Es el modelo estándar, hasta el momento, el lego con el cual se dice que está construido el universo; sin embargo, quedan varias interrogantes por responder: ¿se puede simplificar más?, ¿hasta qué punto entendemos este lego? Iniciamos con este artículo una serie de breves textos con material divulgativo sobre la ciencia y el quehacer científico.

Tomado de www.quarked.org

Tomado de www.quarked.org

Por: Santiago Gil Gallego

Los seres humanos somos inquietos y generalmente hacemos preguntas que, a veces, pareciera que no lográramos responder. Entre tantas de ellas, algunas parecen ser reservadas para que un pequeño grupo de personas, los científicos, les logren dar respuesta y lo malo, verdaderamente malo, es saber que la mayoría siente que dichas preguntas son resueltas por este grupo para ellos mismos y no para los demás. Una de estas tantas preguntas es la pregunta sobre la composición del universo y cómo se piensa actualmente que es.

Es lamentable saber que la ciencia ha permitido que crezca una sociedad moderna con tan vago conocimiento sobre el trabajo tan imprescindible que es entender el universo y sus misterios. Actualmente la física, como ciencia natural con mayor dedicación a escudriñar y entender los orígenes y métodos de funcionamiento del universo, ha logrado llegar a lo que, hasta el momento, conocemos como lo más básico de la materia.

Logrando toda una categorización de estas partículas básicas de la materia, y el conocimiento de partículas aún más pequeñas que forman el núcleo de un átomo, algunas llamadas quarks, los cuales forman, de acuerdo a ciertas propiedades, los protones y neutrones de un átomo. Otras, como los bosones y leptones, responsables no sólo de la interacción sino de la formación de la materia, y así, logrando calificar y denominar diversas partículas fundamentales que logran constituir el principio de la materia.

Tomado de library.thinkquest.org

Tomado de library.thinkquest.org

A la par con estas partículas, la física ha logrado también establecer cuatro fuerzas fundamentales que son las responsables de las interacciones entre estas partículas, siendo estas fuerzas la fuerza electromagnética, la fuerza gravitatoria, la fuerza nuclear fuerte y la fuerza nuclear débil; y estas fuerzas y partículas, en conjunto, forman un modelo de explicación del universo y su composición que es el más aceptado hasta ahora por la sociedad científica. A dicho modelo se le conoce como el modelo estándar.

Es el modelo estándar, hasta el momento, el lego con el cual se dice que está construido el universo; sin embargo, quedan varias interrogantes por responder: ¿se puede simplificar más?, ¿hasta qué punto entendemos este lego? No se puede entender el modelo estándar como la verdad irrefutable sobre la composición del universo, sino como lo que es, una teoría que busca aproximar el conocimiento que tenemos al cómo funciona la realidad.

Tumbar la teoría de los átomos no fue tarea sencilla, pues este conocimiento surge como respuesta a uno de los avances de pensamiento más radicales de los últimos tiempo, este modelo solo fue posible gracias a la concepción de la mecánica cuántica y la posibilidad que dio la teoría de la relatividad de considerar diferentes teorías más allá de las que ya se aceptaban como verdaderas y aparentemente únicas.

No somos más que jugadores que buscan entender el lego universal antes de jugar con él, y como todo usuario responsable, estudiar las propiedades de la materia viene siendo como leer el manual del usuario. Acá el reto es leerlo bien.