juanzamora-216Pero en la exigente Champions la situación es a otro precio. Puntualmente, en el encuentro en casa del Bayern Munich con el Real Madrid, el toque – toque no funcionó para nada y resultado de esto fue la goleada de los “merengues”. 

 

Por: Juan Carlos Zamora

Y continuando con la premisa de que el fútbol es humano. Las semifinales de la Champions League demostraron algo muy humano: la terquedad.

Porque hablo de la tozudez, pues por la actitud de los DT ganadores, Guardiola y Mourinho, en esta instancia de este emblemático torneo de fútbol de Europa.

El español le apostó a su toque – toque que le dio resultados exitosos con el Barcelona y que en el actual torneo local de Alemania le hizo ganar con holgura el campeonato. Pero en la exigente Champions la situación es a otro precio. Puntualmente, en el encuentro en casa del Bayern München con el Real Madrid, el toque – toque no funcionó para nada y resultado de esto fue la goleada de los “merengues”.

Ahora bien, uno de los históricos teutones y con peso en el Bayern, Franz Beckenbauer, expresó hace pocos días que el toque – toque de Guardiola le resulta algo aburrido como lo que pasó en algunos momentos con el Barcelona. Parece que la terquedad de “Pep” le va a generar dolores de cabeza en Alemania. Evidentemente una cosa es la idiosincrasia del teutón y otra del catalán. Uno menos romántico que el otro.

Igualmente, otro referente, Rummennigge hizo énfasis en que asistió a una debacle.

Por otro lado, qué decir de Mourinho que en el partido Chelsea – Atlético de Madrid, se notó a un equipo inglés ultradefensivo, con un solo delantero (Torres). La estrategia de esperar y contraatacar muy utilizada por el portugués y que le dio resultado ganando diferentes copas, esta vez no le funcionó. Y qué pasó, pues su porfía lo llevó  a perder como local 1 por 3 con los dirigidos por Simeone. Teniendo en cuenta que venia de un 0 por 0 como visitante.

La situación es tan evidente con Mourinho que en la transmisión, uno de los comentaristas de FOX Sports indicó que el planteamiento de los ingleses resultó miserable para el fútbol.

¿Qué estarán pensando los directivos de Chelsea y Bayern? Hay que recordar que equipos poderosos se  arman para ser protagonistas de la Champions. Es decir, que no llegar a una final puede ser un fracaso para ellos.

bayer chelsea editorial foto

Actúan como “malcriados”

Los dos oncenos anteriormente mencionados se pueden utilizar como ejemplo de que no por tener más riqueza se tienen más alegrías. Se podría hablar que como son equipos que lo tienen todo, pues actúan como malcriados. Como expresa el adagio: “mucho tilín tilín…”.

A veces resulta que algunos piensan que con su dinero o historia pueden dar bofetadas a los otros y el destino y la naturaleza les pasa factura con una zancadilla a su orgullo. Algo muy humano.

Caso aparte, la lección que está dando el Atlético de Madrid. Una institución sin megamillones en sus arcas, pero que de “bajo perfil” ha tenido logros. Una UEFA Europa League y que a hoy está a punto de ganar la liga española y la Champions en un mismo año, que no sería raro.

La plantilla de los “colchoneros” es de jugadores y cuerpo técnico con más pundonor que billete y sin tantos galardones. Así ganen mucho dinero, pero no a manos llenas como en el Chelsea o Bayern.  Ahí les dejo.