ANGELA MORALESPor fin se empezaron a crear maneras para atraer no solo a más turistas extranjeros, sino también se empezó a mostrar publicidad para llamar la atención de los mismos colombianos.

Por: Ángela Morales Chica

¿Quién no ha soñado con irse de mochilero por Europa o por alguna otra parte del mundo? Por lo menos yo sí. Pensar en viajar tan solo con una mochila y sentirse libre, mientras se recorren maravillas y se conocen paisajes, preocupándose solo por pagar el hostal y disfrutar de las vacaciones, me parece algo muy excitante.

Aun sabiendo que Colombia tiene mil y un paisajes para conocer, nunca había pensado en la posibilidad de recorrerlas siendo mochilera y cierta parte de esto es debido a la poca promoción que se le da a esta manera de turismo y, tristemente, a la poca promoción que se le daba al turismo en el país hasta hace poco, cuando por fin se empezaron a crear maneras para atraer no solo a más turistas extranjeros, sino también se empezó a mostrar publicidad para llamar la atención de los mismos colombianos.

Este fin de semana, el ministro de Comercio, Industria y Turismo, Sergio Díaz-Granados anunció que Colombia “busca ampliar la oferta turística con planes accesibles para los mochileros y grupos de la tercera edad”, lo cual me parece una gran noticia, debido al gran potencial que tiene el país para recibir turistas no solo por el tema paisajístico, con el cual se van siempre encantados, sino también por la gente, por la amabilidad y la energía de los colombianos, la mayoría siempre dispuestos a mostrar el mejor lado del país.

Además del turismo adaptado a los ‘mochileros’, darle importancia a los turistas que llegan en grupos de la tercera edad es de resaltar, pues son estos grupos quienes últimamente son parte vital del mercado ya que se ven atraídos por la exuberancia paisajística del país y lo calmadas que pueden ser algunas zonas del mismo.

Es necesario poner a Colombia a la altura del turismo mundial y ajustarlo a las necesidades, para aprovechar esta oportunidad de hacer negocios y de enseñarle al mundo lo grandioso que puede ser el país y las maravillas que se encuentran desde el Cabo de la Vela hasta el Río Amazonas.

De la misma manera, quiero hacer una mención especial sobre los siete lugares colombianos que son considerados por parte de la UNESCO como patrimonio mundial y los cuales es necesario empezar a difundir entre los mismos habitantes del país, para que todos conozcamos y comencemos a hablar de ellos. El Centro Histórico de Santa Cruz de Mompox, el puerto y las fortificaciones de Cartagena, el  Parque Nacional Natural Los Katíos, el Paisaje Cultural Cafetero, el Parque Arqueológico de Tierradentro, el Santuario de Fauna y Flora de Malpelo; y el  Parque Arqueológico de San Agustín.

En estos lugares con un reconocimiento especial a nivel mundial, y en el resto de municipios y lugares importantes del país, es necesario crear productos competitivos para hacer más dinámico el turismo y que este sea rentable tanto para visitantes como para los operadores, para que al cerrar el año se alcance la meta de tener cuatro millones de visitantes extranjeros, 4.000 millones de dólares en ingresos y que todos los colombianos conozcamos más de nuestro país.