Cuando Ana y Jaime regresaron a las tablas después de varios años de silencio, lo hicieron con Los años inmensos, cuyo hipotexto era otro poema de Nelson Osorio Marín. La canción era una antología musical que refrendaba la presencia del poeta calarqueño en la exitosa trayectoria artística del memorable dueto colombiano.

Por: Carlos Alberto Villegas Uribe*
Para finalizar 2017 la Biblioteca de Autores quindianos entregó a los lectores colombianos la obra Alguien recogerá mis remos. Poesía reunida. Un nuevo volumen de la extensa y valiosa bibliografía del crítico literario colombiano Carlos Alberto Castrillón Ramírez**, quien hace el estudio y edición.
Alguien recogerá mis remos pone en valor la obra del poeta calarqueño Nelson Osorio Marín, uno de los mejores poetas de Colombia, de acuerdo con el coautor de la compilación, el escritor, cronista y músico Libaniel Marulanda.
La poesía de Nelson Osorio Marin sirvió de hipotexto a la gran mayoría de canciones del recordado dueto colombiano Ana y Jaime, lo cual lo convierte también en uno de los poetas más cantados de la historia de la literatura colombiana
Las canciones de Ana y Jaime, al lado de las de Víctor Jara, los hermanos Parra y Alí Primera, inflamaron a lo largo de la geografía latinoamericana los corazones de una juventud que arribaba a la conciencia social después de la revolución del mayo francés y constituyeron los años inmensos de la utopía roja.
Cuando Ana y Jaime regresaron a las tablas después de varios años de silencio, lo hicieron con Los años inmensos, cuyo hipotexto era otro poema de Nelson Osorio Marín. La canción era una antología musical que refrendaba la presencia del poeta calarqueño en la exitosa trayectoria artística del memorable dueto colombiano.
Transcribimos para los lectores el poema de Los años inmensos y celebramos el trabajo de los escritores Carlos Alberto Castrillón Ramírez y  Libaniel Marulanda, quienes con la compilación Alguien recogerá mis remos realizan un valioso ejercicio de memoria crítica de la obra poética del colombiano Nelson Osorio Marín.

Los años inmensos 

Recuerdas hermano los años inmensos
Con el Che, los Beatles y el jazz en bohemia
El Vietnam ardiendo como vena abierta
Y nuestras canciones siempre en contravía
Recuerdas hermano….

Tu fusil amor
Es la música más libre bajo el sol
Es sangre y es futuro del amor
Tu fusil amor…

Recuerdas hermano que nos marginaron
Por creer despiertos en el hombre nuevo
Por ser los espejos del gran desconcierto
Y por romperle el cuello a la indiferencia
Recuerdas hermano cafetín y entrega
Viviendo a Colombia tras muchas cervezas
Y en un rojo trasfondo de frases y emblemas
Oro, negro y tinto eran nuestra mezcla

Recuerdas hermano…

Café y petróleo, cumbia del mar
Joropo del llano
Aguardiente y ron
Hola chico ala coca colo
Cónchale vale, como son las vainas
Al cinco el saco
A ocho el barril
Vende, vendo, vendo, vendo, vendo, vendo
¿Quién da más?, ¿nadie da más?
Entonces vendido a la Coffe Petroleum Company

Simón Bolívar, libertador
Murió en Santa Marta, en Caracas nació
Porque no importa dónde se nace
Ni dónde se muere, sino dónde se lucha

Recuerdas hermano
A Camilo Torres
A la Janis Joplin, Allende o a Bateman
Manojo vibrante que fue deshojado
Por esta historia ciega que aún no ha pasado
Recuerdas hermano los sueños en grande
Los anhelos rotos y el miedo asechando
Y en las pausas duras del aplazamiento
Alegrías y soles siempre acompañando
¿Recuerdas hermano?

Hubo más alegrías y estaciones en el sol
Pero el vino y la canción ya se fueron con el sol
Hubo más alegrías y estaciones en el sol
Pero el vino y la canción ya se fueron con el sol

Recuerdas hermano los poemas rojos
Y los soles frescos de los sublevados
Íbamos al lomo de vientos bravíos
Sembrando semillas de nuevos caminos
Recuerdas las lunas amando y cantando
Que la esperanza vive mientras dura el sueño
Por eso nadie ni nada ni el tiempo
Podrán expropiarnos todo lo soñado

¿Recuerdas hermano?

Ricardo reunió a los hombres y les habló con despacio
Palabras verde esperanza teñidas de sal y selva
Les dijo la vida es nuestra, también es nuestra la tierra
Y las palabras que traigo son semillas también nuestras
Ay ay ay ay, son semillas también nuestras
Ay ay ay ay, son semillas también nuestras
Ay ay ay ay

ayayayayayayayayayay…

 

* Ph.D. en Lengua, Literatura y Medios. Universidad Complutense de Madrid.
Estudios de Maestría en Escritura Creativa. Texas University at El Paso.

** Carlos Alberto Castrillón registra, entre otras publicaciones: Apuntes de coronimia antioqueña (coautor, 2011); Marginalia: Encuentros con la literatura (comp., 2010); Libro de abluciones (2010); Bernardo Pareja y los argonautas del espíritu (2010); Tres ensayos de vecindad (2010); Montoya. Obra poética (1938 – 1963) (varios autores), Burlemas e infortunios en la ironía de Les Luthiers (coautor, 2011), Palabras reincidentes (2014).