MARTÍN RODAS IZQ“Parece un gran imán”, me dijeron del poeta en su encuentro con los niños (en bibliotecas de Confa y Casas de la Cultura de San José, Malhabar, Bosques del Norte y San Marcel) que rodeaban al gigante en un abrazo colectivo entre risas saltarinas como pájaros…

 

Por Martín Rodas*

Una vez más La Nave de Papel levó las anclas de la cotidiana aspereza y el pendular reloj de la noche y el día. Y de papel ha sido el océano recorrido en compañía de poetas de todo el mapa de Colombia en la exitosa celebración de la VII Semana de la poesía en Manizales, organizada por el poeta y gestor cultural Carlos Mario Uribe; pero no él, que ya ha hecho lo suyo, ha sido quien suscitó mi interés, entre el abanico de invitados a empujar la inquieta nave con sus aires líricos; ni las espléndidas poetas venidas desde Barranquilla (Dina Luz Pardo Olaya y Susana Jiménez Palmera), que inundaron de Caribe las frías esquinas de Manizales, cuando pasaban o entonaban sus versos; tampoco los poetas allegados de Medellín (Raúl Arturo González y Rafael Aguirre), con sus aires camineros entre anisados tangos; ni el poeta arriero que enjalmó sus cantos que arreciaron salmos y trovas olvidadas; ni el gran poeta jardinero Wadis Echeverri, quien con justicia poética fue homenajeado como se lo merece, entre música, vinos flores y siempre poesía; tampoco han sido nuestros poetas que versan de locales, como ese “animal de baldío” encerrado en su cuerpo tatuado por la poesía (Ibán Alarcón, el gato); fue la ultramarina presencia de un gigante de ébano con voz de Janis Joplin susurrando góspel a niños alucinados.

Juan Ramírez Dawkins, poeta de San Andrés y Povidencia.

Juan Ramírez Dawkins, poeta de San Andrés y Povidencia.

Me refiero a Juan Ramírez Dawkins, poeta de tres lenguas nacido en Providencia e invitado por La Nave de Papel, como parte del proyecto “Entremares: Deriva poética”, liderado por el escritor y periodista Nadim Marmolejo Sevilla, cuyo fin es propiciar el intercambio cultural entre las islas de San Andrés y Providencia con el Eje Cafetero, cuya primera face en 2015 llevó a San Andrés a los poetas caldenses Carlos Mario Uribe y Conrado Alzate, al “IX Festival de la Luna Verde”, y en 2016 llevará poetas y artistas de nuestra región a San Andrés, en un encuentro de identidad cultural que se fortalece en la singladura de La Nave de Papel.

“Parece un gran imán”, me dijeron del poeta en su encuentro con los niños (en bibliotecas de Confa y Casas de la Cultura de San José, Malhabar, Bosques del Norte y San Marcel) que rodeaban al gigante en un abrazo colectivo entre risas saltarinas como pájaros; “una nube que sopla calipsos y blues con una tristeza grande como su dulzura”, me confesó una espectadora; “fue un gran basquetbolista y es Presidente Asesor del Consejo Nacional de Lenguas Nativas y Criollas ante el Ministerio de Cultura, y una de las voces reconocidas del caribe”, acotó el director de la VII Semana de la poesía. Representante de su cultura oral y de lenguas como el Kreuol, que resonó entre estas montañas andinas como resonará la voz de nuestra región en San Andrés  cuando de nuevo zarpe La Nave de Papel, su loco timonel y sus embriagados tripulantes.

¡Buen viento y buena mar, en el océano de la poesía…!

 

*     Poeta, anacronista, dibujante y pintor; editor de “ojo con la gota de TiNta (una editorial pequeña e independiente)”.