Se dice que en ellos reinan el doble discurso y la delincuencia, crean un mito de inseguridad porque perturban la tranquilidad de los ciudadanos, incluso que se convirtieron en un dolor de cabeza; mientras sus integrantes intentan divulgar que desde hace mucho tiempo los Comandos Azules dejaron de ser barra brava y se convirtieron en barra futbolera.

Por: Fabio Guillermo López Hernández |

“Nos toca dejar las diferencias y crear algo para el futuro, por eso sacamos esta bandera, la tercera más grande del mundo”, expresa El Diablo,  John Santos Garavito, uno de los jefes de los Comandos Azules.

La barra brava del equipo Los Millonarios fue fundada entre 1992 y 1993. En ese entonces se llamó ‘Comandos Azules # 13’. Fue creada por jóvenes, quienes se tomaron la parte lateral norte del estadio Nemesio Camacho el Campin de Bogotá, haciendo de esta localidad su casa permanente partido tras partido.

Juan Manuel Triana, alias Cortinas, a quien se le debe la fundación de la barra, se le recuerda en los cánticos, en las banderas y en cada triunfo o derrota del equipo. Murió en un accidente automovilístico tiempo después de que su madre lo mandara a Estados Unidos para alejarlo de los Comandos. Sin embargo, años más tarde (marzo 2009) su madre, Estella Cardona terminaría creando la Fundación Juan Manuel Triana en su honor, que tiene como objetivo principal “buscar oportunidades de trabajo y capacitación, mejorar la calidad de vida de los muchachos de la barra y de sus familias (Ver video). Eso sin olvidar que Estella asiste sin falta a los partidos del equipo y alienta al equipo desde la tribuna.

Los Comandos Azules #13 cambiaron de nombre en 1999. Cambio que se dio debido a la mala racha que tenía el equipo. Había pasado 11 años desde su último campeonato ganado, y el numero 13, según los miembros de la barra, era de mala suerte. Por esta razón nació Comandos Azules Distrito Capital, más conocido como ‘CADC’.

Tiempo después se clausuró eso que nació en las tribunas, pues según la fuerza pública generaban disturbios dentro y fuera de los estadios. CADC llevan a cuestas el estigma de ser vetados en varios estadios de Colombia, incluso de mala suerte cuando Millonarios juega de visitante. Pero su crisis estalló en el 2011, cuando fueron suspendidos en su propio estadio, después del primer partido en el segundo torneo de la Liga Postobón. (Ver noticia)

[audio:http://www.traslacoladelarata.com/wp-content/uploads/2012/03/comando-alias-el-diablo.mp3|titles=Alias El Diablo]

¿Un dolor de cabeza?

William Ricardo Zambrano, periodista y catedrático de periodismo, autor del libro ‘Las barras bravas, los Comandos Azules y la Guardia Albiroja. Comunicación y cultura’, comenta que en estos momentos hay alrededor de 6,500 Comandos Azules y que de las 20 localidades existentes en Bogotá, CADC tiene control sobre 12 de ellas. Allí no se permite la entrada de hinchas de Santa Fe por ser territorio de los Comandos, de lo contrario incurren en enfrentamientos violentos.

“Los comandos Azules son unos vándalos, están judicializados aquí en Bogotá y también por fuera. Lo mejor que pueden hacer es carnetizar a estas barras bravas (…) Se lo digo con conocimiento de causa porque conviví con ellos cuando hice mi investigación. Sé donde tienen los mapas, sé donde tienen la distribución simbólica de Bogotá, sé qué armamento tienen y cómo lo entran al estadio”, explica Zambrano, dando la percepción general que tiene  sobre la barra.

Así mismo, el autor de la investigación expresa que aunque tengan la bandera más grande del mundo y digan ser barra futbolera, no se logra cubrir la mancha y las ideas agresivas que tienen y expresan. “Le garantizo a usted, gane o pierda Millonarios, esta noche hay vandalismo en Bogotá”, comenta unas horas antes de un nuevo partido del equipo.

Sin embargo, el 27 de octubre, horas después de que Millonarios le ganara la Liga Postobón al Boyacá Chicó, la cadena de noticias Caracol (Ver nota), menciona el destacado comportamiento que tuvieron los más de 30.000 hinchas. La jornada trascurrió sin disturbios ni heridos, y la Policía detuvo tan solo a cuatro personas. Así lo confirma Mariela Barragán Beltrán, anterior secretaria de Gobierno de Bogotá, quien asistió un día antes a la reunión sostenida entre la Alcaldesa Clara López Obregón, el Comandante de la Policía Metropolitana Francisco Patiño Fonseca, el alcalde local de Teusaquillo Juan Carlos Almonacid, directivos del Club Deportivo Los Millonarios, la Presidenta de la Junta Noemí Sanín, los jugadores Pedro Franco y Rafael Robayo y todos los líderes de las barras Comandos Azules, Blue Rain, Oriental y Occidental.

Para la fuerza pública, según el patrullero Ramos, del CAI Galerías de Bogotá (barrio aledaño al estadio),  los miércoles y domingos (días de partidos del Millonarios) siempre se presentan disturbios: “Hay una falencia, la mayoría de estas personas son menores de edad, se les encuentra pegante, marihuana, navajas y pocas veces armas de fuego”. El procedimiento a seguir no es judicializarlos porque el Código de Infancia y Adolescencia los protege (cuando son menores de edad), entonces se procede, según Ramos, a buscar el tutor o adulto responsable que se haga cargo de ellos.

Por su parte el periodista deportivo de Caracol Ricardo Orrego, comenta “el nacimiento de esta barra tenía el sentido de reunir de manera activa a las nuevas generaciones de Millonarios, (…) pero lamentablemente esa figura o ese concepto se ha ido degenerando al punto de que muchos de sus integrantes y jefes se convirtieron en delincuentes que manipulaban a los menores de edad. (…) Lo que debió ser en un comienzo una agrupación a beneficio de un club, terminó convertida en un dolor de cabeza”.

Sin embargo, el periodista de CM& César Augusto Londoño expresa que aunque hay integrantes de la barra que no siempre buscan apoyar al Millonarios, que solo están por ubicarse en temas referentes a la droga, el alcohol y a generar cierto caos, “los Comandos Azules representan el fervor, la pasión y la entrega de un grupo de hinchas por un equipo. El respaldo permanente e incondicional que tiene para Millonarios”.

Añade que se le debe creer a la barra cuando dice que dejó de ser violenta. Es una evolución, desde una barra con visos de delincuencia hacia una barra con visos deportivos y de apoyo. Londoño plantea un reto: “después de un pasado nefasto, su presente lo tienen que demostrar ellos”.

[audio:http://www.traslacoladelarata.com/wp-content/uploads/2012/03/Cesar-Augusto-Londoño-Editado.mp3|titles=Cesar Augusto Londoño]

¿Estigmatizados?

Contrario a lo expresado por Orrego y Zambrano, Jorge Lizcano, alias Moneda y líder de la barra, habla desde otra perspectiva. Cuenta las actividades que se realizan en la sede (bodega) de los CADC, donde se hizo la tercera bandera más grande del mundo. Al hablar de su bandera, Jorge se muestra orgulloso mientras explica sus proporciones ‘200 mts de largo, 40 mts de alto y 1970 Kg de peso’ (Ver video). Luego, cuenta que fueron la primera barra en Colombia en crear un disco compacto con 27 canciones.  “Acá matamos nuestro tiempo libre, en vez de estar consumiendo sustancias, tomando alcohol, esperando ese muchacho de rojo, esperando ese muchacho de verde. Nos reunimos aquí, en nuestra sede a ver una película, a hablar un rato de fútbol, o hablar de temas productivos”.

Se sienten orgullosos de sus “actividades productivas”, que apunta en el bien de la comunidad, según ellos. Un ejemplo  es ‘Baby Comando’ (Acción Social), que consiste en organizar una fiesta para los niños de las diferentes localidades de los CADC, dándoles regalos, recreación y comida.

Diego Ospina, ex jugador de Millonarios,  en referencia a los episodios que se presentaban cuando el equipo perdía o ganaba, y cuenta que dependiendo de la victoria o derrota, eran tratados mal o bien en los entrenamientos. Como hincha, Ospina le reconoce una gran importancia a la barra, puesto que sin los Comandos Azules no sería lo mismo ir a ver a Millonarios en el estadio. El cambio de la barra hacia un espíritu futbolero es positivo, comenta, mientras le atribuye una responsabilidad conjunta a la educación en Bogotá para lograr este objetivo: “Nunca va ser un cambio del 100 por ciento, pues habrá un sector que no se comportará bien, sin embargo, hay que creer en los Comandos Azules”.

Los motivos de una discordia

La división de los Comandos Azules es atribuida a varias causas. John Santos alias El Diablo la explica por la coexistencia de diferentes ideologías al interior, mientras que Jorge Lizcano, Moneda, asegura: “recibíamos 400 boletas, viajes a todas la ciudades de Colombia y fuimos por toda Suramérica patrocinados por Juan Carlos López, ex presidente de Millonarios. Pero cuando le dijimos que no queríamos más boletas, que lo que queríamos era salir campeones y conseguir la estrella 14, cogió a otros amigos de nosotros y les trabajó la cabeza por dinero. Ahí empezó la división. Los que eran nuestros mejores amigos por más de 10 años de barrismo se vendieron por unos cuantos billetes.”

Los hinchas se dividieron entonces en dos bandos: uno del lado de Moneda, y otro que se denominó ‘Los Charlados’, dónde están: los Pibes, la Vagancia, Tunal SC, Comandos Terror Sur, la Pandilla 97, Borrachos Capital, los Vagos, Subazul, la 13, los Carnales, Matadero, La 88, San José, Bandola Norte, Rincón Venecia, el Clan, los Canallas y la Banda Kennedy (LBK), parches, que actualmente se ubican en la parte lateral norte debajo del tablero.

Por parte de CA (Moneda) están: los Borrachos, la CK, la PK, Zipa, la 14, los Pinzas (que en el 2010 pasaron al otro bando) y Kilombo Norte Z 11; que son los parches antiguos de este sector. Luego siguen: los Pichos (que se paso al otro bando), la 80, Rolo 80, la Central, la Plaga, la Dosis, Delirio Azul, Gremio DC, Ciudad Gallina y Rolos DC. Los cuales fueron creados recientemente y no llevan mucho tiempo dentro de CADC. Estos están ubicados en la tribuna norte hacia el lado de occidental.

Las versiones sobre la discordia de los CADC, originada según los entrevistados por el ex técnico de Millonarios Luis Augusto García (El Chiqui) y el ex Presidente de Millonarios Juan Carlos López, son diversas.

William Zambrano dice que “no es extraño cuando se habla del Chiqui García y se habla de las cosas negativas que ha hecho en Colombia. No se me hace extraño que un técnico colombiano haga esto. Como ellos se ven caídos en la opinión pública tienen que recurrir a un grupo que los respalde y para ello necesitan plata”

A lo que César Augusto Londoño agrega: “no sé si pagaban o no, pero cuando aparece dinero y poder dentro de una organización hay peleas y conflictos para tratar de ganar ese poder y ese dinero”.

Un evento infortunado

Luego de la división orquestada por los antiguos administradores, El Diablo fue recluido en la cárcel por intento de homicidio agravado en contra de Camilo LBK, integrante del grupo de ‘Los Charlados’. Pagó 10 años y salió para seguir alentando con los Comandos Azules, tratando de construir una barra más futbolera y con la alegría de ver campeón a su equipo de nuevo.

“Ya esto tiene que cambiar, somos barra de pasión, ya no somos barristas de sangre, el barrista de sangre quedó atrás hace diez años. El que lo fue está en una cárcel o en un cementerio”, remata Jorge Lizcano,  Moneda.