Tras dos alcaldías en la ciudad de Pereira, capital del departamento del Risaralda, y luego de su último mandato que terminó en el año 2007, Juan Manuel Arango Vélez ha vuelto, y esta vez para postularse a su tercera alcaldía.
 
Por: Juan Camilo López Barragán
 

La ciudad más poblada de la región del eje cafetero es testigo silencioso ante lo que se presenta hoy, ya que la gran mayoría de la ciudadanía es conocedora de los problemas jurídicos que han tenido algunos de sus antiguos mandatarios, sin embargo, prefieren callar ante la situación que se vive, a diferencia de otras ciudades como Cali, en donde uno de sus alcaldes fue destituido por irregularidades en su mandato, curiosamente en el mismo año en que Juan Manuel Arango fue elegido por segunda vez. En Pereira parece que no es así, debido a que Arango Vélez fue acusado por la Procuraduría de ciertas irregularidades en una contratación cuando se desempeñaba como primer mandatario de la ciudad, y poco tiempo después, fue absuelto.

Enrique Vásquez Zuleta, uno de sus antiguos compañeros en el Concejo Municipal de Pereira y actual rival suyo en la lucha por ganar la alcaldía de Pereira, afirma que Juan Manuel Arango está lleno de plata. Añade que en ese entonces le tanqueaba el carro con dinero de su mismo bolsillo, pero ésta sólo es una de esas curiosas anécdotas que suelen tener todos aquellos que dedican su vida a esa actividad humana llamada política. El incremento patrimonial que tienen las personas después de su desempeño en la vida política es uno de los principales motivos por los cuales son investigados y algunas veces sancionados.

Razones como estas invitan a no votar, según Vásquez: la gente se ha vuelto incrédula… por ende hay un 65 por ciento de abstención”. A su vez comenta que a veces se siente impotente tras ver la campaña de sus opositores, aunque por otro lado dice que al terminar su mandato no le gustaría que lo miraran como a un ladrón, ni como a alguien que hizo parte de las maquinarias de corrupción que adornan la política de hoy día. En cuanto a la participación ciudadana concierne, no se ve muy claro por qué los que se quejan no votan, ya que precisamente en la segunda elección de Juan Manuel, la abstención fue de 55.51 por ciento, según reportes de la Registraduría Nacional del Estado Civil.

Juan Manuel Arango Vélez, de profesión abogado, dice que quiere recuperar a la ciudad, en clara alusión al actual alcalde, Israel Londoño, perteneciente al Partido de la U, al mismo partido que avaló a Arango para su segunda candidatura. La primera candidatura del ex alcalde fue por el partido Liberal, al igual que ahora.

Escándalos políticos                 

Vásquez Zuleta, candidato a la alcaldía de Pereira por el Partido de la U, asegura que la corrupción permea todos los sectores de la política…”, para referirse a uno de los escándalos que la alcaldía Juan Manuel Arango, el cual en un primer fallo fue condenado a la interdicción de derechos y funciones públicas durante 12 años por parte de la Procuraduría, pero que se echó para atrás en la siguiente instancia.

La privatización de las empresas prestadoras de servicios públicos fue otra acción que dio mucho de qué hablar mientras Arango estaba en la Alcaldía, lo que el ingeniero civil y político pereirano Carlos Alfredo Crosthwaite afirma.

Lo que hoy vive la ciudad de Pereira, no se diferencia en nada a lo de las demás”, expresa Crosthwaite cuando habla sobre Pereira, lo cual desconcierta a algunos ciudadanos al ver que alguien que ha tenido inconvenientes políticos y ha protagonizado dos alcaldías, quiera regresar al poder; sin embargo, Arango Vélez dice: Uno como gobernante siempre tiene inconvenientes, pero obviamente ahí es donde está la fortaleza para salir adelante  y enfrentarlos con decisión, eso depende del carácter, del liderazgo, de la visión, de la tranquilidad de saber que siempre se ha actuado con la mejor buena fe y ciñéndose a la ley.”.

 A los Nule los trajo a Pereira Juan Manuel Arango, expresa Crosthwaite, mientras analiza los aspectos positivos y negativos en cuanto a progreso como ciudad se refiere, arrojando como resultados que la mayoría son negativos. Afirma que en Pereira la situación es difícil, no solo por el desempleo y por el acontecer en las calles, sino por la transformación que tuvieron las empresas prestadoras de servicios y la corrupción que eso permea. “Yo pienso que la clase dirigente de aquí, no se diferencia en nada de las demás, la única diferencia es que por allá ha habido justicia y por aquí no”, dice Crosthwaite. Arango Vélez reitera: “vamos a hacer un esfuerzo grande para tratar de que Pereira nuevamente se enrute hacia los caminos de la consolidación como ciudad capital de la región del eje cafetero de Colombia”.

Eso es lo que puede esperar la ciudadanía de Pereira de la nueva alcaldía de Arango, una ciudad diferente a lo que lleva hoy el actual alcalde, quien también ha hecho obras como los Centros de Emprendimiento, sin embargo, Crosthwaite menciona que el proceder de la ciudad no va a cambiar mucho.

No solo los opositores, también muchas personas además de sentir desconcierto, consideran que Juan Manuel Arango no debe regresar al poder, tal como lo manifiesta Crosthwaite “Juan Manuel es la expresión de la decadencia de nosotros”.

Al preguntársele a Arango sobre el por qué de un tercer periodo, respondió: “…personas jóvenes que hoy podrían perfectamente ser candidatos a la alcaldía tanto liberales como conservadores y de otras fuerzas políticas, no pueden competir en términos de igualdad, cuando desde la alcaldía se quiere utilizar evidentemente el peso del poder para inclinar la balanza, por eso hemos tomado la decisión de enfrentar ese reto, de enfrentar el poder de la administración para tratar de que nuestra democracia local finalmente no salga perdiendo”.