Esto es solo una muestra del malestar que se genera alrededor de un equipo solo porque un medio o un periodista busca  generar algún impacto. Ya lo dijo Martín Caparrós en un artículo publicado en El País: “Nuestros medios se inventaron tantos medios –clicks, retuits, megustas– para averiguar qué quieren sus clientes que no reparan en medios para satisfacerlos, y así se llenan de listas y consejos y dietas y tetas”.

jhonwiPor: Jhonwi Hurtado

El fútbol desde hace tiempo pasó de ser un deporte competitivo para  hacer parte del mundo del “espectáculo”. Los jugadores, más que deportistas, en ocasiones hacen el papel de “divas”; sin contar el universo publicitario en el que se ven inmersos y que ayuda a sumar ceros en sus cuentas bancarias. Pero, ¿es labor del periodista “deportivo” inmiscuirse en esos asuntos? ¿Es necesario que los medios busquen temas que distan de la parte deportiva, solo para ganar lectores.

 Gay Talese en una entrevista publicada por Caracol Radio contaba cómo fue su entrenamiento como periodista: “debías ser confiable, debías saber que si escribías algo, era cierto y tenías que tener el tiempo de asegurarte de que así era”, premisa que se aleja de lo que muchos periodistas muestran a la hora de realizar las notas; lo que algunos llaman “inmediatez” no pasa de ser mediocridad. Además de una falta de respeto múltiple hacia el deporte, los deportistas y el periodismo mismo que se ve manchado cada vez que se  escribe sobre “supuestos”.

No solo es la falta de criterio, veracidad y creatividad en muchas notas a nivel mundial, con titulares que van desde: “Cristiano Ronaldo en busca de su segundo hijo” en la sección de deportes de un portal web, o las extensas notas a causa de que Lionel Messi no entonara el himno argentino, al punto de que el jugador llegara a decir que no lo canta a propósito debido a las innumerables críticas de hinchas y prensa. ¿Están tan mal los medios o son de tan pocas ideas los periodistas para gastar tiempo y espacio en futilidades como esas? Al leer estos artículos me imagino que al día siguiente el titular será: “Cristiano Ronaldo falla penal porque dos horas antes del partido su estilista personal renunció”.

El último partido entre Barcelona F.C y Espanyol fue protagonizado por mucho juego de contacto, en ocasiones de mala intención de ambos equipos, varias expulsiones: tres de ellas sancionadas al terminar el partido  y tenidas en cuenta debido al informe del árbitro. Esto dio para que los medios se regaran en titulares y en supuestos de lo que pasó mientras iban a los camerinos, desatando el enojo de Dani Alves que a través de Instagram publicó una imagen con la siguiente frase: “De verdad que cada día que pasa me da más vergüenza formar parte de este deporte, de cómo nos utilizan, de cómo juegan con nosotros (…) Hoy somos objetos utilizados por la prensa para que ellos se beneficien, para que vendan periódicos. Cada vez se habla menos de fútbol, de estrategia, de las jugadas, de los regates, de los goles, de las paradas y del espectáculo. Que puta basura que son” (ver artículo) ¿Es necesario escribir sobre lo que pasó en los camerinos cuando no se estuvo presente?, ¿Es necesario decir que se amenazaron para el próximo partido diciendo que se iban a reventar? A esto, medios como Marca, lejos de tener autocrítica, publican un artículo con el comunicado del Barcelona F.C donde dicen no compartir las palabras del jugador. Habrá que recordar que el  Dani Alves en ruedas de prensa se ha negado a responder preguntas provenientes de periodistas de Marca. (Ver video)

Esto es solo una muestra del malestar que se genera alrededor de un equipo solo porque un medio o un periodista desea causar algún impacto. El ego que impide ver más allá de lo que se escribe. Ya lo dijo Martín Caparrós en un artículo publicado en El País: “Nuestros medios se inventaron tantos medios –clicks, retuits, megustas– para averiguar qué quieren sus clientes que no reparan en medios para satisfacerlos, y así se llenan de listas y consejos y dietas y tetas.”

El fútbol es un deporte que despierta emociones, amores y odios. No puede ser el periodismo, no pueden ser los periodistas, una herramienta para aumentar el odio y generar las discordias en un mundo que harto está de lo mismo.  Si se han de generar emociones, por lo menos que no sean con mentiras o supuestos.

Nota: No solo los medios escritos se han prestado para este juego que pareciera más del entretenimiento que de lo deportivo; algunos programas deportivos radiales: locales, nacionales e internacionales, se asemejan a las galleras. Un grupo de periodistas que defienden a capa y espada su palabra, su posición, que debaten a las personas mas no a las ideas.

*La AEDP (Asociación Española de la Prensa Deportiva) estudia emprender acciones legales contra Dani Alves (ver artículo)

*jhonwihurtadotlcdr@gmail.com