo, hay mucha presión social y eso en algún momento puede llegar a explotar como ocurrió en Ecuador y Chile, pero este no es un pueblo politizado”.

Para Tobón, la forma de contrapeso a la “banda de politiqueros” es mediante los movimientos sociales como el feminista nacional, ambientalista y el movimiento social de pensionados. Los movimientos sociales sirven para hacer valer los derechos no solamente demandar porque se demora una eternidad y además porque el juez se puede corromper en el proceso. Gracias a estos grupos se ha logrado como la solicitud de destitución de algunos ministros.

“El filósofo Merleau-Ponty, en homenaje a Nicolás Maquiavelo en 1957, en Florencia, pronunció una frase iluminante: “La política es el arte del simulacro”. Un político franco no es un político, nunca llegará al poder”, recalcó.

En una ocasión, al expresidente francés Jacques Chirac le hicieron un reclamo en un encuentro político cuando ya era gobernante, en donde le dijeron “¿y las propuestas qué, presidente?” y el respondió: “Las promesas son para que se las crean los idiotas que, ingenuamente, creen en ellas”. “En eso consiste la política”, relató el politólogo.

“Las promesas son para que se las crean los idiotas que, ingenuamente, creen en ellas”. Fotografía / Twitter

¿Qué lectura le hace usted al resultado que se puede presentar en Medellín?

En Medellín la situación es la siguiente: Ramos, el hijo de Luis Alfredo Ramos quien fue Alcalde y Gobernador, maneja toda la maquinaria y tiene el apoyo de todos los capitalistas de la ciudad. Daniel Quintero, ha cobrado fuerza y se ha mostrado como un candidato independiente, puede dar una sorpresa en la ciudad, pero han hecho una campaña muy sucia contra él.

Los otros candidatos no tienen ninguna otra oportunidad. El de Fico no supo cómo impactar. Ya como diría el filósofo francés Jean Paul Sartre: “La suerte está echada”, esperemos cómo serán los resultados el domingo.

En cuanto a la ciudad de Bogotá, Tobón comentó que las elecciones van a estar apretadas entre Galán y Claudia López, cree que buena parte del establecimiento, finalmente, se va a ir con Galán. La candidata Claudia López ha mostrado un giro que en lo personal no le ha gustado, y es que se ha convertido en lo que es: un peón de Sergio Fajardo, el candidato del Grupo Empresarial Antioqueño y al ser su peón considera que su alcaldía no va ser buena, además, porque el candidato de Petro, Hollman Morris, ha mostrado fuerza a un punto en el que en las encuestas está emparejado con  Claudia López.

A pesar de la cruda realidad sobre la política y la situación colombiana, mañana domingo es la oportunidad de un nuevo comienzo, de mirar las decisiones del país de una manera diferente aunque es claro que los dirigentes del poder y las grandes empresas no cambiarán lo que ya está establecido.

En estas elecciones regionales 2019 es la oportunidad para que todas las personas comiencen a ser ciudadanos reales y que ejerzan la mayor acción de la democracia: el sufragio consciente y responsable.