Que Sampaoli (técnico de Chile) le dio una lección a Peckerman en 45 minutos. En los que Chile mostró su mejor juego y  ganaba tres a cero

Imagen tomada de La-Redo.net

Imagen tomada de La-Redo.net

Por: Esteban Cárdenas

La selección Colombia de fútbol clasificó de forma sorprendente al quinto mundial en su historia. En un país donde solo se respira fútbol, clasificar era el  anhelo de millones de personas que solo querían ver a la selección en Brasil. Lo que ningún técnico colombiano pudo hacer en esta oportunidad. Incluso, el presidente tuvo que abogar para pedir la contratación de un técnico extranjero, pues al “Bolillo” Gómez lo sacaron por un escándalo de violencia en contra de una mujer que nada tiene que ver con el fútbol pero en este país, todo va con todo. Que Boris Candela fue el testigo clave, según los medios y que su reemplazante -Leonel Álvarez-, una figura histórica para el balompié colombiano, solo duró tres partidos. Ganó uno, empató otro y perdió el último, cifras nada reprochables, pero al inexperto técnico que le cobraron perder con  Argentina en Barranquilla; porque a este país le duele perder especialmente con Argentina después del cinco a cero.

En Colombia se ha tenido la creencia de que somos mejores que los venezolanos, ecuatorianos, peruanos y bolivianos en materia de fútbol y, a su vez, en cultura. Nada ofende más que dejarse ganar de esas selecciones que culturalmente consideramos inferiores, así la historia no las muestre así.

“Colombia empató el viernes con ayuda arbitral”, según la prensa internacional

El primer tiempo fue un desastre para la selección Colombia. El equipo lucía más cansado que la selección rival que tenía que ver el desgaste. El medio campo era un colador.

En la defensa, los laterales eran espectadores ante las avanzadas de los dos hábiles delanteros chilenos. Que Yepes es aún más lento de lo que lo era hace diez años, mientras Alexis Sánchez le dio un repaso de fútbol. Si bien Yepes es un líder en el vestuario, su nivel futbolístico no es el mejor. Que Perea se jugó un partidazo debido al mal rendimiento de sus compañeros y que siendo el mejor jugador de Colombia, se equivocó en el primer gol. A Colombia le hace falta Valencia, quien fue el motor de los triunfos ante Uruguay, Chile y Paraguay, en donde la selección desplegó el mejor fútbol en la eliminatoria. Señores,  Álvarez Balanta merece ser convocado. .

Los mediocampistas no recuperaban ni creaban.  Falcao y Teo  no la vieron en el primer tiempo. James debe jugar al lado de otro que sepa construir. Que Peckerman juega con un diez en el campo y no lo tenía. Que Aguilar no estaba bien y Cuadrado ni aparecía.

Que Sampaoli (técnico de Chile) le dio una lección a Peckerman en 45 minutos. En los que Chile mostró su mejor juego y  ganaba tres a cero

peckerman

Imagen tomada de: es.fifa.com

Peckerman reaccionó rápido y metió a dos jugadores con toque para refrescar el medio campo. Cuadrado pasó a ser lateral, mientras Guarín hizo de cinco y Macnelly de diez. Peckerman volvía a sus inicios, volvía a jugar con un volante diez, y el equipo despertaba.

Tal vez ninguno de los asistentes al partido creía en una remontada con la actitud que tuvieron los jugadores en el primer tiempo, pero, con los cambios para el segundo tiempo, la selección jugaba a otro ritmo: Teo y Falcao ya se asociaban con los mediocampistas; mientras Macnelly Torres distribuía juego, Guarín salía desde atrás y se notó que James, con jugadores que le toquen al pie, juega como un crack.

Y la selección cambió para bien. Una expulsión de Carmona le dio ánimos a la tricolor para creer en un empate que pocos esperaban  y si bien la actuación del juez no fue perfecta para ninguno de los dos equipos, Colombia terminó  remontando y festejando un partido que se creía perdido.

Pero así es la selección. Cuando se espera que no hagan nada, plantean partidos extraordinarios; y si bien la selección no anda con buen ritmo en los últimos partidos (no ha jugado bien los últimos tres) ya se encuentra clasificada al mundial y como cabeza de serie.

Aun así, felicitaciones a Peckerman y a su cuerpo técnico por lograr una clasificación esperada con un grupo de jugadores que les sobra calidad pero que a veces, les falta constancia.