Cesar Augusto Osorno F.
C3sar_a@hotmail.com

Silvia, ubicado en el nororiente del departamento del Cauca y tercer municipio de Colombia con  gran presencia indígena, es uno de los lugares donde la cultura nativa se nota a primera vista.

La primera impresión que se genera al llegar al municipio de Silvia es la de conocer un espacio  totalmente nuevo, y al mismo tiempo una sensación de desorientación. La presencia de las  personas  en la plaza principal, vestidas de  ruanas azules, sombreros de paño  y botas de  caucho generan una perspectiva nueva de lo que se acostumbra a pensar sobre la vida normal  de un pueblo. Al recorrerlo, se divisa una amplia presencia  de indígenas,  grupos de niños  corriendo por las calles y mujeres tejiendo como una afición de su diario vivir. La mayoría de  los habitantes se concentran en los resguardos de Wampia, pero también hacen presencia  constante en el centro  del municipio.

Con más de 20 variedades de papa, la comunidad indígena de Silvia-Cauca es una de las culturas ricas en costumbres, con un  grupo de personas que luchan día a día para que su tradición no muera y que sus ritos, mitos y cosmología sigan siendo parte de la vida de cada guambiano.

Luchar para que la educación guambiana sea un derecho más que un servicio, que sea gratuita, financiada por el Estado, pero garantiza el derecho a establecer y controlar autónomamente el sistema educacional en todas las fuentes de enseñanza e información en historia, tradición y aspiraciones como pueblo misak (guambiano).

Desde pequeños se les enseña  a los niños que tienen que valorar sus tradiciones por eso se utiliza un saber bi-educacional, combinando lo de occidente; con las tradiciones, aunque esto haya generado un fenómeno de división dentro de la comunidad por parte de la colonización, la religión y la tecnología que han hecho un daño inminente a una de las culturas que lleva milenios ocupando el territorio colombiano.

Fortalecer la cultura

A pesar de todo esto, la cultura misak se siente estable y autónoma, formando grupos didácticos que ayudan a la recuperación. Estos grupos se caracterizan por estar formados con personas  mayores y jóvenes que quieran seguir con el rescate de toda una vida milenaria. Cada grupo se encarga de recopilar, investigar  y estudiar cómo era la estructura usual  de la época.

Por  consiguiente, la comunidad se siente apoyada por uno de los grupos que ha trabajado más en la preservación de tradiciones;  el equipo de comunicación, que, a través de la emisora  “Guambia estéreo 89.4”,  trata de difundir la misión y la visión de su resguardo a través de su programación;  como  dice Jefferson Chirimuscay: “la recuperación que  hacemos dentro de la emisora es hablando en el idioma propio y tratando problemas que compete con los pueblos indígenas”.

Este y los demás grupos se sienten satisfechos por los trabajos hechos y la recuperación tradicional que le han generado a la comunidad, pues los mayores han sido un gran apoyo para dicho trabajo.

Plan de vida  cultura misak

Dentro  del contexto de las reivindicaciones del pueblo misak por recuperar su cultura y definir  su pueblo dentro de una nación, tienen desde su sabiduría ancestral cuatro palabras que son  manejadas por la colectividad guambiana las cuales son : para todos, acompañar, igualdad y  autoridad. Mediante estos principios el pueblo misak se siente gobernado bajo su propia razón  cultural, por dicha  razón los pueblos indígenas, en especial la comunidad de Silvia, comenzó  con la recuperación  de su lógica cultural, empezando por la autoridad, que ellos consideran  es  una legítima función del cabildo, además de esto la comunidad guambiana tiene un  nuevo  criterio para establecer  autoridad dentro del resguardo y con el municipio caucano “Relación  Autoridad a Autoridad”   la cual consiste en tener buena relación entre las máximas autoridades  del pueblo (Alcalde y Gobernador Indígena), esto para que se aplique la igualdad y el bienestar  municipal, según dice  el mayor  José Salomón Cuchillo.

Los indígenas del Cauca, tienen un apego inminente por su territorio, en especial la comunidad misak, que lucha día a día para que su espacio nativo vuelva a ser parte de ellos, para esto han generado un plan de vida que tiene unos pilares fundamentales para la comunidad, los cuales son: “territorio, identidad, autonomía y cosmovisión y desde ahí ir fortaleciendo su tradición,  según Diana Jembuel coordinadora de comunicación.

Otra actividad que comenzó a hacer la comunidad; fue generar proyectos para la recuperación cultural en todos sus campos y dimensiones. Se crearon  propósitos  de crecimiento y permanencia cultural, con los cuales formularon las políticas para la reconstrucción social económica, cultural, política y ecológica, donde se plantearon los pilares del plan de vida  como estrategia para la recuperación de las tradiciones. Estos objetivos o pilares fueron presentados como contrapuesta a la sentencia de la Corte Constitucional que les brinda ayuda a más de 32 comunidades, pero los guambianos siempre la rechazan ya que, según  ellos no son pueblo politiquero ni desean  recibir recursos económicos del Estado. Los pilares presentados fueron: “recuperar la autonomía propia, recuperar la justicia, recuperar la cultura visible e invisible en espacios propios, recuperar los espacios vitales del medio ambiente y recuperar la economía social guambiana”.  Con esto la comunidad indígena de Silvia, ha crecido de manera permanente, posibilitando el desarrollo en su cultura y en la cosmología ancestral.

En este sentido el pueblo indígena de Silvia-Cauca ha tenido la necesidad de crear sus propias normas, acordes con el sistema de vida y su visión del mundo, compartiendo el uso y hacer de costumbres, exigiendo el respeto y reconocimiento de la dignidad como pueblo ancestral.

Las autoridades están representadas en el consejo de taitas, mamas, médicos tradicionales y los cabildos que son elegidos y reconocidos cada año por nuestra comunidad. Esto llevado por  el plan de vida en forma social y organizacional, las personas elegidas deben estar más comprometidas con lo cultural, ambiental, social y  política con el pueblo guambiano, según el libro por la defensa del patrimonio del pueblo misak y los demás pueblos.

El plan de vida de los misak tiene aspectos generales para la recuperación de la cultura, autoridades ancestral tatamera y  mamamera los cuales viven en estrecha relación con la naturaleza, por esto el territorio es importante, ya que desde la cosmología, los guambianos  provienen de la naturaleza y son hijos del agua. Según Narcisa Muelas, profesora de la comunidad  “ los misak lo que están haciendo es recuperar la tierra, para recuperarla toda, pero no con agresividad, sino con propuestas o alternativas para que el territorio sea de la comunidad nuevamente.”

Armonía y equilibrio

Para esto el pueblo misak ha tenido una sabiduría  para garantizar su vida en armonía y equilibrio con la naturaleza y sus espíritus, para ser guardianes de ese legado, porque es un requerimiento cultural como misión milenaria y ley cósmica natural, por consiguiente el pueblo misak es autónomo y  tiene la autoridad de adoptar medidas para la protección y defensa del territorio, según el programa de educación 2010 misak.

Para  el municipio de Silvia, la comunidad de guambiana es un orgullo por su lucha  por mejorar sus vidas, por eso el taita Jeremías gobernador indígena dice que han mejorado e innovado en términos culturales, materiales e inmateriales.

La recuperación de saberes y tecnologías autóctonas fue acumulada por las generaciones que hoy dan fe en la existencia misak.

Para la comunidad es un deber y un derecho conservar, proteger y mejorar los procesos de identidad cultural; de defender la diversidad de la naturaleza que ha sido encomendada, lo mismo que la sabiduría de los conocimientos ancestrales.