El mundo de ayer hoy nos parece un lejano recuerdo perdido entre nubes de olvido. La calle como espacio de encuentro y desencuentro es hoy el fantasma sepulcral donde se huye mientras se camina con temor.

Fotografías / Camilo Moreno

El pase de diapositivas requiere JavaScript.