La actríz/bailarina Maryuri Quiceno explora la idea del apego (sea de cualquier tipo) como una suerte de apresamiento, en un ritual en el que ella misma se ata de manera meticulosa para luego intentar desatarse con vehemencia.

 

Fotografías por Jorge Gómez

Original para TLCDLR