Desde asesorías hasta tejas contrata cualquier alcaldía del país, pero la ciudadanía de San José del Palmar denuncia que los procesos no son del todo transparentes, algunos contratistas no  son los más idóneos y el valor total de otros deja mucho para la imaginación. Procuraduría General de la Nación tiene la palabra.

Aspecto de la entrega de algunas tejas a las víctimas de la violencia y damnificados por la ola invernal del 2016. El contrato, por 230 millones de pesos,  fue adjudicado de manera directa a ASODECORS, una asociación de Córdoba involucrada en irregularidades en otros departamentos, según la Procuraduría.

 

 Unidad Investigativa

El departamento del Chocó es tristemente famoso en el panorama nacional por dos cosas: la corrupción política y el aislamiento geográfico. San José del Palmar es como un pequeño Chocó dentro del Chocó, puesto que paradójicamente está aislado del resto del departamento y su comunicación depende de una pésima carretera que atraviesa la cordillera occidental a setenta kilómetros de Cartago, Valle del Cauca. Por esta circunstancia, las diligencias jurídicas y relaciones comerciales de los palmareños tienen que ver más con el Norte del Valle que con su propio departamento; además, a diferencia del resto de la región donde predominan las comunidades afrodescendientes o indígenas, en San José hay una importante población mestiza.

León Fabio Marín Moncada, alcalde de San José del Palmar.

Sin embargo, San José del Palmar no se ha librado de los escándalos por corrupción y las irregularidades que han sido frecuentes en el resto del departamento. En octubre de 2016 una veeduría ciudadana del municipio denunció ante la Procuraduría que la administración de León Fabio Marín Moncada –quien llegó a la alcaldía apoyado por el partido Alianza Social Independiente (ASI) – ha cometido numerosas irregularidades desde mediados de 2016. Entre las denuncias se habla de nombramientos en las Empresas Municipales para pagar favores políticos, conflicto de intereses con los negocios particulares del Alcalde y sus hermanos, obras que no se ejecutan según lo previsto, así como varios contratos celebrados que tienen anormalidades evidentes.

Un primer contrato –número PS201683– fue suscrito entre el alcalde León Fabio Marín y la fundación Red Integral de Colombia, cuya representante legal es Sandra Yineth Afanador Mosquera, quien también figuraba como rectora de la IE Gimnasio Líderes del mañana, de Fontibón, Cundinamarca.

El contrato fue adjudicado de manera directa y contempla la entrega de 35 millones de pesos para una supuesta capacitación sobre cuidado del medio ambiente para desarrollarla durante siete días; sin embargo, en ninguna parte se justifican los rubros pormenorizados ni se explica cómo será gastado todo ese dinero en tan poco tiempo. La mencionada fundación, matriculada el 10 de diciembre de 2015 en la Cámara de Comercio de Bogotá, menos de dos años antes de la firma del contrato, tiene como actividades misionales “otras actividades de suministro de recurso humano, construcción de otras obras de ingeniería civil, actividades de asistencia social sin alojamiento para personas mayores y discapacitadas, actividades de otros servicios de comidas”. En conclusión, nada relativo a las labores específicas encomendadas en el contrato.

Nunca quedó claro cómo se realizaron las capacitaciones, cuáles fueron los elementos comprados o los profesionales pagados para tal fin. La propuesta que fue presentada por la Red Integral de Colombia contiene un apartado donde deberían explicarse las actividades que iban a realizarse, sin embargo, la descripción es vaga e imprecisa y solo especifica que habrá dos fases de ejecución de la propuesta:

“La primera fase consiste en la asesoría integral a los que en ella participan para que sean ellos los encargados de velar preservar y cuidar el medio ambiente con pedagógicas (sic) que les permita desarrollar en forma eficiente dichas tareas de conservación y ser multiplicadores del buen cuidado de esta. SEGUNDA FASE. Consiste en un recorrido donde se visualizarán los agentes contaminantes y si es el caso se hará una limpieza del mismo de forma preventiva”. Es difícil creer que algo tan sencillo le cueste al erario 35 millones de pesos en una tarea que ocupa solo una semana, según el contrato.

 

Contratista bajo sospecha

Tras la oleada invernal del 2016, la Alcaldía contrató con una asociación llamada ASODECORS –representada legalmente por Lucy del Socorro Solano Díaz y cuya sede queda en Montería (Córdoba)–, la entrega de unas láminas de zinc para familias víctimas de la violencia afectadas por vendavales. Esta contratación directa contempló el desembolso de $230.180.883 para la compra de dichas láminas de zinc. Pero en la propuesta que presentó ASODECORPS no se hace ningún registro pormenorizado de los costos por unidad, ni de la forma como se invertirá dicho dinero. Ni siquiera se específica el número de láminas que serían compradas, la cotización y los criterios con los cuales se llevaría a cabo la transacción, tampoco la manera en que se adjudicarían a los beneficiarios.

Fuente: Contraloría General del Departamento de Córdoba.

La representante de la asociación había sido detenida en febrero del 2016 por la Fiscalía, acusada junto con otros por los delitos de peculado por apropiación, peculado por apropiación oficial diferente, contratación sin cumplimiento de requisitos legales, celebración indebida de contratos y falsedad ideológica en documentos públicos. Hechos ocurridos en el municipio de Los Córdobas (Córdoba).

ASODECORS también se vio envuelta en un escándalo con el destituido e inhabilitado alcalde de Necoclí (Antioquia) Adalberto Baena Oyola, quien según la Procuraduría contrató de manera irregular con esa asociación por valor de $1.399.000.000, con el objeto de construir cinco centros de infancia. La destitución se dio en el 2015. Para rematar los señalamientos contra ASODECORS, la Contraloría General del departamento de Córdoba en auditoría realizada a la asociación durante la vigencia 2014 encontró seis hallazgos administrativos y uno de carácter fiscal. Pero a pesar de los antecedentes, de conocimiento público, el nuevo contrato se realizó sin ninguna objeción.

El alcalde León Fabio Marín entregando algunas de las láminas.

El Plan no lo aprobó el Concejo

Otro contrato irregular –número CV201607– tiene que ver con la solicitud de servicios para elaborar un Plan de Desarrollo en el municipio. El alcalde justificó que sería un contrato de asignación directa y no se haría por licitación argumentando que se iban a “aplicar factores de selección que permitan identificar la oferta más favorable”, pero luego aclaró que “por tratarse de una contratación directa, no se aplicarán factores de evaluación ni ponderación, siendo en este caso la verificación y comprobación del cumplimiento  de los requisitos jurídicos, técnicos [y] las condiciones de experiencia del oferente la base para la aprobación de la oferta presentada”. Lo extraño es que si no hubo una convocatoria pública resulta imposible saber de dónde salió el oferente (ver estudio previo para el contrato). Todo indica que este contrato fue adjudicado a dedo, según las conveniencias del alcalde. Finalmente, según la denuncia que se hizo ante la Procuraduría, el Plan de Desarrollo “Honestidad y lealtad, es nuestro compromiso” fue contratado por sesenta millones de pesos, aunque nunca fue aprobado por el Concejo Municipal, el alcalde lo aprobó por decreto, afirman varios ciudadanos.

Del mismo modo, la ciudadanía denuncia inconsistencias e incumplimientos en otros contratos que la Alcaldía ha ejecutado. Obras que se entregan a medias o que se realizan con materiales de más baja calidad a los presupuestados, como sucedió con un contrato por algo más de 12 millones para construir un corral municipal donde guardar los animales callejeros, corral que se cobró como si hubiera sido elaborado con madera inmunizada cuando en realidad el contratista utilizó guaduas y plásticos, o el caso de un contrato  por 40 millones de pesos para realizar limpieza de caminos y trochas rurales que fue adjudicado a Francisco Giraldo López, un aliado político del alcalde León Fabio Marín, que habría apoyado su campaña según los denunciantes. También hay reiterados señalamientos por parte de la comunidad a hermanos del Alcalde, quienes se han visto beneficiados en sus negocios particulares como la venta de gasolina o el suministro de materiales de ferretería para las obras, lo que genera un obvio conflicto de intereses.

Las denuncias por corrupción se suman así a una serie de problemáticas que afectan a San José del Palmar desde tiempo atrás, como la presencia de un frente del ELN que extorsiona a comerciantes y ganaderos de la región, y también presiona a las administraciones públicas para apropiarse de los recursos del Estado.

Buscamos de manera insistente una declaración del alcalde de San José del Palmar, pero nunca contestó las llamadas o el mensaje de voz que se dejó en el buzón de su teléfono.