Jaime Lopera. Fotografía La Crónica del Quindío