ESPECIAL / LAS ETERNAS CARRETERAS

 

Durante la década comprendida entre 2009 y 2019 las vías del Chocó se beneficiaron con inversiones superiores a los 900 mil millones de pesos, de acuerdo con datos del Invías. En octubre de 2020, tras dos años de dilaciones, el actual gobierno aceptó incluir en el presupuesto nacional 720 mil millones más. Pero las principales carreteras interdepartamentales siguen siendo un recorrido de aventura para cualquiera que visite esas ricas tierras.

 

Unidad Investigativa – Fotografías /  Santiago Ramírez

Ilustra / Stella Maris

En Chocó decimos que cómo es posible que el mundo entero ya esté pavimentado”, se queja el periodista y veedor ciudadano Jorge Salgado, “mientras nosotros seguimos viajando a Medellín y a Istmina por estos huecos”. La queja de Salgado es compartida por medio millón de chocoanos que sólo cuentan con dos vías carreteables para comunicarse con el resto del país: la vía Pereira – Ánimas y la carretera Medellín – Quibdó. Una tercera vía entre Cartago y Nóvita fue proyectada hace medio siglo para comunicar al Chocó con el Valle; sin embargo, quedó inconclusa a la altura del corregimiento de Curundó, pues nunca se abrieron los cincuenta kilómetros restantes.

Al interior del departamento la ausencia de vías secundarias e infraestructura es dramática: 13 de sus 30 municipios no tienen conexión por carretera y sólo se puede llegar a ellos en bote por los ríos, o en barco y avioneta, como ocurre con Nuquí, Bahía Solano, Pizarro y Juradó, sobre la costa del Pacífico.

ETERNA CARRETERA-Reportaje gráfico

En 2009, después de interminables protestas ciudadanas, el gobierno de Álvaro Uribe entregó, en cabeza de su ministro de Transporte Andrés Uriel Gallego, los contratos de Fase I para la pavimentación de ambas carreteras al Chocó: la vía Ánimas – La Virginia, por Risaralda, y la vía Quibdó – La Mansa – Medellín, por Antioquia. Se dio un plazo de tres años para la culminación de las obras, que fueron concesionadas al consorcio Metrocorredores 8, de los hermanos Carlos Alberto Solarte y Luis Héctor Solarte, dueños de varias firmas constructoras donde también juegan un rol importante sus hijos.

Uno de ellos, Luis Fernando Solarte, fue quién declaró en una entrevista en octubre de 2017 que su familia se sentía “orgullosa” por haber logrado “unir al Chocó” con Colombia aportando “al progreso y bienestar de sus habitantes”. Lo que no contó Luis Fernando Solarte es que Metrocorredores 8 incurrió en múltiples retrasos e incumplimientos de los contratos, y también tuvo denuncias de la comunidad de Tutunendo, en la vía Medellín – Quibdó, por actos racistas y atropellos contra los trabajadores.

De 30 municipios que tiene el departamento de Chocó, 13 no tienen conexión por carretera y sólo se puede llegar a ellos en bote por los ríos, en barco o en avioneta.

Solarte tampoco contó que la vía estaba lejos de terminarse y el Chocó seguía sin unirse a Colombia: más del 50% de los tramos continuaban sin pavimentar, en pésimas condiciones, lo que producía cortes y accidentes constantes como el derrumbe del 3 de febrero de 2009 que arrastró un bus de la empresa Rápido Ochoa a un abismo en Carmen de Atrato, con un saldo de 41 muertos, o la avalancha de rocas y palos que cayó en Las Peñas del Olvido el 23 de abril de 2016, en la vía Pereira – Ánimas, empujando un bus y varios automóviles al curso del río San Juan, con un saldo de nueve muertos.

Basado en datos de Medicina Legal, el ingeniero chocoano experto en políticas públicas, Leyner Mosquera, hizo un cálculo de más de cien personas muertas entre 2012 y 2018 tan sólo en un tramo de veinte kilómetros de la vía Medellín – Quibdó debido a derrumbes, accidentes y deslizamientos que eran consecuencia directa del mal estado de la carretera y del nulo avance en las obras de construcción. Hay demandas de entre 5.000 mil y 8.000 millones de pesos a causa de estos hechos.

A pesar de los incumplimientos y retrasos constantes, el gobierno de Juan Manuel Santos siguió concesionando nuevas fases de ambas carreteras a los Solarte y a otros consorcios famosos en el departamento por sus incumplimientos.

Carlos Solarte resultó involucrado en la trama de corrupción de Odebrecht, acusado de participar en sobornos para quedarse con multimillonarios contratos cerca a Bogotá. Una hija suya fue condenada a seis años de prisión por estos hechos y él mismo sigue vinculado a la investigación. La Revista Forbes asegura que tan sólo entre 2017 y 2018 Carlos Solarte incrementó su fortuna de 351 a 418 millones de dólares, una cifra que convertida a pesos alcanza trece dígitos.

En las vías del Chocó, entre 2009 y 2019, se han invertido más 900.000 millones de pesos en construcción y mantenimiento, pero la realidad es que viajar hasta ese departamento sigue siendo una aventura. Ver respuesta a derecho de petición.

Descubra en la línea de tiempo a continuación, cómo, a pesar de las enormes sumas invertidas por el gobierno, viajar por las rutas interdepartamentales de Chocó sigue siendo una travesía peligrosa que ya se ha cobrado muchas vidas.

Para visualizar mejor el contenido, se recomienda oprimir el botón “present” o el símbolo ( ), y navegar con la tecla enter o con las flechas azules de la parte inferior derecha. Desde el móvil se sugiere la orientación horizontal. Si desea ampliar las fotografías puede darles click.