La tarde oscurecía.  La lluvia amenazaba caer sobre Pereira. Una cosa es hablar de fútbol entre amigos, otra es hablar de fútbol con alguien que estuvo 14 años vistiendo los uniformes de equipos  colombianos (entre divisiones menores y  equipos profesionales),  siendo el  Deportivo Pereira el equipo que más minutos lo tuvo bajo sus arcos. “En todo partido, entrenamiento, en todo momento, di lo mejor de mí para el equipo, es obvio que uno se equivoca como todo el mundo” . 

Elkin L

Fotografía: Elkin Londoño

Por: Jhonwi Hurtado

Fotografías: Diego Valencia y Elkin Londoño

Alexis  se ha convertido en  el entrenador de arqueros del Deportivo Pereira, devolviendo lo que recibió hace unos años, cuando entró por primera vez a un partido oficial del fútbol profesional colombiano, enfrentando curiosamente al Deportivo Pasto, equipo en el que terminaría su carrera como jugador de fútbol activo.

Al fondo, las canchas de fútbol de la Universidad Tecnológica de Pereira, a pocos metros, Alexis, tal vez recordando que en canchas como esta, en el barrio Cuba, dio sus primeras atajadas, sus primeros saques de meta, sus primeros gritos a un defensa para que despejara el balón.

 

John William Hurtado Marín: Haciendo una especie de cronología, ¿cuáles fueron sus inicios en el fútbol?

Alexis Márquez: Pues los inicios, como todos. En el barrio, jugando en canchas de micro, y jugando en canchas de fútbol que no eran de grama sino peladeros como dicen por ahí. A medida que iba pasando el tiempo de uno estar jugando la recocha con los amigos, de ir mostrando las condiciones, eso motivaba, y  yo esperaba que en cualquier momento se me llegara la oportunidad y se me llegó y bueno, la supe aprovechar.

J.W.H.M: Hablemos un poco de Ferro Club…

A.M: Ese fue el inicio mío, a Ferro Club llegué mas porque no tenía el espacio donde entrenar  por mis  estudios   y por mi edad. Yo estudiaba en las tardes, y en las mañanas era el único espacio que tenía, me había presentado en dos clubes diferentes que en ese tiempo se llamaban:  “Paticos” y  “Grupo 30”, pero desafortunadamente las categorías que entrenaban en el horario de la mañana eran unas categorías inferiores a la edad mía, entonces  me dijeron que fuera a entrenar a Ferro Club, en ese tiempo estaba el profe Walter Arístizabal  como técnico de la categoría segunda de liga, que fue a la que yo llegué.

J.W.H.M: ¿Entonces fue Walter Aristizábal el técnico  que lo llevó a la profesional?

A.M: Pues en cierta forma él me abrió las puertas en el equipo, ya de ahí el profe Quintabani manejaba una primera C en ese tiempo, vio las condiciones que yo tenía, alcancé a jugar algunos partidos ahí. Y de ahí estuve en una primera B de Santa Rosa que tenía que ver con el Pereira, luego en una primera B de Cartago que también tenía que ver con el Pereira, hasta que se llegó el momento en que me subieran, aunque hubo un tiempo que no podía jugar, porque los dueños de Ferro Club eran 4 y cada uno cogió jugadores y desarmaron el equipo, pero se me dio la oportunidad de seguir en el equipo. Unos no tuvieron esa oportunidad porque los directivos que los manejaban a ellos los ubicaron en otro lado, pero yo continué y bueno, desde ahí eso fue más o menos en el año 94, 95, y desde ahí comencé la carrera haciendo casi todas las etapas de un futbolista que en ese tiempo era arrancar desde una primera C y una primera B hasta llegar fútbol profesional.

1

Fotografía: Diego Valencia

Durante estos años, por el lado de Alexis pasaron muchos jugadores, algunos dejaron mas recuerdos que otros, entre ellos: Vikingo Cardona, Giovanni Quintana, Holguer  Quiñones un ecuatoriano, que pasaron por el equipo y dejaron historia. Si hay algo que deja el fútbol, son amigos, dice Alexis. Aún habla con Arnold Palacio, con el que jugara un campeonato en Cuba, campeonato que ha recibido ex jugadores como “Totono”  Grisales. “Con René Higuita tuve muy buenos momentos, tanto así que me invitó a su despedida en la ciudad de Medellín, donde jugué unos minutos, y hasta me hizo gol de tiro libre.”

J.W.H.M: ¿Qué no se ha dicho de Alexis Márquez?

A.M: No sé, creo que en el fútbol es muy poco lo que se esconde, casi todo lo sabe la gente y no tanto por lo que uno lo cuente, sino que detrás de uno  está el periodismo, que cuando estás bien, hablan bien y cuando estás mal te dan duro. Por eso he sido uno de los que no me ha gustado casi escuchar radio, ni leer  prensa, ni ver televisión. Porque eso es muy común. Cuando uno está jugando a nivel profesional  y uno está haciendo las cosas bien, lo suben a una nube y eso para mucho jugador ha sido malo porque como nosotros (los jugadores)  decimos, se quedan en esa nube. Tal vez por eso me cohibí de poner cuidado a los medios.

“El jugador que no nos perdonaba partido para hacernos gol era Dayro Moreno, de chilena, de cabeza, con lo que fuera la metía, pero no fallaba partido contra nosotros”

Eran casi las 4 de la tarde. La lluvia empezó a caer. Pero las palabras seguían…  Cartagena fue la primera ciudad a la que Alexis Márquez viajó para cambiar de aires futbolísticos.

J.W.H.M: ¿Cómo fue la primera salida a un equipo nacional? Usted empezó en el Pereira, hizo todo el proceso, ¿en qué año quiso cambiar de aires futbolísticos?

A.M: Eso fue en el año 2007, yo ya llevaba bastantes temporadas acá con el equipo, estaba un poco cansado, notaba que la gente también. Uno estando tanto tiempo en una institución y la gente viéndolo tanto tiempo, a veces eso cansa.  Hablé con el presidente del equipo en ese entonces y le dije que tenía ganas de irme para otro equipo y estaba la posibilidad de irme al Cartagena. Él no me quería dejar ir, pero  viendo las ganas que yo tenía de salir, me dijo: arranque y usted sabe que acá están las puertas abiertas. Pero fue una salida que se me frenó por mucho tiempo porque años atrás  tuve ofertas de otros equipos pero desafortunadamente los directivos que había en ese tiempo tenían mis derechos deportivos a precios muy altos, entonces eso frenaba mucho a la gente para hacer un negocio.  Luego fui a Cartagena, estuve un tiempo, pero Cartagena es un lugar caro para vivir, y si estás tres meses sin recibir sueldo es más difícil. Cosas como esas me cansaron. Así que decidí regresar. Luego jugué en Deportivo Pasto, fue algo interesante, pero allá en ese tiempo estaba Juan Guillermo Cuadrado, que estaba en el mejor nivel de su carrera, todo el equipo se preguntaba ¿por qué no era llamado a la selección Colombia, con ese nivel que tenía?

Elkin

Fotografía: Elkin Londoño

Finalizando el torneo, el profe me dijo que no contaría más conmigo, así que decidí regresar a Pereira, y entrenar un tiempo, mientras miraba qué hacía. Tuve la oportunidad de ir a Itagüí, pero acá me ofrecieron ser el entrenador de arqueros del equipo, y  ya teniendo mi hijo acá, mi señora con sus responsabilidades, decidí mejor quedarme acá. El amor a ellos y a la ciudad fueron claves en esa decisión.

Ahora estar detrás de los arcos es difícil, pero es bonito ver que lo que uno aprendió durante tantos años, se refleje en la cancha. Y que los muchachos le tengan respeto a uno. Es muy agradable.

J.W.H.M: ¿Qué opina de estas transiciones que se han dado en la “barra brava”? ¿En qué está fallando la ciudad al respecto?

A.M: Es que es difícil, yo conozco uno de los líderes de Lobo sur, incluso hace poco tuve la oportunidad de hablar con él, ellos tampoco encuentran la razón, de pronto lo más visible es que como tú lo dices son muy jóvenes y son los más dañinos y aparte que son los más dañinos, uno los ve drogados, llegan al estadio o tomando, o consumiendo drogas, o con un frasco de pegante. Entonces, claro, en esas condiciones salen después de un partido y roban. Y eso aleja mucho la gente del estadio,  ya no es lo mismo como antes que la gente iba tranquila con sus hijos a hacer la fila para entrar al estadio, ahora ya no, prácticamente tiene que salir uno antes que termine el partido, porque sino a la salida eso es fijo que lo roban, o antes de llegar igual, es complicado y es un tema que no solo concierne a lo que tiene que ver con una institución como es el Deportivo Pereira, sino a una ciudad y no solo acá sino a nivel nacional,  hay que trabajar eso porque es complicado. Por ejemplo: ahora ciudades como Tunja, que es pequeño y no tiene esa cultura futbolera como otras ciudades del país, también se están presentando estos problemas en el estadio. Hasta las niñas me deja aterrado que están metidas en ese cuento. He visto niñas de Lobo sur con la cara golpeadas. Y no sé que le ven de bueno a eso.

2

Canchas de Fútbol de la Universidad Tecnológica de Pereira
Fotografía: Diego Valencia

J.W.H.M: Cuál es la realidad del Deportivo Pereira, ya que se especulan muchas cosas. Que el equipo lo liquidaron,  que se va a ir a jugar a otra ciudad, que se va a cambiar de nombre. ¿Qué va a pasar con el Deportivo Pereira?

A.M:  Bueno, la verdad, como te decía ahora, yo lo que es radio, prensa, lo que son medios de comunicación, casi no escucho por eso mismo; porque es que uno dice una cosa, el otro dice otra, entonces la gente cree lo que dice un medio, otras personas creen lo que dijo otro, y en muchas ocasiones enredan todo.  La verdad es que el equipo sí está en liquidación, pero ese proceso está quieto, tengo entendido que el juzgado que tiene ese caso se declaró no competente para manejar ese tema, igual nosotros estamos jugando, ya cuando entre ese proceso en sí, nos informarán, nos daremos cuenta qué va a pasar. Porque los primeros que tenemos que darnos cuentan qué va a pasar somos nosotros.

“una lesión le impidió jugar en

Atlético Nacional”

Alexis fue invitado a  una selección Colombia, que se concentró en Armenia una semana, allí lo invitaron, estuvo  con ellos, compartió con  arqueros como el recordado  Miguel Calero, Juan Carlos Henao y Farid Mondragón, también estaban Iván Ramiro Córdoba.

En la actualidad, no solo es el fútbol, el que rodea a Alexis. Mónica Patricia Botero, su esposa, se ha vinculado a la política, prontamente aspirará a ser representante a la Cámara “Yo he acompañado a mi señora a muchas partes, ahora que está en la política, y uno ve cosas muy tristes. Realidades que se esconden a nuestros ojos”

El fútbol me dejó muchos amigos, muchas historias bonitas, reconocimiento de la gente, que aunque ya llevo ocho meses de haberme retirado, y al fútbol yo le dejé el respeto y la seriedad que le aporté en mis entrenamientos y partidos.