Como recomendaciones, el grupo de Oncología de la Fundación Santa Fe que llevó a cabo este recuento de publicaciones, sugiere promover las fuentes de financiación estatales, robustecer las redes de trabajo colaborativo y enriquecer el capital humano especializado en oncología y hematología, así como mejorar las capacidades de la infraestructura en investigación.

mapa

Por: UniAndes

Entre científicos, los congresos son ideales para divulgar y conocer resultados de investigación. Por eso, para calcular qué tanta producción científica sobre cáncer hay en América Latina, un equipo del Instituto de Oncología de la Fundación Santa Fe se dio a la tarea de identificar las intervenciones latinoamericanas en los congresos anuales de las cuatro asociaciones internacionales más reconocidas: American Society of Clinical Oncology (ASCO), European Society of Medical Oncology (ESMO), European Cancer Organization (ESMO ECCO) y American Society for Radiation Oncology (ASTRO).

De acuerdo con esa medición, entre 2000 y 2010 se presentaron 1.972 resúmenes de investigaciones realizadas por científicos latinoamericanos o en las que al menos la mitad de la población estudiada es latina.

Portada_AltasCon 51,1% de la producción, Brasil es el más prolífico en investigación en cáncer (tal como sucede con otras áreas del conocimiento), seguido por Argentina, México, Perú, Chile y Uruguay, países que concentran el 95,2 por ciento del total de la investigación en esa área en la región.

En total se tuvieron en cuenta 24 países del centro y el sur de América y aquellos de las Antillas donde se hablan lenguas derivadas del latín. Entre esos están Belice, República Dominicana, Ecuador, Haití, Nicaragua, Surinam, Guyana y Guyana Francesa, de los que no se registraron investigaciones.

Durante esos 10 años Colombia presentó 25 abstracts, es decir 0,6 investigaciones por cada uno de los 40 congresos realizados en ese periodo. Brasil, en contraste, presentó 25 por encuentro. Y de los colombianos, solo tres se convirtieron en texto completo de publicación en revistas indexadas.

En general, solo 17,9% de los resúmenes de investigaciones latinoamericanas terminan en publicaciones completas después de un año de haber sido presentadas en congresos, mientras que en otras latitudes la tasa de publicación está entre 45 y 50 por ciento.

La falta de inversión en ciencia y la escasa promoción de trabajo colaborativo entre investigadores, son dos de las razones más evidentes para la baja producción de conocimiento en el país, a las que Andrés Mauricio Acevedo, coordinador del grupo que realizó la bibliometría, agrega la ausencia de información epidemiológica sobre cáncer, la dificultad para priorizar los temas en los cuales investigar y el hecho de que “los médicos no sabemos escribir”, que se suma a las trabas propias de hacerlo en otra lengua.

Como recomendaciones, el grupo de Oncología de la Fundación Santa Fe que llevó a cabo este recuento de publicaciones, sugiere promover las fuentes de financiación estatales, robustecer las redes de trabajo colaborativo y enriquecer el capital humano especializado en oncología y hematología, así como mejorar las capacidades de la infraestructura en investigación.