Contrato de construcción de la nueva torre de control se adjudicó con documentación falsa. La confección de pliegos de condiciones se dio con requisitos sacados de los cabellos, sin tener en cuenta mínimos principios legales y técnicos, que imposibilitan de manera deliberada la participación de importantes firmas de ingeniería local y regional.

Por: Carlos Alfredo Crosthwaite

TORRE 04Como no hay justicia y los gobernantes se consideran propietarios únicos de los recursos públicos, en Pereira se está viviendo hoy una situación aberrante con las inversiones que se ejecutan en el Aeropuerto Matecaña. La confección de pliegos de condiciones con requisitos sacados de los cabellos, sin tener en cuenta mínimos principios legales y técnicos, que imposibilitan de manera deliberada la participación de importantes firmas de ingeniería local y regional.
Después de muchas reuniones sostenidas con el alcalde y funcionarios de la administración se lograron modificaciones parciales al proceso licitatorio No 229 de 2012 “Construcción de la nueva Torre de Control y obras complementarias”, pues los pliegos fueron confeccionados como por “sastre”, a la medida de una predeterminada firma. 
El pasado seis de febrero se cerró el proceso, presentándose 13 proponentes, y en el cual se pudo conocer que la firma Ingeniería y Consulta S.A. (ICSA) ofreció la oferta más cara. En el proceso de calificación se anularon 12 de las 13 propuestas presentadas, evento que era la única opción matemática posible para que esta firma se ganara la licitación. El pasado 11 de marzo el municipio de Pereira celebró el contrato de obra No 262 con la firma ICSA por un valor de $1.692´295.731.
TORRE 01Como hay en el ambiente un cierto tufillo de prevención por este y los demás procesos licitatorios del municipio, el pasado 18 de marzo remití al Brigadier General Alberto José Mejía Ferrero, Comandante de la División de aviación del ejército nacional, un derecho de petición para que certificara la validez de un certificado de obra presentado por la firma ICSA en el anterior proceso.
El día cinco de abril del año en curso mediante oficio No 000476/ MND-CGFM-JEAVE-DIAVV-ARPCO.38.10 el Brigadier General Fabricio Cabrera Ortiz, jefe Jefatura de Aviación, respondió anunciando que “el número del contrato DAVAA-07865-201 no corresponde al consecutivo utilizado por la entidad, por lo que la búsqueda no arrojó resultado, los que nos permite inferir sin temor a equívocos que no existe vínculo contractual derivado del número referenciado” (ver respuesta: http://bit.ly/ZrIkk7).
Estamos desde la AIR defendiendo la libre concurrencia de oferentes a las diferentesTORRE 02 licitaciones y concursos públicos y en especial en una lucha frontal contra la corrupción, lo que se puede deducir de lo atrás mencionado. 
Como está comprobado que a la firma se le adjudicó el contrato de construcción de la nueva torre de control, como se infiere ahora, con documentación falsa, y se prepara una nueva adjudicación de las obras de la licitación pública Nº 201313 (valor de las obras $14.500 millones de pesos), que también ha tenido innumerables protestas, tutelas, denuncias y audiencias con el Alcalde, exigimos se revoque este proceso, se adelanten las investigaciones pertinentes, y se convoque uno nuevo con pliegos ajustados a la ley y a la ética.

Otra denuncia

A mediados del año 2011 la Asociación de Ingenieros de Risaralda (AIR) celebró en el despacho del alcalde Israel Londoño una reunión con el fin de tratar aspectos concernientes a las dificultades para el libre desempeño de nuestra actividad. 
Reunión sostenida habida cuenta de los graves hechos de corrupción presentados en Aguas y Aguas, en el convenio suscrito con el Comité de Cafeteros, las adjudicaciones de urgencia manifiesta, la aparición en pliegos de condiciones de ciertos requisitos traídos de los cabellos que impedían la presentación de muchos ingenieros en estos procesos, la falta de una oficina de Control Físico, y las adjudicaciones de contratos a dedo por más de 5.000 millones de pesos con recursos provenientes del Fondo Nacional de Vivienda (Convenio Interadministrativo 91/2009), con el objeto de aunar esfuerzos para el desarrollo del macroproyecto de interés social nacional ciudadela Gonzalo Vallejo Restrepo.
Denunciamos que de manera oscura y a dedo, a través de la gerencia del proyecto en cabeza de la empresa Inti Ltda., ingeniero Asdrúbal Loaiza, gerente del macroproyecto, se adjudicaron nueve (9) cuantiosos contratos, sin observar los principios constitucionales de libre concurrencia, transparencia, publicidad y economía. 
Pasmados escuchamos al alcalde Londoño, creador de la Cultura de la legalidad, describirnos como la cosa podía haber sido peor, pues inicialmente funcionarios de Fonvivienda le habían expresado que esa inversión se debía hacer con un arquitecto de Cali. Ellos se comunicaron con el profesional de Cali, y este les dijo que no le interesaba pues estaba lleno de trabajo. Por eso se habían optado por ayudar a estos ingenieros.