Los hijos del Agua

Contemplar las casas añejas, los caminos largos de tierra y piedra, el tapete gigante de sembrados, la leña que reposa en los portales, las telas que danzan con el viento; es como si contempláramos el alma de un Misak, porque ya en sus miradas y actitudes, podemos identificarlos como personas serenas… tranquilas. Al observar los paisajes, se respira tranquilidad, al contrario de nosotros, de compulsiva conducta y ajetreadas vidas, un Misak nunca tiene premura por avanzar, pues el tiempo se va dando al paso de Pishimisak (su Dios) y no al paso de cada quien.

La vida de los hijos del agua se envuelve en la profundidad y fuerza de sus miradas a través de un viaje sereno y tranquilo que nos permite conocer un tesoro cultural.

IMG_0573

IMG_0581

IMG_0627

IMG_0966

IMG_1074

IMG_1248

IMG_1303

IMG_1437

IMG_1553

IMG_1575

IMG_1659

IMG_1660

IMG_1680

IMG_1740

IMG_1751

IMG_1754

IMG_1778

IMG_1786

IMG_1802

IMG_2237

Extracción del texto “Los hijos del Agua”  Estefanía Tapasco García

Fotografías por: Hugo Grajales

Especial para TLCDLR