Cementerio de La Gabarra, Tibú_Crédito La Liga Contra el Silencio