Estas tres palabras parecen marcar el compás de una canción cualquiera o de una tonada de esas que se quedan en el alma. Vaya uno a saber. En el presente informe, fruto de un extensa investigación universitaria, suenan los acordes de aquellos que desde múltiples orillas, ignoradas diversidades y necesarias divergencias hacen mucho por darle un sonido distinto a un país que necesita reconocerse diferente, plural y variopinto. Son músicas que tienen el alma de múltiples ciudadanías, muchas de ellas perseguidas y excluidas de las corrientes culturales hegemónicas. ¡Bienvenidos y que suenen otras voces!

 

Por / Marcello Correa