ANGELA MORALESSi no aprendemos a fallar y encontrar soluciones, el mercado nos obligará a hacerlo. “Es mejor atajar que empujar” es un dicho que siempre he escuchado y en este caso, no hay mejor ejemplo, pues es mejor intentar, ser creativo y equivocarse a quedarse en el olvido.

 

Por: Ángela Morales Chica

Condones unisex, machetes y carritos para perros calientes son algunos objetos que estarán en boca de muchos empresarios esta semana debido a que son unos de los elementos que se exportan desde Colombia y que han tenido un gran éxito, llamando la atención de compradores internacionales que, a raíz de estos productos, se animan más para conocer Colombia y su cultura innovadora.

De esta manera, me gustaría seguir con un tema que mencioné hace unas semanas y el cual creo, a raíz de esta noticia, sigue siendo importante interiorizar. Estoy hablando de la innovación y su papel indispensable en el éxito, no solo de las empresas, sino también de las personas emprendedoras que quieren salir adelante y que muchas veces solo lo logran con productos que llaman la atención y que son diferentes a todo lo que hay en el mercado.

Colombia es mucho más que café, petróleo y carbón, productos que tanto buscan extraer. Libros de tela, cálculos biliares de bovinos, condones para hombre y mujer, machetes y tijeras son algunos productos que tienen a Colombia en la boca de muchos habitantes del mundo entero.

Causa curiosidad leer ‘cálculos biliares’, ¿no? Es porque, realmente, es un negocio inusual que vende alrededor de un kilo mensualmente por el valor de casi 25 millones de pesos. ¿Qué me dicen de los condones unisex? La primera exportación se hizo en 1997 hacia Costa Rica y costó, en promedio, 2.100 dólares y, luego de su éxito, se desarrolló el panty condón, especial para mujeres.

Lo carritos para perros calientes son muy pedidos en ciudades estadounidenses y los machetes exportados desde Manizales, Caldas, son usados corrientemente en países europeos y africanos.

Tristemente, a pesar de ser muy fuertes en la exportación de estos elementos, Colombia no alcanza a estar en el top de los países con mayores ingresos a partir de estos negocios y esto es culpa de todos. Por parte del gobierno, se proponen los espacios pero falta mayor cobertura. Por parte de los empresarios, se tienen los productos pero falta mayor cohesión. ¿Qué se puede hacer para mejorar y llegar a estar en el top 10?

Como dice Fernando Anzures, experto en innovación, en una entrevista para el diario Portafolio,  “hay un modelo de negocio que deben de seguir las empresas para mantenerse en el mercado y  el éxito de este está principalmente en las personas y en las ganas que estas tengan de hacer las cosas, para así ejecutar las ideas porque sin ellas, simplemente, hay una distracción”. Lo necesario es un cambio de cambio de mentalidad para así ser capaces de tomar riesgos e innovar.

Esta innovación incluye también aprender a equivocarse. En el país no estamos acostumbrados a tropezar y levantarnos después de un mal negocio o de cualquier otro tipo de caída. Si no aprendemos a fallar y encontrar soluciones, el mercado nos obligará a hacerlo. “Es mejor atajar que empujar” es un dicho que siempre he escuchado y en este caso, no hay mejor ejemplo, pues es mejor intentar, ser creativo y equivocarse a quedarse en el olvido.