Hace unos años a toda la familia del fútbol llegó la noticia sobre la muerte de un grande, de un show, de un cóndor, de Miguel Calero. Tras haber ganado torneos en Colombia y en México, haber jugado Copa América, y eliminatorias al Mundial, haber atajado penales y marcado goles de cabeza. A sus 41 años la luz del Show se apagaba. Milton, su hermano nos ayudó a recordar un poco cómo fue ese camino marcado por ambos durante tantos años en los que dejaron el apellido en cada atajada por todas las canchas a las que llegaron a disputar un partido.

Miguel1

 

Por Jhonwi Hurtado:

Fotografías: Cortesía Milton Calero

Pasaba la mitad de la década del 60 y empezaba la década del 70 cuando en Ginebra Valle llegaban dos miembros nuevos a la familia Calero, en el año 1966 nacía Milton y 5 años después nacía Miguel. Milton Calero y Miguel Calero, dos hermanos, dos hombres y dos nombres que sonarían mucho en el fútbol colombiano y en el exterior; dos caminos que la vida se encargaría de unir, de alejar y de volver a unir en torno a la pelota, o más bien, en torno a los guantes. Los Hermanos Calero, marcaron historia en arcos diferentes.

Mientras Miguel aprendía sumas y restas en la escuela, Milton ya hacía parte de equipos competitivos como el Real Independiente y la Selección Ginebra. A Miguel le gustaba ir a verlo jugar, hasta que en 1982 a Milton se lo llevan a defender los arcos del Deportivo Cali, de la mano de  Eduardo “El Mono” Retat. En el momento en que Milton regresaba a Cali, ya Miguel era el arquero de la categoría infantil del Real, “Tenía 12 años, era un monstruo en ese arco, tapaba mucho”, dice Milton, recordando lo que fueron los primeros saltos para alguien que iba a dejar su nombre marcado en muchas canchas del mundo. Iniciaba la década de los 80 y de los Calero ya se hablaba en el país. En Cali, se escuchaba que un tal Miguel Calero se iba convirtiendo en estrella para el equipo de Ginebra Valle que ganaba torneos intermunicipales, tanto así que no pasó mucho tiempo para que el técnico Paraguayo César López Fretes fuera a verlo y decidiera llevárselo para la Sarmiento Lora. A la par Milton se buscaba un puesto en la titular del Deportivo Cali. Su mamá se dedicaba a los cuidados de la casa  y su papá a trabajar en el ingenio Pichichi: “Ellos jugaban el preliminar, y yo llegaba temprano al estadio a verlo jugar, ahí empecé a ver un chico diferente”, recuerda Milton que lo veía jugar cuando le quedaba tiempo porque el resto de sus ocupaciones lo repartía entre el Deportivo Cali y la selección Valle que disputaba los torneos nacionales.

11145989_901638086546317_667094170_n

Milton Calero, jugando para el Deportivo Cali

Milton tenía 19 años, Miguel iniciaba su adolescencia. Poco tiempo pasaría para que a Miguel el Director Técnico Reinaldo Rueda lo llamara a participar en  unos juegos nacionales, salto que seguiría avanzando al ser también llamado a jugar con la selección Colombia pre-juvenil, el suramericano de Perú. Esa selección avanzaría al mundial de Arabia, con Miguel como Titular. La carrera de ambos hermanos iba en ascenso. Mientras Miguel probaba las sensaciones de defender el equipo nacional, Milton jugaba el torneo de reservas con el Cali y alternaba con el equipo profesional, dirigido por el Director Técnico “Riyi”, y luego por Pópovich. El arquero titular del Cali por esa época era el conocido Pedro Antonio Zape, jugador que años más tarde pasaría a defender el arco del América de Cali.

Imagen tomada de www.terradeportes.com

Imagen tomada de www.terradeportes.com

Miguel no abandonaba los estudios, además de entrenar a diario, no faltaba al colegio Mayor de Yumbo. Por la mañana entrenaba y por la tarde estudiaba. Reinaldo Rueda lo transportaba al colegio y al entrenamiento, pues era profesor en el colegio donde Miguel estudiaba. “Miguel empezaba a jugar torneos de reserva con la Sarmiento, tenían muy buen equipo: Miguel, Faustino, Mosquera. Y en el Cali, donde yo tapaba estaban: Redín, Polo, Mesa, Willi Rodríguez, Escobar, Aguirre”, los calero se iban incluyendo entre los nombres de históricos jugadores que hasta el día de hoy se siguen recordando.

La oportunidad para Milton de debutar en un partido profesional, se daba en el año 1985, debutaba frente al Deportivo Pereira. Luego a Miguel lo mandan a Jugar al Sporting de Barranquilla y a Milton al Once Caldas. El fútbol que en su adolescencia los unía fuertemente, esta vez los distanciaba. Aunque solo en presencia, porque los hermanos Calero se llamaban cada semana,  y se veían en diciembre. Cuenta Milton.  Por esos días a Miguel lo convocaban al preolímpico y luego a la categoría mayores. Milton encontraba en el Once Caldas, además de un equipo competitivo, amigos, de allí recuerda a: Mario Jiménez, Cetre, La Fiera Gutiérrez, entre otros.

Pasaban los años y ambos hermanos ya se habían instalado con vehemencia en la historia del fútbol. Llega el año 1991 y Miguel va a Jugar al Cali dirigido por Jorge Luis Pinto, ahora las reuniones se hacían en la finca de Miguel, llamada “Bella Airosa”, o en otros sitios como Aruba, Cartagena, Miami, siendo ambos ya casados.

A Miguel ya se le conocía como “El Show”, sus irreverencias en las canchas del país  le daban buen uso a su apodo, orquestar los insultos de las barras rivales, bajar el balón con el pecho o con cualquier otra parte del cuerpo hacía que hinchas disfrutaran y técnicos sufrieran. Pero sus bromas no sólo eran en la cancha, a Milton también le tocó vivirlas: “El Migue siempre fue de buen humor, un día llamó a la prensa y a la radio, y les dijo que dejaran de nombrar a Calero, que dijeran Miguel Calero, que no me nombraran tanto a mí, que yo ya estaba retirado”. Siempre los confundían dice Milton.

Fueron dos hermanos que compartieron su amor por el fútbol, por estar bajo los tres palos y evitar los goles rivales, aunque Milton haya dejado el fútbol cuando a Miguel todavía le faltaba hacer la mitad de lo que lo dejaría en el recuerdo del fútbol mundial.11391686_923382941038498_8011563711605185608_n

Después de estar 6 años en Cali, Milton va al Once Caldas donde estaría dos años, pasando por procesos de Colombia Juvenil y Preolímpica. Recordando Técnicos como: Marconi, Pedro Nel Ospina, Reinaldo Rueda. Pero al regresar a Cali, la vida les tenía una nueva sorpresa a los Calero.  Milton llega al Cali proveniente del Once Caldas y allí se encuentra con que Miguel también estaba en esa lista, había dejado el Sporting Para jugar en Cali, una disputa entre 5 arqueros: Miguel Calero, Milton Calero, Rayo, Truco Leiva y Córdoba. Pero la decisión la tomaría Pinto: “Pinto dijo que solo se quedaría con Miguel, con Truco y con Rayo, que al resto nos prestaban a otros equipos”.  Decisión que aceleraría el retiro de Milton del fútbol profesional. Retirándose después de la pretemporada de ese año, 1 de marzo del año 1990.  No importó que Miguel le pidiera que lo reconsiderara, que podía jugar más, la decisión ya estaba tomada. “No quería irme para los equipos que Cali quería mandarme, en ese año el médico Ochoa me pidió para el América y el Cali no quiso, también me habían pedido, Millos, Nacional y Junior, y el Cali no.”

Así pasaron los años y el Cali vendía a Miguel al Atlético Nacional, y Milton entra a trabajar a “Cartón Colombia”, “En esa empresa habían muchos exfutbolistas, porque se jugaban juegos industriales y Copa El País,  y era muy exigente”. Dice Milton de su nueva etapa.

 67648_4825840804444_915367777_n16 de diciembre  del Año 1999, final del torneo colombiano, Copa Mustang. América- Atlético Nacional. En Cali se jugaba el partido de ida, Miguel sabía que esa era la última final que jugaría en Colombia, ya era jugador del Pachuca. Milton lo acompañaba desde la tribuna. En una jugada que pudo haber cambiado el rumbo de esa final, Jairo “El Tigre” Castillo se le escapaba a Miguel y solo era cuestión de patear al arco para convertir gol, pero Miguel, en un nuevo acto de irreverencia, lo toma por el cuello y lo tumba, evitando que marcara gol. Aunque eso le costara una tarjeta roja y saber que ya no jugaría el partido de vuelta en Medellín. Atlético nacional terminaría campeón en el partido de vuelta y Miguel viajaría a México para integrarse al Pachuca. “Cuando se acabó el partido en Cali, me dijo: Mitiño, la cagué. Yo le dije que estuviera tranquilo, esos son gajes del oficio, sino lo haces te mete gol, y América con ventaja es muy difícil, vas a ver”. Dice Milton sobre lo que fue el último partido de Miguel en el fútbol Colombiano.

Después de que nacional quedó campeón en Medellín, Miguel llama a Milton y le confirma que tenía la razón: “Mitiño, tenías razón, esa expulsión en Cali nos hizo campeones. –Yo solo le dije: Fresco que vas a ganar muchas cosas en el fútbol, vos sos bendecido por Dios, y ahora en México vas a ver”.

Cuando Miguel viaja a México ya habían nacido sus dos hijos: Miguel Calero Junior, tenía 8 años de edad, y Juan José (Hoy delantero de las inferiores del Pachuca) sólo tenía 2 años de edad. Así, toda la dinastía Calero viajaba a México sin saber que ese país se convertiría en su segunda patria, casi tan querida para ellos como la que los vio nacer.

Los hermanos Calero ya tenían estilos de vida algo diferentes: Miguel de a poco se hacía ídolo en el Pachuca, a pesar de que en el debut le metieron 4 goles. Milton seguía trabajando en Cartón Colombia y viajaba a México en vacaciones.  En una de esas llamadas entre hermanos Miguel le decía a Milton: “Mitiño, esto va a estar muy duro. Acá a los jugadores les da lo mismo si ganan o pierden. Igual celebran”. Pero las cosas cambiarían y en el año 2001 quedarían campeones.22819_798051943597980_2608678930072957118_n

El Pachuca empezaba a mostrar su agradecimiento a Miguel, y ese mismo año Milton viajaba por primera vez a México, lo hacía en avión privado del Pachuca, en compañía de su esposa, hija y un primo que Miguel quería mucho. Esas vacaciones las pasarían en familia, viajando a Cancún, y después a Las Vegas. El fútbol los seguía uniendo.

Pero todo empezaría a tomar otro rumbo desde Septiembre del año 2007, Miguel sufría una Trombosis venosa, sería operado en el Centro médico de la Universidad de Minnessota (Estados Unidos), llegando recuperado para jugar el torneo apertura 2008. Miguel seguiría en el equipo hasta el 2011, año en el que anunció su retirada del equipo profesional, dejando estas palabras a sus seguidores: “Ha llegado el momento de decir adiós, todo lo que hice, lo hice pensando en Pachuca, me voy feliz. Aquí construí una gran familia, si volviera a nacer me llamaría Miguel Calero, sería portero y defendería los colores del Pachuca”. Con estas palabras Miguel cerraba su ciclo como jugador activo, Milton lo apoyaba como siempre lo hizo.

La salud de Miguel seguía hacía abajo, el día 25 de noviembre del año 2012, sufría una trombosis en la arteria carótida, y aunque las esperanzas de la familia y sus seguidores estaban puestas en que nuevamente se recuperara, todo se apagó el 4 de diciembre, cuando los médicos ya no dieron más esperanzas, Miguel había perdido sus signos vitales debido a un paro cardiorespiratorio. El show de Miguel había terminado.  Pachuca se pronunciaba: “Por medio del presente, el Grupo Pachuca lamenta profundamente informar que este medio día del martes 4 de diciembre de 2012 el máximo símbolo de los tuzos, Miguel Ángel Calero Rodríguez ha fallecido.”11246175_923465451030247_4758239411540371586_n

Los recuerdos acompañan a Milton, la pérdida de Miguel fue un golpe muy fuerte: “Después de la muerte de Migue, ha sido muy duro, lo recuerdo a minuto. Salgo a la calle y la gente me reconoce y ahí vienen más recuerdos. Es muy duro, él dejó muchos recuerdos, y a mí me toca andar con ellos”, recuerda Milton con cierto tono de nostalgia, de esa nostalgia que sale del corazón cuando se siente que hace falta algo, algo que ya no llegará.

La familia Calero decidió quedarse en México, Sandra, esposa de Miguel y sus dos hijos residen en Pachuca: “Ellos decidieron quedarse por el propio Miguel, y también Sandra decide quedarse por agradecimiento al Pachuca y aparte Migue dejó muchas cosas allá, negocios”11201625_909255902451202_3913942116987228241_n

Así la familia Calero dejó muchas cosas para los recuerdos de quienes admiran el fútbol, el fútbol les devolvió tal vez un poco de lo que ellos dieron.  Ahora, Juan José Calero, hijo menor de Miguel busca marcar lo que su padre evitaba: goles.  Juan José es delantero de las divisiones juveniles del Pachuca y ha sido convocado en algunas ocasiones al seleccionado juvenil colombiano. Milton y Miguel, dos hermanos que vivieron del y para el fútbol. Dos arqueros, dos seres humanos que el fútbol recordará. Milton sigue jugando el partido que la vida le ha puesto, ese partido que Miguel abandonó hace un tiempo.