Cuando la música es inspiración y resistencia ante la guerra, la familia, el paisaje y el camino son cómplices para seguir andando. En su hogar, se pegan el último toque, una última cantadita con todo el deseo, un único deseo “Que no nos toque la guerra”.

Por Marcello C. Lesmes

Guadolines contra el conflicto