Las leyes del despojo

La guardia indígena, después de la policía, precedía la marcha.
La guardia indígena, después de la policía, precedía la marcha.

La minga indígena que se vive en el país no tiene otra razón de ser que la indiferencia del gobierno y la ciudadanía en general. Como se demostró en la marcha del siete de mayo del presente año, los acuerdos firmados en defensa de los derechos de los pueblos indígenas están lejos de ser cumplidos.

Por: Maria Laura Idárraga

En materia territorial, diferentes medios de comunicación y periodistas alrededor del país, se han encargado de denunciar los atropellos que están cometiendo las multinacionales extranjeras con la extracción de minerales como el oro, el carbón y las implicaciones que tiene esta práctica en el medio ambiente, como la deforestación y la contaminación de los ríos, entre otras, que no son más que las leyes del despojo.

Los acuerdos firmados con diferentes ministerios, encabezado por el ministro de Interior y Justicia, Aurelio Iragorri, de acuerdo a políticas jurídico administrativas y minero energética, son las que más preocupa a los indígenas ya que, a pesar de los diferentes decretos y artículos de la constitución política que los respalda, no han podido encontrar otra salida a la invasión de las empresas multinacionales extranjeras, ni siquiera después del convenio 169 firmado por la Organización Internacional del Trabajo, que reglamentaba como obligatoria la consulta previa de los pueblos indígenas frente al ingreso de dichas multinacionales.

A través de esta marcha nacional, que se llevó a cabo en las principales ciudades del país y congregó a los más de 100 pueblos indígenas de las diferentes regiones, los manifestantes pedían al gobierno se les respetara sus derechos territoriales y ancestrales, además de declarar firme apoyo al paro agrario que hasta hoy deja múltiples perdidas económicas para los campesinos.

_DSC0341

Más de 10 horas de trayecto desde los resguardos hacia la ciudad, debieron caminar la gran cantidad de indígenas Embera Chami y Embera Katío, provenientes de Quinchía, Guática, Pueblo Rico, Mistrató, Belén de Umbría, Marsella y Pereira, dejando un mensaje a los ciudadanos: no más indiferencia frente a los derechos de los pueblos indígenas, quienes, entre otros motivos, se han tenido que desplazar a la ciudad por la violencia, el conflicto armado y el no cumplimiento de las políticas públicas que se han firmado desde hace más de seis meses y cuyo plazo se acabó.

Dentro de sus peticiones, solicitaban la comprensión de la ciudadanía para que se extendiera su voz. Además, los decretos reglamentarios que establecen la protección de los territorios ancestrales, pactaron la creación de una comisión conjunta de trabajo entre el gobierno nacional y los delegados de la minga indígena nacional que tampoco se ha logrado, incluida la ampliación, constitución y saneamiento de los pueblos indígenas y su presencia ante la comisión en los diálogos de paz en la Habana.

_DSC0366

Para darle continuidad a la minga, los indígenas seguirán por 15 días manifestando su rechazo ante las leyes del despojo, por su autonomía, cultura y dignidad. Conrado Nacavera, líder de la organización Kurmadó Pereira y médico tradicional, explica que desde Pereira se está apoyando la minga indígena nacional en relación a la conservación del medio ambiente. “Se ve la madre tierra urgida en que tenemos que hacer un control importante, ya que nos estamos quedando sin oxígeno y sin agua, lo cual es una advertencia. Si no cuidamos este sistema, destruiremos lentamente a la nueva generación”, expresa.

Hoy la ciudad se está sintiendo. Observa con atención a los indígenas que vienen a marchar por sus derechos. En lo local, también se plantearon acuerdos mediante la construcción de políticas públicas y plan de vida indígena, pero, como indica Nacavera, ha estado muy pausado. “El gobierno no ha querido mostrar esa voluntad política para conseguir el apoyo institucional, nuestro alcalde ha sido muy lento, se hace el sordo”.

_DSC0427
Conrado Nacavera, líder de la organización Kurmadó Pereira y médico tradicional.