Galileo Galilei

El diablo está en los detalles

Los académicos en la posición opuesta, al verse incapacitados para refutarle, recurrieron a la Iglesia, para mostrar que la teoría heliocéntrica entraba en contradicción con la biblia. Fueron los académicos quienes colocaron a Galileo en una posición desventajosa ante la Iglesia. 

Galileo Galilei
Galileo Galilei

Por: Yotas

Esta frase puede entenderse como que la decisión final está dada por los detalles; quienes la dicen deben hablar de tentaciones o elegir una posición más que otra. Diré en este texto que esa frase significa que a mayor detalle mayor información se puede obtener y, de esto, decisiones mejor planeadas se pueden tomar.

En los detalles está el poder matizar una opinión, poder separar los distintos aspectos de modo que no se vean viciados meramente por nuestra manera de verlos, sino que al menos haya más información para decidir. En la enseñanza de la ciencia en Colombia –creo que esto también se ve internacionalmente– suele suceder que el conocimiento de aspectos históricos que involucren a la ciencia no se toma como importante, más allá del hecho que cierto personaje haya propuesto determinada teoría. Más que como un dato importante, como un acto de respeto y reconocimiento.

Ciertamente, si fuésemos a enseñar a seres que no dedicaran su vida nada más que al aprendizaje de teorías ya construidas, esta manera de presentar las teorías y sus autores serían más que suficiente. Pero los estudiantes en su mayoría tienen muchas relaciones sociales que los obligan a verse envuelto en protocolos que relacionan sus estudios y su forma de ser. A partir de prejuicios, muchos basados en desconocimientos, se relega a un potencial académico.

Vidas ejemplares

Leonhard Euler
Leonhard Euler

Como un ejemplo sencillo, principalmente hipotético, pero no del todo, es importante contar que Einstein propuso su teoría de la relatividad, que Euler propuso la ecuación que salvó a los números complejos y que Darwin habló de la evolución. Con estos pocos datos y los prejuicios de la nación sobre cómo ser científico se instauran condiciones tácitas de conducta sobre quienes se preparan en ciencia. Se dice que para ser un buen científico hay que aceptar las ideas que propone el profesor, se dice que no se puede ser religioso y que hay que derrocar las ideas religiosas por dañinas.

Si estas condiciones están en alguna facultad de ciencias, se ignora cómo fue la lucha de Einstein para que sus ideas fueran escuchadas, se ignora la profesión a la que se dedicó Euler y se ignora la prudencia que tenía Darwin para comunicar las consecuencias religiosas de su teoría. Si, además, en esta nación hipotética (casi) se dice que un científico debe tener un comportamiento aceptado culturalmente, se desconoce el comportamiento que tuvo Galois. Además, personajes como Galois, Einstein y Oppenheimer tuvieron participación política importante, por si alguno considera que los aspectos políticos no son propios de los científicos.

Charles Darwin
Charles Darwin

Podría usted preguntarse si esto se refiere realmente a los detalles. Pero si imaginamos la situación sin poder dilucidar ningún aspecto adicional sobre esos tres científicos en esa nación ficticia y suponemos que sólo se conoce a ellos tres –sin Galois ni Oppenheimer– no hay forma de dar una refutación sobre esas reglas tácitas de conducta, quiero decir, incluso que no habría manera de sospechar que hay otras maneras de comportarse diferentes a las conocidas que resultasen en un buen científico y, por tanto, se procuraría mantener el estatus quo de científicos al no haber cómo refutar esa imagen de buen comportamiento del científico. Lo más probable sería que la institución procurara tratar mejor en la academia a aquellos que se acercan más al imaginario de un científico en esa nación, que por su verdadero potencial.

Persecución de la ciencia

Evariste Galois
Evariste Galois

Los detalles están en la vida de esos científicos –en este caso– que, de conocerse los prejuicios vívidos de la nación, no podrían existir a fuerza de ignorancia. El asunto preocupante es que los mismos científicos suelen desconocer esos detalles y con ello se mantienen en los prejuicios que ya han tenido, asumiéndolos como una herencia.

También se suelen dar discusiones entre religión y ciencia en las que se afirma que la religión frenó la ciencia  y que esta se ha comportado sin prejuicios y de mente abierta. En esto hay varios errores, tal vez el más importante es que gracias a una combinación entre prejuicio y aceptación la ciencia ha podido avanzar, no sin uno, no sin el otro. La mirada crítica, para juntar los dos.

Con el asunto del prejuicio ha tenido errores incómodos, igual con la aceptación. En estos asuntos los detalles también ayudan a dilucidar. Aclaro, antes de continuar, que aquí digo ciencia y trato no solo con los conocimientos sino con los seres humanos que han aportado a la conformación de la misma, nada de platonismos.

Galileo fue conocido y condenado por la iglesia católica por su teoría heliocéntrica. Galileo daba sus clases como un medio para conseguir el dinero suficiente para poder estudiar ciencias, cuando propuso la teoría heliocéntrica procuraron acabar con sus ideas los mismos académicos con quienes trabajaba, él era bastante habilidoso en su manera de comunicarse y era muy habilidoso para defender sus ideas.

Albert Einstein
Albert Einstein

Los académicos en la posición opuesta, al verse incapacitados para refutarle, recurrieron a la Iglesia, para mostrar que la teoría heliocéntrica entraba en contradicción con la biblia. Fueron los académicos quienes colocaron a Galileo en una posición desventajosa ante la Iglesia. Si se cuenta esta historia hasta aquí notamos que la ciencia en este caso no sólo fue  “víctima sino también verdugo”. Que es un ejemplo, entre tantos otros, de muchos en los cuales la ciencia actúa de manera prejuiciosa e injusta. Aquí, de nuevo, los detalles son quienes permiten aclarar sobre el comportamiento de la ciencia.

Summa de teorías

Cuando se logran inclusiones de una teoría antigua en una más reciente, sucede que la nueva teoría abarca mayor generalidad y por tanto puede explicar todo lo que la antigua podía. En el caso de la teoría newtoniana frente a la teoría einsteniana, fueron varios experimentos que mostraban las limitaciones de la primera teoría.

Robert Oppenheimer
Robert Oppenheimer

En particular es en la naturaleza de la luz donde reside mayor detalle para decidir en este tema. La antigua teoría afirmaba que la luz tenía un comportamiento corpuscular y que además se movía en el espacio de manera instantánea, en el siglo XVII, cuando se fundó la teoría newtoniana, no era posible ver este hecho.

Cómo se comportaba la luz, era un asunto misterioso y sin medios para resolverse adecuadamente. Para hacer hipótesis alrededor de este tema se debía tener cuidado o hacer hipótesis arriesgadas. No se podía considerar desarrollar una teoría como la einsteniana, porque asuntos que la inspiran no habían llegado a sospecharse, además de las matemáticas necesarias.

En la luz reside mayor detalle porque otras predicciones que la teoría newtoniana no

Isacc Newton
Isaac Newton

podía realizar adecuadamente –como la órbita de Mercurio– no parecían requerir una reformulación de la teoría entera sino una corrección. En cambio, afirmar la constancia de la velocidad de luz era algo que Newton no había tomado en cuenta y que la misma teoría niega, por tanto se requería una formulación completa.

Este párrafo constituye un ejemplo de cómo la adquisición de detalles puede influir hasta pedir el cambio de una teoría. Si jamás se hubiese avanzado en técnica, ciencia y tecnología, el detalle que hay en la luz no se notaría; creería que tampoco se hubiese desarrollado una teoría nueva, sino que se hubiese insistido en hacerle cambios a la misma. Tal vez con éxito o fracaso.

A mayor detalle, mayor matiz. Al menos posible…