ABANDONO GUBERNAMENTAL Y COVID-19 EN PUEBLOS INDÍGENAS

Todos los colombianos tenemos un origen indígena, con el que cual nos debemos reconciliar.

 

Por / Laura Cardozo Villalobos

Los pueblos indígenas tienen una concepción diferente a lo establecido en la sociedad sobre el virus de la covid-19; para ellos, esta situación mundial es un llamado a la humanidad para reflexionar sobre el sentido de la vida y ese deseo imparable por querer conquistarlo todo, es así que por medio de este episodio ellos buscan la forma de plantearle a la sociedad el hecho de tener que afrontar con decisión los cambios profundos y transformadores.

De hecho, esa ambición económica, política y social; el desapego espiritual y el desconocimiento del orden natural, hacen que la humanidad vulnere lo establecido y masacre los pueblos indígenas, basados en un modelo depredador capitalista que tiende a sacar la desigualdad y la desarmonización de las que estos son víctimas.

Por esto, no es oportuno decir que la pandemia la afrontan todos los colombianos de la misma manera, ya que no todos cuentan con las mismas condiciones y posibilidades para hacerle un frente viable a esta situación; este es el caso de los pueblos indígenas colombianos que por años han vivido y visto un abandono gubernamental, sumado a la desconexión y corrupción en los diferentes municipios y departamentos.

Ahora, a causa de la pandemia es más notable dicho abandono que se traduce en la falta de comunicación del Estado, la vulneración de sus derechos, la ausencia de agua potable y de centros médico.

Los pueblos indígenas a raíz de esta situación tomaron autonomía en salud y decidieran abordar, prevenir, contener y atender los casos de covid-19 en sus diferentes comunidades, además la labor de la guardia indígena y las estrategias implementadas con base en el trabajo espiritual, los conocimientos sobre las plantas, las raíces, el territorio, y el fortalecimiento de la medicina tradicional con los saberes ancestrales, han hecho frenar un poco la pandemia pero aun no es posible tener un control parcial de la enfermedad y menos si no se cuenta con las garantías óptimas que los entes gubernamentales y organizaciones mundiales han establecido.

La Organización Nacional Indígena de Colombia, Onic, ha reportado que hasta la fecha hay 7093 contagios confirmados entre su población, 244 personas fallecidas, más de 420.158 familias indígenas en riesgo de contagio, 69 pueblos afectados y 5002 recuperados.

El Gobierno nacional a través del Ministerio del Interior, creó la campaña Colombia está contigo: un millón de familias, con el fin de entregar ayudas a las familias más vulnerables de las comunidades: indígenas, Rom, negras, afrocolombianas, raizales, palenqueras, líderes sociales, defensores de derechos humano, etc.

La campaña empezó desde el 2 de abril y hasta la fecha los pueblos indígenas aún no han sido beneficiados con las ayudas humanitarias anunciadas, ni siquiera con el acceso verídico de la información de esta pandemia, al igual que no cuentan con víveres necesarios, ni elementos de protección para realizar una higiene básica ya que hasta el agua es insuficiente para hacerse un lavado de manos cada tres horas como está establecido.

Como consecuencia de este abandono gubernamental en el que viven los pueblos indígenas tanto en Colombia como en las diferentes partes del mundo, la Organización de las Naciones Unidas para la alimentación y la agricultura (FAO) realizó un llamado a los Gobiernos, las academias, las organizaciones de la sociedad civil, la comunidad internacional y a las autoridades indígenas tradicionales para tomar medidas específicas para enfrentar la emergencia, con un enfoque intercultural, garantizando el respeto a los derechos de los pueblos indígenas en todo momento; es decir, incluir representantes, líderes y autoridades tradicionales indígenas en los comités o entidades de respuesta a la pandemia del covid-19, durante la emergencia y en las acciones posteriores, proveer a los pueblos indígenas de información y materiales audiovisuales de prevención y contención, así como apoyar la traducción y diseminación de estos materiales en sus diferentes lenguas; incluir un enfoque intercultural en sus acciones de respuesta a la pandemia, tomando en consideración a los cuidadores y curanderos tradicionales de los pueblos indígenas.

Además, capacitar a los indígenas de todas las comunidades en acciones de prevención y contención y uso de equipo adecuado para evitar la propagación del virus, lo mismo que garantizar la distribución de materiales de prevención como cubrebocas, guantes y desinfectantes, entre otros, pero nada de esto se ha cumplido a cabalidad en el territorio colombiano con los indígenas.

Se debe respetar y garantizar los derechos de los indígenas en todo momento y en cualquier circunstancia, tanto en lo cultural como intelectual, territorial y espiritual, sin arremeter contra sus costumbres, concepciones, lenguajes, territorios y rituales, ya que como cualquier colombiano se les debe garantizar una vida digna y libre, además de todos los derechos amparados en la Constitución Nacional.

Esto no ve reflejado en la acción cotidiana, sino al contrario, cada día más se nota el abandono y el desarraigo por las raíces indígenas, a tal punto que se está viendo vulneradas hasta sus costumbres y percepciones de la muerte y de la despedida de sus muertos, porque estos están siendo cremados para no propagar el virus, pero no se están tomando en cuenta los rituales sagrados que estas comunidades les hacen a sus muertos.

La covid-19 ha arremetido contra  toda la humanidad, pero en estos pueblos indígenas los que más han perdido la batalla han sido los abuelos y sabedores, los cuales por años han sido el  núcleo de resistencia de los pueblos indígenas, ya que son los encargados de explicar cómo tratar otras enfermedades, qué plantas utilizar, qué oraciones hacer y qué dietas tener, además de ser quienes pasan sus conocimientos y lenguas a los demás.

Por esto, se encuentra en riesgo toda una comunidad y es de vital importancia garantizar las ayudas necesarias, en el tiempo adecuado y con toda la disposición por parte del gobierno para tratar todo lo que es necesario en estos pueblos indígenas que por años han sido vulnerados y desarraigados de sus tierras y costumbres, que el apoyo no se quede solo en los decretos, cartas y promesas de campañas si no que se vea un cambio real. Todos los colombianos tenemos un origen indígena, con el que cual nos debemos reconciliar.

IG:  Laucardozo17