Partiendo de un contexto teórico, el Ministerio de Salud y Protección Social define la salud pública como “La responsabilidad estatal y ciudadana de protección de la salud como un derecho esencial, individual, colectivo y comunitario logrado en función de las condiciones de bienestar y calidad de vida”.  Tenida en consideración esta definición, es de imaginar que la salud como derecho esencial debe ser mantenida bajo cualquier condición, siendo así, surge el interrogante: ¿Qué tanto afecta el vertimiento de material tóxico en el caudal del río que abastece de agua la comunidad del municipio de Santa Rosa de Cabal? Pues bien, esto hace parte de una realidad que sucede en el municipio y que la mayoría de sus habitantes desconocen. En el Distrito de Conservación de Suelos Campoalegre se están realizando actividades de minería, que están prohibidas por ser un área protegida, las cuales generan impactos sobre el ambiente y afectan la sociedad por los problemas de salud pública que acarrean.

DSCN1553

Programa de Biología, Universidad de Santa Rosa de Cabal (UNISARC)

 

La minería y los metales pesados: ¿Qué implicaciones tienen?

Los metales pesados son elementos inorgánicos que son usados de forma rutinaria en la extracción minera y vertidos como residuos en cuerpos de agua, algunos ejemplos son el Níquel, Cobalto, Cobre, Zinc, Cadmio, Plomo y Mercurio. Cuando son ingeridos por un organismo vivo, pueden ocasionarle muchos problemas en la salud, incluso en bajas concentraciones. Entre estas afecciones, se encuentran: disminución de los procesos antioxidantes y desintoxicantes del cuerpo (envejecimiento prematuro), dolores articulares, pérdida de la visión, de la capacidad de concentración, de la memoria, enfermedades renales, cerebrales, en la medula ósea y el sistema cardiovascular.

 

Los ríos Campoalegre y San Eugenio

En el municipio Santa Rosa de Cabal se encuentran fuentes hídricas superficiales tales como las cuencas del río Otún, Campoalegrito, San Francisco y las subcuencas de los ríos San Eugenio y Campoalegre. Estas dos últimas, son la principal fuente de abastecimiento de acueductos urbanos del mismo municipio, así como de Pereira, Chinchiná, Palestina, Villamaría y Dosquebradas. El número de usuarios que se abastecen de agua potable en el municipio de Santa Rosa es de 70000 y 50000 usuarios en Dosquebradas (Empocabal, 2016). La importancia del río San Eugenio está en su ubicación, ya que circula por todo el casco urbano del municipio y transporta los efectos de los desechos humanos, provenientes de la agricultura, la industria textil y los residuos domésticos afectándonos de forma silenciosa.

DSCN1527

Los vertimientos mineros: ¿qué dicen las leyes al respecto?

 

Según la resolución número 0631 del 2015 del Ministerio del Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible, los valores de vertimientos permisibles por parte de la minería para extracción de oro, son para el Arsénico: 0,10 mg/L; Plomo: 0,20 mg/L, Mercurio: 0,002 mg/L entre otros;  al comparar con los valores tomados por parte del Laboratorio de Salud Pública de Risaralda en varios puntos del río san Eugenio se evidencia contaminación del río por Aluminio y Arsénico (0,44mg/L y 0,025 mg/L respectivamente) puede no alcanzar el valor máximo permisible, pero sin embargo estos materiales se van acumulando en los diferentes organismos tanto plantas como animales y cuando llega a nuestras casas mediante el acueducto, lo vamos ingiriendo y con ello aumentando el riesgo a padecer enfermedades degenerativas como envejecimiento prematuro o cáncer.

Desde el programa de Biología de la Corporación Universitaria de Santa Rosa de Cabal,  manifestamos inconformidad y rechazo contra la actividad minera en nuestro municipio. Esta posición la basamos en la revisión teórica sobre los problemas de salud pública que damos a conocer.