Una de las encargadas de atender la emergencia en el hospital San Francisco de Asís de Quibdó_Crédito Murcy-Jeison Riascos