“La selva es un dilatado y medroso cementerio, que en sostenidos embrujos esconde sus muertos, y no los devuelve nunca porque se queda con ellos. No digas más el destino de tu dolor tan inmenso, ni busques inútilmente del hijo amado los huesos; si el hijo se te perdió te queda en cambio los huesos” (Clemente Silva, Baudilio Montoya).

Cada una afronta la situación de forma distinta: Maribel, esperando la peor noticia y Gladys con la viva esperanza del regreso de Freddy.

 

Por: Katherin Monsalve*

Fotografías: Juan José Amaya**

La montaña rusa

En ocasiones, cuando se refieren a Freddy; Maribel y Gladys confunden los tiempos presente y pasado: a veces Freddy tiene algo, otras veces lo tenía.

–Las llamadas que nos llegan son de terceras personas que han escuchado cosas y de una nos llaman, cuenta Maribel.

–Como nos llegan buenas noticias nos llegan malas, ¿usted se imagina uno qué tranquilidad puede tener así? – pregunta Gladys.

Jenny hizo lo contrario.

–En un momento la Secretaría de Educación y todo el mundo me decían que él estaba muerto. Y yo lo lloré, fue perdido para mí. Y después me llamaron y me dijeron: está vivo. Juegan mucho con la estabilidad emocional de uno. Preferí alejarme de ese tipo de comentarios.

¿Será mejor vivir sin tener ninguna sospecha sobre su estado actual?, ¿o será mejor creer que vive, así al otro día lo mate una nueva llamada?  

Las versiones

Después de ese día la vida de Freddy ha sido construida y demolida muchas veces, tantas versiones de su existencia lo hacen un desconocido.

Diciembre de 2011. Límites con el Guaviare.

Mientras los lugareños parrandeaban el 24 y 31 de diciembre, Gladys los miraba… el año pasado en esas fechas era ella la que parrandeaba en su finca con toda su familia reunida; en ese momento comenzó a dolerle la incertidumbre.

Hace dos años que Gladys no va a la zona.

–Uno siente que lo abandonó – añade.

Un miembro de la Junta de Acción Comunal le dijo a Gladys: “al Profe lo tienen en Cachicamo (Guaviare)”.

Marzo de 2012. Límites con el Guaviare.

Jenny volvió a trabajar como docente con la Diócesis de Granada (Meta). Pidió que la enviaran cerca de Guayaberos, allí habló con alguien de una ONG. Fue clara:

–Yo quiero saber dónde está Freddy.

– ¿A usted todavía no le han dicho la verdad?

–No, dígame usted.

–Yo voy a consultar si puedo decirle.

Cinco días después Jenny estaba en una lancha de regreso a Granada. Su vida corría peligro una vez más.

Y como si no fuera suficiente que Freddy pareciera un fantasma que ronda los límites del Guaviare con el Meta, apareció esta versión:

–Varios nos han dicho, aún nos llegan noticias, que a él lo ven enseñándole a la guerrilla- dice, sin titubear, Maribel.

Jenny duda por un momento, luego se decide: “se me olvidaba decirle algo”. Fue en el año 2009. Habla de un sacerdote llamado Guillermo Márquez, de sus amoríos con una profesora de la institución que Freddy dirigía en ese momento. La profesora no cumplió con su trabajo y Freddy pidió que la trasladaran. El sacerdote llevó a Freddy ante la coordinación educativa acusándolo de robo. Freddy dijo lo que sabía de él y la profesora. “Listo, usted se me tiró mi carrera como sacerdote, pero adentro nos vemos”, le sentenció Guillermo cuando salieron de la reunión. Jenny asegura que el sacerdote mantenía una relación cercana con la guerrilla, y hoy en día es militante de la UP.

La última conjetura de la existencia de Freddy es el relato de una guerrillera. No hay nombres propios, hay similitudes: un profesor secuestrado, una familia buscándolo, las amenazas. Según ella, “se les fue la mano con la tortura que le hicieron y no lo entregaron por miedo a la comunidad”, dice Gladys mientras achica los ojos y aprieta los labios.

Muerte presunta

En Colombia hay tres formas de existir según el Código Civil: la existencia de la persona (vida), el fin de la existencia (muerte) y la presunción de muerte por desaparecimiento (muerte presunta).

La vida o la muerte en términos civiles tienen implicaciones patrimoniales, si la persona está muerta civilmente hablando, existe la posibilidad de disponer de los bienes de esta. Freddy tiene dos herederos presuntos: Alejandra y Santiago; Jenny también. La decisión fue tomada en el año 2013, Jenny inició el proceso en la Defensoría del Pueblo de Villavicencio. Después de pasar de un abogado a otro y otro, de interponer tutelas, obtuvo una abogada fija.

–Las entidades no van a esperar que uno pruebe que está vivo, por ejemplo, la Secretaría de Educación necesita ese papel para hacer el proceso de liquidación y para que los seguros cubran las deudas. Pero todavía no ha salido, es un proceso bastante lento – explica Jenny.

Gladys y Maribel no están de acuerdo con este proceso. En una de sus declaraciones Gladys dejó ver el motivo: “yo siempre lo espero a él vivo”.

21 de diciembre de 2016. Villavicencio, Meta.

La secretaría de educación del departamento del Meta expidió la resolución número 6276 de 2016, en la que se consideraba:

“(…) Que dentro del proceso presentado ante el Juez Segundo de Familia No. 2014-00271-00, se profirió sentencia declarando la muerte presunta por desaparecimiento del señor FREDDY TORRES LONDOÑO, identificado con la cédula de ciudadanía No. 96.361.207 expedida en Puerto Rico Caquetá, declarando que la fecha de defunción del señor FREDDY TORRES LONDOÑO, ocurrió el día 15 de septiembre de 2013 (…)”.

La respuesta en el patio ajeno

Gladys y Maribel dieron su voto a Juan Manuel Santos por un motivo:

–Si se da la paz van a sacar a toda esa gente de por allá, y es donde nosotros nos vamos a dar cuenta de si en realidad mi hermano está vivo o está muerto. Que ellos digan dónde lo dejaron – dice Maribel.

–De pronto tengo esperanzas en este proceso de paz, creo que van a decir las verdades- admite Gladys.

Y no se trata solamente de una esperanza, las negociaciones entre el Gobierno y FARC tienen que responder la pregunta de esta y otras familias en el país: ¿dónde están? Por eso, el punto 5 de la agenda de negociaciones aborda el tema Víctimas; en este se sientan las bases de la Unidad Especial para la Búsqueda en el contexto y en razón del conflicto, el cual es un componente del Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No repetición.

Jenny envió una carta a la Presidencia de la República. El 27 de agosto de 2015 recibió una respuesta: “esta oficina envió copia de su escrito a los integrantes de la Mesa de Conversaciones en La Habana-Cuba”.

Un deseo que comparten ellas es recibir una respuesta directa, que las miren a los ojos y que respondan las preguntas que se han hecho desde que el reloj de pulso quedó suspendido: por qué y dónde.

– ¿Por qué es tan importante la verdad?

–Porque nosotras al saber la verdad vamos a redimir. Nosotras en este momento no sabemos qué hizo Freddy de grave para que esa gente le hiciera tanto daño – puntualiza Maribel.

–A tener un descanso- complementa Gladys.

­–Nosotros necesitamos un descanso, por lo menos un cuerpo, por lo menos hacerle una despedida. Es muy complicado porque a pesar de que yo traté de rehacer mi vida, estoy tratando de hacer de nuevo un hogar, uno no cierra el ciclo y uno sigue esperando y hay algo que no deja que uno pueda continuar- concluye Jenny.

 

*Estudiante de Comunicación Social y Periodismo, Universidad del Quindío

**Estudiante de Comunicación Social y Periodismo, Universidad del Quindío

Lea la primera parte aquí