MARTÍN RODAS IZQEl legado artístico, cultural y político de García Lorca no desapareció y ha trascendido en todo el mundo y en América Latina con la fuerza de la creatividad, la valentía y la verdad.

Por: Martín Rodas

Hace poco me encontré cerca al Parque Caldas, en Manizales, con Lucas Marín Aponte, licenciado en ciencias sociales de la Universidad de Caldas y que hace poco ganó el concurso de ensayo “Influencia de Federico García Lorca en la cultura hispanoamericana”, convocado por el Instituto Iberoamericano de Estudios Andalusíes y con el auspicio del Consejo Argentino para las Relaciones con Andalucía y la Cátedra Libre de Cultura Andaluza de la Universidad Nacional de La Plata. A esta convocatoria se presentaron sesenta y ocho ensayos de varios países (Argentina, Colombia, Uruguay, España, México, Perú, Estados Unidos, Rusia e Israel).

“La poética de Federico García Lorca y la premonición de una tragedia” es el nombre del trabajo que escribió Lucas Marín y con el cual se le dio un diploma, se va a publicar el texto y asegura su incorporación al Consejo Académico del Instituto. Considero que este logro es importante para nuestra región, dadas las características de concurso y el carácter y participación internacional que tuvo.

Resalto también este encuentro callejero, porque Lucas me contó un poco sobre la metodología que utilizó para llevar a cabo el proceso investigativo sobre Federico García Lorca y que se basó en testimonios y encuentros que tuvo con personas que frecuentan los parques y las calles de Manizales y en las tertulias que se generan en estos espacios. De esta manera el autor construyó un ensayo sobre la poética del “Gitano de verde luna”, de quien considera que como muchos intelectuales de ayer y de hoy, fue ultimado por la “razón”.

En este ensayo, Lucas hace preguntas fundamentales y de mucha actualidad: ¿por qué resulta tan molesto para tantos sectores de la sociedad, aún en nuestros días, que un intelectual se preocupe y escriba acerca de los problemas de su tiempo tanto en poesía como en prosa? Afortunadamente el legado artístico, cultural y político de García Lorca no desapareció y ha trascendido en todo el mundo y en América Latina con la fuerza de la creatividad, la valentía y la verdad. En su trabajo, Lucas Marín Aponte desentraña estas relaciones del poeta con figuras fundamentales de las letras en Colombia como Fernando González, Jorge Zalamea y León de Greiff, lo mismo que con intelectuales de otros países.

Este es un texto que debe ser conocido en las cátedras de idiomas de la región, pues demuestra que existen personas trabajando denodadamente y a veces desde el anonimato; que impulsan los movimientos sociales y la cultura con propuestas investigativas que se atreven a ampliar marcos, a generar nuevos esquemas, siguiendo y recogiendo las huellas que los grandes pensadores han dejado en las mentes y los corazones de personas del común que no necesariamente hacen parte de las exclusivas academias, de las que generalmente se piensa que son las únicas productoras de conocimiento válido y pertinente (herencia del colonialismo y del pensamiento eurocéntrico homogenizante).