Relatos

Entre piernadas

Por la casa empezó a correr el rumor de que mi otra hermana se vendría a vivir unos días con nosotros –al parecer se había peleado con su marido– y lo más proba...