MASACRES: UN HORROR QUE NO CESA

Por / Liga Contra el Silencio

Mapiripán, El Naya, El Salado y Bojayá nos recuerdan episodios atroces de nuestra historia reciente, con decenas de vidas segadas por distintos grupos armados. Las masacres ocurridas allí nos remiten a una violencia que creíamos superada.

La desmovilización de los paramilitares con la Ley de Justicia y Paz, y el acuerdo firmado con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, fueron dos oportunidades que le prometieron a Colombia el fin del asesinato en masa. En ambos momentos pensamos que las masacres dejarían de ocupar titulares. 

Pero este año llegó la pandemia, y a sus víctimas numerosas se agregaron otras evitables: líderes sociales, defensores de derechos humanos, excombatientes y muchos otros asesinados en diversas masacres (homicidio intencional de tres o más personas en las mismas circunstancias) recurrentes. A los nombres del pasado se suman ahora Caucasia, Argelia, Cúcuta y varios más.

La Liga, junto a varios aliados (Consejo de Redacción, De La Urbe, Rutas del Conflicto, Verdad Abierta) y periodistas de los departamentos más afectados por esta nueva violencia, realizó este especial que reúne historias sobre lo que está ocurriendo en estos territorios. Testimonios de sobrevivientes que se atrevieron a hablar, voces de expertos, aportes de organizaciones sociales, interpretaciones sobre el fenómeno, bases de datos y mapas que registran cada hecho ocurrido entre agosto de 2018 y diciembre de 2020. El resultado es un amplio análisis que busca aportar elementos para la construcción de memoria y la búsqueda de una solución urgente.