MARTÍN RODAS IZQMi compromiso, como neirano y “grancaldense”, es apoyar incondicionalmente a los líderes de esta fiesta poética, para lo cual convoco a las fuerzas vivas y culturales para que desde ya respaldemos el III Encuentro Regional de Poetas del Gran Caldas del año 2015.

Por: Martín Rodas

El pasado viernes 25 de abril se realizó en Neira, Caldas, el II Encuentro Regional de Poetas del Gran Caldas, organizado por las revistas Santo&Seña, Musa Levis y con el apoyo de la alcaldía de Neira; participaron poetas de Quindío, Risaralda y Caldas en el  objetivo principal de fortalecer y visibilizar nuestra literatura.

El evento tuvo una nutrida agenda en donde los poetas invitados compartimos nuestras experiencias creativas con la comunidad estudiantil urbana y rural del municipio. El escenario fue la Casa de la Cultura, que durante todo el día alojó en sus auditorios a los estudiantes y poetas para rendir un sentido homenaje al idioma, a los libros y a la imaginación. Desde diversas maneras de ser y hacer, niños, niñas, profesores y escritores intercambiamos nuestras experiencias matizadas por la estética y la palabra.

La poesía hizo presencia de nuevo y resonó en los oídos y corazones de niños, niñas y jóvenes que en un ritual dialógico tuvieron la oportunidad de escuchar las historias versificadas de personas que como ellos vuelcan sus experiencias en los moldes preciosos del encanto y la palabra. En mi caso personal, tuve una experiencia sin igual con  pequeñines coreando mis poemas que leyeron en formato digital, lo cual le agregó un valor especial a este acercamiento con las generaciones de ahora que viven inmersas en las nuevas tecnologías de la información y la comunicación.

También les hablé de mis primeras experiencias literarias, que se dieron en las zapaterías del pueblo, en donde los zapateros, intelectuales de aquella época, colgaban libros y revistas en cuerdas para que los interesados las alquiláramos por módicas sumas. Se puede decir que estas publicaciones eran los nintendo de nuestra generación y las zapaterías las salas de juegos electrónicos de aquella época. Así aprendí a leer y a escribir, a soñar y a viajar por los mundos de la fantasía y la utopía; como ellos lo hacen hoy, frente a las pantallas de sus computadores, televisores, iphones o tabletas, porque también sueñan como lo hacíamos nosotros en aquellos años lejanos.

Los tiempos cambian, así como los instrumentos y las maneras de leer el mundo, pero la creación continúa, y estos encuentros permiten que el compartir sea el motivo para recuperar el asombro y acercarse a la creación desde la acción poética.

También salimos e instalamos la poesía en la calle, pues en la tarde se realizó una lectura pública en el parque Simón Bolívar, apreciada por transeúntes, amas de casa, empleados, padres, madres, personas desprevenidas, en fin, ese río humano que da vida a nuestros pueblos; fue una experiencia que permitió presenciar y escuchar lecturas que de pronto estimularon la nostalgia y la memoria.

En la noche fue la entrega del libro “Cafeína: muestra de poesía del Gran Caldas”, una hermosa edición hecha especialmente para este evento y en la cual se publicaron poemas inéditos de los poetas invitados que leyeron de viva voz sus producciones ante un auditorio que demostró el interés que en Neira existe por las expresiones culturales. El acto se realizó en la Casa de la Cultura Jesús Jiménez Gómez, con la asistencia de la alcaldesa Cristina Otálvaro Idárraga y su gabinete, encabezado por el secretario de cultura, Julián Morales Flórez, quien estuvo siempre diligente y oportuno en todo lo relacionado con el evento. La impresión del libro fue de quinientos ejemplares los cuales se distribuyeron entre los poetas participantes y todas las bibliotecas municipales de los tres departamentos. En la presentación que hizo la alcaldesa manifestó su apoyo incondicional al proyecto que en esta versión fue dedicado a Mario Calderón Rivera, hijo ilustre de Neira y quien murió recientemente, del cual ella hizo una reseña destacando su vida y obra en beneficio del país y del municipio.

Con este segundo encuentro de poesía, Neira empieza a consolidarse como un epicentro cultural importante en la región, gracias a la gestión de los organizadores del mismo, Ángel Castaño Guzmán, Cindy Cardona Claros y Hugo Hernán Aparicio, quienes desde la revista Santo&Seña, que ya completa su número 14, se han comprometido en una empresa cultural que muestra resultados tangibles con la realización de este festival poético. Ellos tienen su base de operaciones en Armenia, y desde allí están promoviendo la idea de la integración del Gran Caldas, cuya identidad nunca se ha separado, con la participación de administraciones municipales como la de Neira que ha estado a la altura de las circunstancias.

Tuve el honor de ser invitado a este encuentro con la satisfacción de jugar como local, pues me enorgullece ser neirano de nacimiento y de corazón; para mí fue supremamente satisfactorio estar al lado de otro poeta paisano, Alberto García Alzate y de compañeras y compañeros de Armenia y Manizales como Miguel Ángel Rubio Ospina, Elmer Calderón Jaramillo, Julio César Correa, Ana Milena Garcés Córdoba, Yeni Zulena Millán Velásquez, Uriel Giraldo Álvarez, Jáiber Ladino Guapacha, Marcela Peña Castellanos, Vanessa Marulanda Cardona y Luz Dary Gil Montealegre.

Considero que el II Encuentro Regional de Poetas del Gran Caldas debe ser apoyado por las instancias públicas y privadas de la región para consolidarse definitivamente como una acción cultural fuerte que se convierta en componente importante del gran proyecto Paisaje Cultural Cafetero, enriqueciéndolo con otros elementos históricos y de la memoria artística e intelectual del municipio que cuenta con figuras tan importantes como el pintor David Manzur, uno de los más destacados de América Latina; líderes de la talla del recién fallecido Mario Calderón Rivera y políticos como Jesús Jiménez Gómez. De sus lares surgieron personajes como el investigador Joaquín Ospina Vallejo y el intelectual Antonio Morales, de quien el maestro David Manzur tiene una producción artística dedicada especialmente a su memoria.

Neira presenta en este momento interesantes corrientes culturales que se podrían articular en eventos como este. Un caso notable es el movimiento de sus bandas municipales de música, que figuran entre las más importantes de Colombia y que en un poderoso esfuerzo de gestión y cooperación internacional ha permitido que se realicen convenios con instituciones en Francia que en este momento apoyan a los músicos del municipio y del departamento de Caldas. Grupos de muchachos y muchachas de las dos bandas de Neira han viajado varias veces a Francia a recibir formación musical y a la vez delegaciones francesas han estado en el municipio capacitando y donando instrumentos de las más altas calidades técnicas a nivel mundial.

El trabajo realizado desde la revista Santo&Seña es meritorio y considero que se ubica como pionero en el proceso de la integración cultural regional. Pensar en un proyecto que involucrara a los departamentos del Gran Caldas: Quindío, Risaralda y Caldas, es una acción novedosa, desde la separación política y geográfica del Viejo Caldas hecha a mediados del siglo pasado, pues generalmente las actividades culturales son aisladas y se circunscriben a la ciudad o municipio que las organiza sin pensar en el elemento de la integración, que en este caso hace parte fundamental de los objetivos de quienes están liderando el encuentro.

Neira es un símbolo de nuestros pueblos andinos y es un lugar excepcional y estratégico para plantar esta idea que ya es realidad. Su ubicación, su infraestructura vial, hotelera y de servicios lo posicionan como el sitio indicado para un evento que como este, muestra todo su potencial frente a los conceptos y contextos más avanzados de lo que en el mundo se denomina “glocal” y que involucra las potencias y beneficios de lo global y lo local.

Mi compromiso, como neirano y “grancaldense”, es apoyar incondicionalmente a los líderes de esta fiesta poética, para lo cual convoco a las fuerzas vivas y culturales para que desde ya respaldemos el III Encuentro Regional de Poetas del Gran Caldas del año 2015, pues estas semillas que sus organizadores sembraron han fructificado y están dando buenas cosechas que se reflejan en la calidad e impacto social y cultural de los dos eventos realizados.