LEO TORO

Mejorar estos indicadores no es solo misión de la policía metropolitana y de la alcaldía municipal, es misión de todos, pero queda muy duro hacer algo si una de estas instancias se encarga de taparnos los ojos y la boca de quienes podemos hacer algo: la ciudadanía misma.

Por: Leandro Toro Valencia

Hace pocos días la organización mexicana denominada “Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal” de México publicó un informe sobre las 50 ciudades más peligrosas el mundo. Allí varias ciudades mexicanas quedaron en el ranking, además de varias colombianas. El informe mide, entre otras, variables como el número de muertes violentas y la situación con las drogas en cada ciudad.

No sorprenden las ciudades colombianas que se encuentran allí registradas: Cali, Medellín, Cúcuta, Pereira y Barranquilla. Y digo que no sorprende porque es una realidad latente que vivimos a cada día y las cifras se corresponden con eso.

Lo que sí sorprende fue la actitud del alcalde de la ciudad de Pereira, Enrique Antonio Vásquez Zuleta, cuando al referirse al informe advierte que “Mejor pensemos en la feria equina que se hará en febrero y en todos los eventos por los 150 años”. Además insta a todos los medios de comunicación a no hacer eco de estas informaciones pues argumenta que estamos en el marco de los 150 años de Pereira y eso espantaría a los inversionistas.

Las problemáticas son latentes, las vivimos cada día. Pereira tuvo 193 homicidios en el 2011, 167 homicidios en el 2012, y en lo que va del 2013 ya van decomisadas 1.417 dosis de marihuana. Estos son los datos oficiales, sin calcular hurtos, atracos, violaciones y demás actividades que convierten nuestra ciudad en una pequeña bomba de tiempo. Ocultar esto no es la solución a la problemática, es simplemente cegar los ojos de la ciudadanía y la voz de la prensa para celebrar unos 150 años de la ciudad a cualquier costo.

Así pues, el Alcalde de Pereira insta a la autocensura de los medios para ocultar esta información de la ONG mexicana. ¿Cómo construir una sociedad más justa, equitativa y segura si el mismo alcalde de la ciudad nos quiere ocultar la realidad? ¿Cómo construir una verdadera sociedad entre todos si se nos quiere mostrar una Pereira que no corresponde con la realidad?

Mejorar estos indicadores no es solo misión de la policía metropolitana y de la alcaldía municipal, es misión de todos, pero queda muy duro hacer algo si una de estas instancias se encarga de taparnos los ojos y la boca de quienes podemos hacer algo: la ciudadanía misma.