Buena vibra, sabor, lágrimas y esfuerzo hicieron eterna la noche para los integrantes del grupo de baile del colegio Jaime Salazar Robledo de Tokio, ganadores del primer intercolegial de baile de la ciudad.

Por Santiago Ramírez

Bailen, bailen, bailen