La quebrada Uré es el centro de la vida comunitaria. Fotografía / Liga Contra el Silencio

dav