Editorial de despedida

Carta de despedida del comunicador social-periodista Juan Antonio Ruiz Romero, quien durante los últimos tres años y medio fue el editorialista del periódico La Tarde. El mencionado editorial no fue publicado por decisión de las directivas del medio, según el autor.

la tardeDespués de una década como columnista, en los últimos tres años tuve el privilegio de desempeñarme como Editor General y Director del más importante medio de comunicación escrito del departamento de Risaralda.
Fue una experiencia gratificante en todo sentido, en donde me correspondió trabajar al lado de pereiranos con profundo amor por la ciudad como Juan Guillermo Ángel y un estupendo equipo de periodistas donde se combinaban la madurez y experiencia con la juventud y las ganas de aprender de un oficio siempre diverso y complejo.
Fue también la oportunidad para conocer el compromiso por nuestra ciudad y el departamento del más exclusivo grupo de columnistas que medio alguno pueda tener. Personas que vibran y sienten con lo que hemos logrado como sociedad y dedican sus esfuerzos para evitar que se pierda el rumbo de crecimiento y bienestar que soñaron nuestros abuelos.
Como lo presentaba ayer el programa Pereira Como Vamos, del cual fuimos fundadores con otro grupo de importantes organizaciones, existen grandes desafíos para nuestra ciudad en el futuro.
Y frente a esos desafíos la necesidad de que existan medios de comunicación serios, responsables, con criterio e indoblegables ante las presiones.
La principal ventaja es que Pereira carece de dueños y por ello cada ciudadano, desde su entorno, tiene la oportunidad de trabajar por consolidar este territorio libertario, colectivo, que siempre será nuestro.
Habrá dificultades. Encontraremos obstáculos y zancadillas, pero tenemos la fuerza y la vitalidad de una sociedad que debe ser capaz de transformarse para ser más incluyente, más justa, más sensible.
Los escenarios cambian, pero los retos son los mismos. Hoy nos vamos, pero donde estemos, seguirá intacta nuestra opción de vida: Pereira.