Un coral similar a un árbol, pero a 1.000 metros de profundidad, es estudiado por dos colombianos que lograron hallar el camino de su evolución. 

Ver infografía interactiva aquí