Un lugar donde se respira bien

Por: Víctor Galeano

1 (1)
Las colonias es un barrio de invasión que hace 12 años era solo de 4 casas, rápidamente se fue poblando de desplazados de todas partes o simplemente de gente que quería tener casa propia, 3 años más tarde ya contaba con más de 40 casas hasta ser lo que es hoy en día.
1 (2)
Una sola manguera distribuía el agua a las primeras casas una hora al día, y un cable de luz les permitía prender un solo bombillo, hoy ya cuentan con servicios básicos y cuentas de predial.
“Por aquí no se podrán tener los lujos, pero se respira bien.” Dice Lorena zapata mientras cuenta como la comunidad se unió para hacer las calles y conservar la cancha.

 

 

 

 

 

Cada navidad, “el profe” Cesar Valencia de la Corporación Crisol consigue apadrinar a los niños de la comunidad, de esta forma ellos logran obtener los regalos que los padres no les pueden dar.
Además de regalos, Crisol viene haciendo un trabajo con las mujeres de la comunidad, donde las motivan a culminar estudios y aspirar a más, a sentir que valen la pena, que son igual que los demás, ya que estas personas en su mayoría han huido de la violencia y el maltrato en toda su extensión.
Además de regalos, la corporación Crisol viene haciendo un trabajo con las mujeres de la comunidad, donde las motivan a culminar estudios y aspirar a más, a sentir que valen la pena, que son igual que los demás, ya que estas personas en su mayoría han huido de la violencia y el maltrato en toda su extensión.
Estefanía Largo de 23 años, nacida y criada en el resguardo indígena Escopetera y Pirza, Rio sucio, Caldas. Sus padres llegaron a las colonias cuando ella tenía 14 años, amenazados por la guerrilla su padre fue acusado de espía al buscar trabajo en una vereda vecina, al comprobar la guerrilla que se trataba de un poblador del lugar le dieron 24 horas para dejar la vereda.
Estefanía Largo de 23 años, nacida y criada en el resguardo indígena Escopetera y Pirza, Rio sucio, Caldas. Sus padres llegaron a las colonias cuando ella tenía 14 años, amenazados por la guerrilla. Su padre fue acusado de espía al buscar trabajo en una vereda vecina, al comprobar la guerrilla que se trataba de un poblador del lugar le dieron 24 horas para dejar la vereda.
Siempre vivió con su abuela materna, quien la crió desde niña hasta los 16 años, “toda una vida viviendo con ella, para mí era muy duro venir a emprender una vida con mis papás si nunca lo había hecho”.
Un día, la guerrilla entró a la casa de su abuela y le informó, que al cumplir los 16 años irían por Estefanía para ponerla al servicio de ellos. La abuela se reveló y les dijo que ellos ya tenían su gente, que porqué su nieta. La respuesta que le dieron fue “no, es que no es porque usted lo diga, sino porque nosotros queremos” Por petición de su abuelo Estefanía se instala en las colonias con sus padres a los 16 años.
Un día, la guerrilla entró a la casa de su abuela y le informó, que al cumplir los 16 años irían por Estefanía para ponerla al servicio de ellos. La abuela se reveló y les dijo que ellos ya tenían su gente, que porqué su nieta. La respuesta que le dieron fue “no, es que no es porque usted lo diga, sino porque nosotros queremos” Por petición de su abuelo Estefanía se instala en las colonias con sus padres a los 16 años.
Hoy día, después de  graduarse del colegio, estudia cárnicos en el SENA.
Hoy día, después de graduarse del colegio, estudia cárnicos en el SENA.
Nicolás de 4 años es el hijo de Estefanía y Jeison.
Sueña con ser agrónoma, meta que planea cumplir ya que la llegada de su hijo Nicolás la impulsa a salir adelante, “con el profe Cesar Valencia ya están mirando la posibilidad de empezar agronomía”.
Ahora me siento bien, a veces siento nostalgia, porque uno muchas veces no se acostumbra del todo a una vida en comunidad, porque pues en una finca todo es muy apartado, entonces para mí era muy difícil, pero ya ahora uno se acostumbra a convivir con los demás, pero ahora me siento ben” Estefanía Largo
“Ahora me siento bien, a veces siento nostalgia, porque uno muchas veces no se acostumbra del todo a una vida en comunidad, porque pues en una finca todo es muy apartado, entonces para mí era muy difícil, pero ya ahora uno se acostumbra a convivir con los demás, pero ahora me siento ben” Estefanía Largo.