De lo narrado hasta ahora, el tiempo nos dirá si los risaraldenses fueron capaces de castigar y dejar a un lado a un clan que no le ha aportado nada satisfactorio al departamento, y que por el contrario se han mantenido en una seguidilla de escándalos.

Por Daniel Silva Orrego

El 2 de enero del año que inicia, en las redes sociales del exconcejal de Pereira Jaime Alberto Arango (conocido como Jimmy sin tantos cuentos), fueron publicadas dos fotografías en las que se observa al exsenador Habib Merheg Marún y su esposa, la ex diputada de Risaralda, Juliana Enciso Montes. Quienes, según la publicación, están de regreso en el eje cafetero.

Habib se encontraba desde hace varios años fuera de Colombia, debido a la investigación que adelantaba en su contra la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia, según ella, por vínculos con grupos paramilitares en zonas como el eje cafetero y Nariño, más precisamente con alias Macaco y el Bloque Central Bolívar (ver). Dicha investigación fue trasladada hace poco a la JEP (ver), por voluntad del mismo Merheg, quien pretende aportar presuntamente información a dicha jurisdicción.

Es de recordar que Habib fue elegido Senador de la República para el periodo 2002-2006 sin haber tenido ningún antecedente electoral ni recorrido político, y nuevamente reelegido para el cuatrienio 2006-2010.

Y las mayores votaciones en esas dos elecciones de Congreso, fueron obtenidas en zonas donde los grupos paramilitares tenían para esa época gran influencia, por ejemplo, el municipio de Tumaco en el departamento de Nariño.

Así mismo, en las elecciones locales de 2007 hizo elegir a su esposa Juliana Enciso –quien tampoco tenía antecedente electoral ni político- en la Asamblea Departamental de Risaralda, pues para esa época era estudiante universitaria. Y llegó a ser inclusive Presidenta de esa corporación en el año 2008, recién posesionada.

Otro de los escándalos más notorios de Habib fue el relacionado con los terrenos baldíos del departamento del Vichada (ver), adjudicados al grupo de amigos más cercanos al entonces Senador (ver). Entre los que se cuentan personajes políticos y públicos de Risaralda, tales como el actual Concejal de Pereira Juan Alejandro de la Cruz, Rolando Peláez Cruz, el ex gerente de Serviciudad en Dosquebradas Carlos Andrés Vega y el papá del Concejal de Pereira Maicol Lopera, Lizardo Lopera.

Habib Merheg, Dennis Darío Correa, Rolando Peláez, Juliana Enciso y Miguel Ángel Rave. Fotografía reciente tomada al parecer durante una cena en la casa del exsenador Merheg. Fotografía / Facebook Jimmy Arango

Para el año 2009, cuando se hacían cada vez más fuertes los rumores de los vínculos de Merheg con los paramilitares y después de haber sido mencionado por jefes de esa agrupación (Rasguño, Ernesto Báez y Don Berna) en declaraciones ante estrados judiciales, decidió marcharse del país rumbo a Líbano junto a su esposa Juliana, quien dejó tirada la curul en la Asamblea de Risaralda.

Para el año 2010, si bien Habib ya no se encontraba en Colombia, su hermano Juan Samy fue el heredero de su curul en el Senado, repitiendo así la historia, pues aquel tampoco tenía antecedentes electorales ni políticos y logró obtener el escaño en esa corporación.

El nuevo senador ha logrado repetir en dos periodos adicionales y en la actualidad se mantiene en el cargo, pero tampoco ha escapado a los escándalos de corrupción en los dos últimos años en Risaralda.

Recuérdese, por ejemplo, que el exsecretario de Desarrollo Social de Pereira, Jhon Jairo Lemus, miembro del mismo Partido Conservador, fue condenado por los manejos irregulares del dinero de los adultos mayores en la Alcaldía de Pereira (ver) y el alcalde de Dosquebradas terminó en la cárcel (ver) por corrupción en la ejecución de varios contratos. Escándalo dentro del cual lo mencionan en unos audios en poder de la Fiscalía, bajo el seudónimo de “El Mono” (ver).

En la anualidad 2013 y después de varios años de investigación, la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia libra orden de captura contra Habib (ver), pero éste ya llevaba más de tres años fuera del país, sumado al hecho que Colombia no posee tratado de extradición con el Líbano.

Y después de casi una década fuera del país, vemos cómo el excongresista reaparece en estas tierras con su esposa, en pleno año electoral en el que se elegirán miembros de juntas administradoras locales, concejales, diputados, alcaldes y gobernador de Risaralda.

De lo narrado hasta ahora, el tiempo nos dirá si los risaraldenses fueron capaces de castigar y dejar a un lado a un clan que no le ha aportado nada satisfactorio al departamento, y que por el contrario se han mantenido en una seguidilla de escándalos. De la ciudadanía dependerá que no metan sus manos una vez más en la política local.