Gastos improcedentes y no pertinentes, son algunos de los cuestionamientos contra la entidad prestadora de servicios públicos. Pago de gimnasios, canciones y patrocinio de equipos de fútbol profesional en entredicho, son algunas de las inversiones cuestionadas.

Por: Diana Lorenza Castellanos

dianis15castellanos@hotmail.com

Muchos hablan, comentan y critican la administración de la gerente de Aguas y Aguas, María Irma Noreña, cuestionando  algunas de las supuestas irregularidades que se han encontrado en esta empresa de servicios públicos. Lo cierto es que hasta el momento no hay ninguna prueba que pueda confirmar dichas  anomalías. La  pregunta es ¿no hay ninguna irregularidad y todo es transparente o son muy astutos y han sabido camuflar estos actos?

“Primera vez en 22 años que me encuentro a un gerente manipulando los contratos”, afirma  Jorge Hernán Penagos, comerciante de tubería y redes para alcantarillado.

Maria Irma Noreña (en el centro), Gerente Aguas y Aguas

Entre los actos más cuestionados de la empresa de Aguas y Aguas se encuentra la dilapidación de recursos, es decir, están gastando dineros que a juicio de varias personas  deberían ser invertidos en algo más productivo: “hay que mirar la eficiencia y la pertinencia del gasto”, asegura Carlos Alfredo Crosthwaite, ingeniero civil de la Universidad Libre de Pereira.

Ejemplo, la financiación de un video musical llamado “Ríos de agua pura”, que promueve el cuidado de los ríos, interpretada por Javier Enrique Rodríguez. La empresa se  gastó 21 millones de pesos, que para ellos se ven representados en la responsabilidad y conciencia que adquiere la gente por el cuidado de los ríos. Pero los sondeos muestran algo diferente, pues de una muestra de  10 personas, una sola conoce la canción. Adicional a ello se gastaron en difusión de imagen siete millones de pesos. “Hoy por hoy nadie se acuerda del tema, fue algo sin trascendencia alguna”, afirma Jorge Eduardo Hurtado, director artístico de RCN Pereira.

Refuta Diana Vega, comunicadora social y contratista de Aguas y Aguas, que “el poco impacto social se debe a que la difusión comercial se hizo solamente en comunidades aledañas a los ríos y en colegios”.

Otros gastos en entredicho

Otro ejemplo, el patrocinio con 3.000 millones de pesos al equipo del Deportivo Pereira, por tener en su camiseta el logo de la empresa. Logo que fue modificado, ya que un reconocimiento del 55% de la población no es suficiente para una empresa que es monopolio. “La mitad de la gente no lo conoce y le preguntan por el logo y la gente no sabe”, asegura Mauricio Cardona, comunicador social y contratista de la empresa Aguas y Aguas, para defender la inversión en el equipo, el mismo que llegó a sumar 32 fechas consecutivas sin ganar un partido.

Por último, un contrato con el centro de acondicionamiento físico BodyTech, en donde la empresa invierte 20 millones promoviendo el deporte a los empleados, algo fuera de las funciones de la empresa.

Estos son 4 gastos que han sido cuestionados y que para la empresa de Aguas todos tienen una razón y debida justificación, pero la pregunta sería ¿qué tan de acuerdo están los pereiranos con que la plata que pagan por el servicio de agua sea “invertida” de esa forma?

Aparte de lo mucho o poco que apoyen los ciudadanos, estas “inversiones”, aparentemente se salen del objeto social de la empresa: “La Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Pereira S.A. E.S.P, tiene por objeto principal la prestación de los servicios públicos domiciliarios de acueducto y alcantarillado, incluyendo sus actividades complementarias”.

¿Gastos de servicio o de inversión?

En caso de tomar como gastos apropiados de la empresa los desembolsos  anteriormente cuestionados, hay otra conducta inapropiada, ya que estos deberían entrar como gasto de servicio y no de inversión. Es decir, Aguas y  Aguas tiene un presupuesto para gastos de servicios y otro para gastos de inversión, los de servicio se financian con el dinero que recoge la empresa y los de inversión con dinero del Estado. “Hemos considerado en algunos momentos la imagen corporativa como un gasto de inversión, es decir, es una inversión en la imagen de la empresa que da créditos y mejora la  proyección de la empresa”, dice Mauricio Cardona,

María Irma Noreña es la gerente administrativa de la empresa Aguas y Aguas, en recae la mayoría de señalamientos por corrupción, pues cabe denotar la fortuna que ha conseguido durante su carrera en la administración pública. “A mi no me consta nada, pero una casa de más de 1.500 millones en Cerritos, las segundas tierras más costosas del país, dejan mucho qué desear”, afirma Carlos Echeverry, columnista del periódico La Tarde, refiriéndose a la propiedad familiar que adquirieron los Noreña.

Noreña perteneció a la estructura administrativa de la empresa de telecomunicaciones Cable Unión, empresa dirigida por el ex senador Habib Merheg, quien de la mano del entonces alcalde Juan Manuel Arango, le ofrecen el cargo de gerente de Aguas y Aguas en el 2006. “Habib Merheg fue quien la posesionó, la llevó a ese puesto”, afirma Jorge Hernán Penagos.

Desde este año, se han venido presentando quejas y disgustos por la forma de contratación.  Aguas y Aguas es una empresa pública porque la naturaleza jurídica de esta es  “una empresa de servicios públicos mixta, perteneciente a la rama ejecutiva del poder público de orden municipal”, así lo expone Carlos Torres, secretario general de Aguas y Aguas.

Esta naturaleza jurídica le permite a la empresa de aguas contratar de forma directa y sin intermediario, personal por un monto de mil millones de pesos, facultad que dio la ley 142 para que estas empresas pudieran optimizar servicios y así ejecutar obras de manera rápida para garantizar la prestación  de los servicios. De acuerdo con esto, la gerente puede gestionar la contratación de  quien quiera y sin control alguno.

Esto ha generado, según los críticos, muchos sobrecostos a la hora de contratar, pues en esta modalidad los contratos se llevan a todo costo, a diferencia de las licitaciones públicas, que permiten la libre competencia de mercado y  una reducción de gastos.

“Ahí tenemos que confiar que ella es un ángel impoluto, eso no se le puede dejar con que la persona es impoluta y que es un dechado de virtudes, entre más virtudes impolutas tenga, más mecanismo de control debe tener la persona“, recomienda Fernando Arias, concejal del Polo Democrático Alternativo.

Formas de contratar

Otra forma de contratar es mediante invitaciones privadas, donde se llama a 3 o 4 proponentes, para que presenten una propuesta y la gerente escoge quién gana, sin importar el precio, si es más alta o más baja, ella decide a  quien contrata. De esta forma, muchas veces se direccionan los contratos: “simplemente les ponen tantos requisitos, que no todos alcanzan a entrar”, comenta un ingeniero en una reunión de  la Asociación de Ingenieros de Risaralda

Con esta forma de contratación, se dice que María Irma Noreña ha triplicado su patrimonio pues casualmente su esposo, ex personero de Pereira, con poca relación con el gremio de la construcción, compró la ferretería llamada “La casa del constructor”.

Ferretería La Casa del Constructor de la calle 14.

No necesariamente la empresa de Aguas y Aguas tiene que contratar con estas ferreterías para favorecerlas. “Eso le dan unas vueltas para disimular el tema de la contratación, por eso no aparecen directamente ellos involucrados, pero sí le dan la vuelta a través de otras ferreterías”, dice Jorge Penagos. Es decir, un ejemplo, el suministro de 200 medidores de agua, “La casa del constructor” los podría dar a 18 millones de pesos, pero la licitación se la dan al almacén Paris, quien le compra a “La casa del constructor” y le vende a Aguas y aguas en 22 millones. Esta sería una forma de favorecer el negocio de su esposo,  aumentando los sobrecostos.

Según Carlos Torres, las personas o entidades que invitan a las licitaciones, siempre son distintos, pues hay un registro de proponentes que está rotando constantemente, la dificultad esta cuando aparece una figura de “testaferrato” en los contratos.

Para Penagos, “hay un grupito de ingenieros a los que no les falta contrato” y todo esto es posible debido la falta de control. Esta forma de contratar también afecta a los jóvenes ingenieros que están a la espera de una oportunidad, para demostrar su talento y su habilidad, pero al contratar siempre  los mismos, estos jóvenes van quedando marginados de una oportunidad

Crear conciencia

Juan Carlos Valencia, plomero de Aguas y Aguas, y presidente de SINTRAEMSDES, Sindicato de Trabajadores de Empresas Públicas, afirma que el problema más que de corrupción es de conciencia.

“El problema está es en la gente, en la medida que la gente tenga claro la conciencia de que eso no se debe  hacer, que se tiene que trabajar por las condiciones que hay  en este país y que esas cosas vayan apuntando a mejorar la población colombiana, pues en esa medida cambiarán las cosas”, afirma Juan Carlos Torres

Al final de cuentas, legalmente no hay nada que pueda demostrar que esta empresa no está cumpliendo con los principios establecidos dentro del artículo 209 de la Constitución política que dice que “los recursos deben manejarse dentro de los principios de trasparencia de legalidad y serenidad de economía”. Pregunta el ingeniero Crosthwaite: ¿Hay legalidad cuando se contrata personas que no son idóneas?”. “Hay trasparencia cuando todo se adjudica a dedo, cuando se debe hacer licitación pública, hay economía cuando se gastan en objetos sociales que para nada corresponden con el objeto de la empresa.

Ahora el pueblo se debe preocupar por no dejar que el único patrimonio que le queda a los pereiranos y el cual le ha costado tanto a la gente y al gobierno sacar adelante, pase a manos del sector privado.  “Lo ponen bueno, lo ponen bonito, y después viene un empresario y dice: yo voy a operar el servicio,  como lo que ha venido pasando en Colombia, todo ya es privatizado”, remata Crosthwaite.