Encadenados y con la boca tapada, empleados luchan por la defensa de los derechos laborales, en defensa de los 200 trabajadores que están a punto de ser liquidados. Cuatro de ellos entraron en huelga de hambre desde el pasado martes 13, en exigencia de una respuesta al pliego de peticiones, donde solicitan responsabilidad con la liquidación de los trabajadores, reubicación, derechos pensionales y la garantía de un retiro digno. Según los denunciantes, la Alcaldía y el Concejo Municipal no quisieron aceptar cuatro opciones de negocio presentadas por el sindicato, mostrando así su poco interés en las garantías de la empresa. Ver galería gráfica y un video final.

Por: Mariana Montoya Rodas