Texto y fotos: Miguel Lozano

Es un orgullo gritar con fuerza y decir “yo soy colombiano”, pero el miércoles 20 de julio en Quibdó, departamento del Chocó, fue una de las excepciones. Los habitantes hicieron parte de este GRITO DE DIGNIDAD en el cual marcharon más de 30.000 mil personas para expresar su inconformidad con el gobierno colombiano debido al abandono en que pasa el día a día de este departamento de la Costa Pacífica.

La protesta sirvió para dar a conocer pliego de peticiones que incluye la no liquidación y el saneamiento fiscal del hospital San Francisco de Asís y la construcción de una vía al mar, ya que los chocoanos tienen conexión a los dos océanos pero su mayoría no lo  conoce.  Otras peticiones se refieren al sistema de salud y el estado de las vías. Desde ya se afirma que un “paro cívico se avecina para el mes de agosto” si no se logra un acuerdo.