…Mamita mamita, se acercó gritando; la madre exaltada dejó el piletón, y el pibe le dijo riendo y llorando: el club me ha mandado hoy la citación…Vas a ver que lindo, cuando allá en la cancha, mis goles aplaudan; seré un triunfador. Jugaré en la quinta, después en primera, yo sé que me espera la consagración…”. El sueño del pibe.

juan camilo uribe 2Por: Jhonwi Hurtado

3 de febrero del año 2014, ya hace un tiempo que el avión salió de México y llegará a Colombia, durante el viaje, Juan Camilo Uribe Hincapié piensa en su futuro, en lo pesado del viaje y en que para la fecha no está ubicado en algún equipo profesional. También recuerda todos los esfuerzos y alegrías que ha pasado debido al fútbol.

Hace casi 20 años Juan Camilo nació en Tuluá (Valle del Cauca), rodeado de árboles grandes, pasó su infancia en una finca en el barrio Agua Clara, de esa época recuerda los juegos con su hermano y su perro “Junior”, siempre pensando en fútbol y nada más.

A los 4 años de edad, llegó a la escuela de fútbol “Porvenir”, dirigida por el técnico Rodolfo Espinosa, el fútbol lo combinaba con el estudio, pasando por dos escuelas hasta llegar a la “Gilibert”, escuela de la policía, allí su padre era su profesor de educación física y ética, al tiempo que era policía.

juan camilo uribe 1

La pasión por el fútbol era algo que los Uribe llevaban en la sangre, por esa época Fernando, hermano de Juan Camilo, ya tocaba las puertas grandes de este deporte, y su padre, decidió fundar una escuela de fútbol, que en la actualidad lleva por nombre “Club Deportivo Fernando Uribe” siendo una de las más valoradas del Valle del Cauca, con más de 300 niños. Allí Juan Camilo estuvo hasta los 14 años, pasando a jugar un año para el club “Ranyave” y en el año 2009 llegó la oportunidad que tantos jóvenes esperan, llegar a un equipo profesional. El 2 de enero, apoyado por Oscar Ignacio Martan y Sergio Ángulo, se dio la  llegada al Cortuluá.

 

1465171_10201807802129326_839823523_n

La familia Uribe celebrando el campeonato que obtuvo con Atlético Nacional Fernando Uribe,

Juan Camilo tiene como referente a su hermano,  un jugador que ha dado mucho de qué hablar en el fútbol colombiano. Recuerda que a sus 9 años, despedía a su hermano Fernando Uribe, que se iba a jugar al Atlético Huila; luego, cuando lo veían en la televisión, les parecía mentira.  Son muchas las similitudes entre Juan Camilo y Fernando: su pasión por el fútbol, su posición en la cancha, hasta el corte de cabello; espera poder jugar algún día un partido de fútbol profesional junto a su hermano. Ahora, solo se ven 2 veces por año, o cuando van a ver a jugar a Fernando a Medellín.

  

Un cambio de vida

Muchas de las costumbres que tenía, debían empezar a cambiar, los horarios para dormir, para despertar, la alimentación, incluso el colegio, pues tuvo que dejar de estudiar un año, ya que los entrenamientos no lo permitían “Eso marcó mi vida, fue un cambio drástico, un cambio fuerte, ahí fue donde me tocó dejar mi colegio, ya no pensaba en otra cosa que no fuera el siguiente entrenamiento, no salía, ya no hacía nada que no estuviera relacionado con el fútbol, con el Cortuluá”, recuerda Juan Camilo, con plena seguridad que todos esos esfuerzos, darían resultados, al llegar al equipo profesional, el sueño del pibe se empezaba a cumplir.

Terminó sus estudios de manera acelerada, para dedicarse de lleno al fútbol. Entrenamientos a las 7 de la mañana, en las tardes gimnasio y en las noches colegio, poco tiempo para descansar, y mucha responsabilidad para un joven de 15 años.

Juan camilo 4Tras un breve paso por las reservas de Atlético Nacional, se encontraba en Tuluá, recibe la invitación para jugar en un equipo que dirige el ex jugador del Deportivo Cali y selección Colombia Oscar Díaz. No llevaba 5 minutos en la cancha y el profe se me acerca, me pregunta mi edad, y me dice que si quiero ir a México, yo le dije: claro profe, solo dígame qué hay qué hacer, y así organizamos todos los papeles y en tres días ya estaba en México”, dice Juan Camilo.

Siempre contando con el apoyo de su familia, sus papás le dan los mejores deseos. Fernando Uribe, desde Medellín, donde juega para el Atlético Nacional,  le ofrecía todo su apoyo.

Sale de Pereira a las 5 de la tarde, y llega a México a las 2 de la mañana, duerme en el aeropuerto, la temperatura es de u grado centígrado, pero las ganas de triunfar eran más fuertes que el frío.  Lo esperaban 8 horas de viaje hasta Nuevo Laredo.

juanc

Juan Camilo en la Unidad deportiva Benito Juárez (México)

Allí lo recibió Tomás, el profesor de tercera división.  Entrenó toda una semana en Nuevo Laredo, en la unidad deportiva Benito Juárez.  Durante la semana, tras cumplir con sus entrenamientos, se dedicaba a descansar; un par de noches salió con Jesús René Cabrera Morán, arquero y capitán del equipo. “me sorprendió mucho que la gente se reúne más a ver un partido de baloncesto que uno de fútbol, también me pareció muy bonito que desde el estadio podía ver Texas EE.UU”.

Como en todo deporte, el fútbol no está lleno solo de alegrías, Juan Camilo tenía la posibilidad de ocupar el puesto como extranjero en el equipo que al parecer iba a dejar un nigeriano, que no había arreglado los papeles, pero finalizando la inscripción, el nigeriano había logrado solucionar los problemas, y el cupo que podía ocupar Juan Camilo se había cerrado. “Igual seguí entrenando hasta el último día. Y el entrenador me dijo que estaba muy joven, que le siguiera haciendo”

De esta manera, regresaba a Colombia, con una experiencia sobre su  historia en el fútbol, historia que apenas se está escribiendo. En el aeropuerto de Pereira lo esperaban dos tías y un tío, llegó en la noche y al siguiente día viajaría de nuevo a Tuluá, para encontrarse con sus padres.

Este semestre hará parte del Cortuluá, jugando primera C, esperando llegar al equipo profesional, y seguir sumando triunfos, de nuevo como dice el tango: “Jugaré en la quinta, después en primera, yo sé que me espera, la consagración”